24.8 C
Zaragoza
25.3 C
Huesca
23.2 C
Teruel
29 mayo 2022

El Museo de Zaragoza incorpora a su colección una nueva obra de Goya “La Virgen con San Joaquín y Santa Ana”

La Virgen con San Joaquín y Santa Ana es un óleo sobre lienzo de 96,6 cm. por 74,7 cm.

El Museo de Zaragoza cuenta desde hoy con una nueva obra de Goya, que pasa a incorporarse a la exposición permanente del centro merced al depósito que ha realizado su propietario y que viene a reforzar un periodo determinante en la formación del pintor dado que se trata de un momento clave para comprender su producción como artista, en torno a 1774, en Zaragoza o ya en Madrid. Se trata de un óleo sobre lienzo de 96,6 cm. por 74,7 cm. que representa “La Virgen con San Joaquín y Santa Ana”.
La pintura es de propiedad particular y fue adquirida hace medio siglo a un vendedor de antigüedades en España. Fue en el año 2011 cuando fue dada a conocer como obra de Goya, depositándose en el Museo Diocesano de Arte Sacro de Vitoria. En 2015, la pintura formó parte de la exposición “Goya y Zaragoza. 1746-1775, sus raíces aragonesas”, celebrada en el Museo Goya.
El lienzo, pintado al óleo con una consistencia fluida y algo pastosa que deja en evidencia las marcas de las pinceladas, se encuentra en buen estado de conservación tras una reciente restauración.
El Museo de Zaragoza incorpora a su colección “La Virgen con San Joaquín y Santa Ana”

Según los últimos estudios, la obra, que habría sido realizada entre su viaje a Italia y el traslado a Madrid, evidencia el estilo de un Goya joven que demuestra plena madurez artística en una pintura que, por su técnica y composición, recuerda a las pinturas murales de La Cartuja de Aula Dei en Zaragoza (1772-1774). Con toda probabilidad, se trataría de un cuadro realizado para un oratorio privado, ejecutado desde un punto de vista bajo, puesto que la pintura iría colocada a cierta altura. No obstante, las últimas investigaciones apuntan a que podría tratarse de un modelo para una pintura de altar de Aula Dei en Zaragoza.

El tema representado es la Virgen María con sus padres y el Espíritu Santo y se resuelve con una marcada composición triangular, cuyo eje está centrado por la paloma, que irradia haces de luz sobre la figura de María y cuyos lados se forman con los cuerpos de San Joaquín y Santa Ana.
Mientras que entre madre e hija se establece una comunicación en clara alusión a la educación de la niña, San Joaquín se muestra ausente. En su rostro de anciano y surcado de arrugas destaca su mirada perdida y reflexiva. Impone su volumen corpóreo, acentuado por el fuerte plegado de paños.
La escena se desarrolla sobre un fondo dorado que incrementa la luminosidad y resalta los matices cromáticos de los ropajes. La pincelada, precisa y empastada, consigue el modelo excepcional de las figuras.
Conoce más sobre el museo de Goya en GoAragon

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar