13 C
Zaragoza
9.5 C
Huesca
6.6 C
Teruel
23 mayo 2024

Daniel Rey: “La empresa en Aragón se encuentra en un círculo virtuoso, pero las cosas no se hacen solas y el IAF está aquí para facilitarlas”

Daniel Rey Saura (Zaragoza, 1973), director gerente del Instituto Aragonés de Fomento (IAF) desde octubre de 2023, conoce bien la empresa aragonesa y española, después de una carrera en la que ha desarrollado funciones directivas en empresas aragonesas y nacionales, en sectores tan diversos como la tecnología, el mueble, el diseño de parques de ocio o el vino. Daniel Rey, licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Zaragoza, cuenta con másteres en Administración de Empresa y Asesoría Fiscal, Rey inició su carrera profesional en Barcelona. El nuevo director de la institución pública aragonesa, dedicada a la dinamización de las empresas de la región, pertenece a la saga de la compañía aragonesa Muebles Rey, y ha residido en lugares como Barcelona, Galicia o Londres. Daniel Rey ha sido presidente de la Asociación de Empresa Familiar de Aragón de 2016 a 2019, miembro del Consejo de Competitividad de Aragón de 2015 a 2019 y miembro de la Asociación de Franquiciadores de 2011 hasta el año 2018.

¿Qué retos se ha marcado para esta etapa al frente del IAF?

Poner el foco en la empresa. Atenderla y dinamizar el tejido económico de Aragón.

¿Cuáles son las principales líneas de trabajo que se marca el IAF para este periodo?

El IAF, como ente del departamento de Economía, Empleo e Industria del Gobierno de Aragón tiene que dedicarse principalmente a dos cosas. Una de ellas es a atender y ayudar a cualquier empresa aragonesa que requiera de apoyo por parte de la administración. Otra, ser una herramienta dinamizadora del tejido económico de Aragón, con proyectos tractores y estratégicos, con iniciativas de todo tipo que pueden ayudar a la región. De manera que se haga de Aragón una región económicamente más sostenible en términos de competitividad, que facilite la vertebración del territorio y el empleo.

En su etapa profesional ha pasado por diferentes empresas y multinacionales, por lo que conoce de primera mano la realidad de la empresa aragonesa y de la del resto de España. ¿Cuáles serían las principales debilidades y oportunidades, desde su prisma, a las que se enfrentan las empresas aragonesas en la actualidad?

Al haber estado aquí y fuera de Aragón, al haber conocido la empresa familiar y diferentes sectores, veo que tenemos una oportunidad de oro. Aragón está en un círculo virtuoso, aunque eso no significa que las cosas se hagan solas, ni que tengamos el éxito asegurado. Pero si que creo que tenemos una serie de sectores tradicionales y emergentes que están en un momento clave y con un desarrollo de la actividad a un nivel muy alto. Las cifras de exportación baten récords:  las exportaciones aragonesas se incrementaron un 6,3% anual en enero, y alcanzaron un valor de 1.412 millones de euros, lo que representa el mejor mes de enero de la historia, según datos del Ministerio de Economía, Comercio y Empresa. Además, la estabilidad que hay en esta región a nivel público y privado favorece el desarrollo de esa inversión. Por tanto, creo que tenemos el marco y los mimbres adecuados para seguir convirtiendo esta región en un territorio competitivo, innovador y con crecimiento. Respecto al ‘debe’, nos falta quizá a los aragoneses y aragonesas creérnoslo más, dar más visibilidad a lo que tenemos y comunicar mejor los muchos proyectos empresariales innovadores y líderes que hay en esta región.

Daniel Rey
Daniel Rey frente a la sede del IAF, en la calle Valenzuela de Zaragoza. Foto: N.M.

Respecto a los datos de exportación que menciona, ¿cree que la empresa aragonesa es exportadora?

Si, y las cifras lo dicen por si solas. Las pequeñas, medianas y grandes empresas en esta región lo están haciendo muy bien en términos de exportación. Los sectores que más exportaron durante el mes de enero de 2024 fueron el del automóvil (con un valor de las exportaciones de 514,3 millones de euros, que suponen el 36,4% del total), la alimentación, bebidas y tabaco (con un valor de las exportaciones de 302,7 millones de euros, que suponen el 21,4% del total) y los bienes de equipo (con un valor de las exportaciones de 187,6 millones de euros, que suponen el 13,3% del total).

Además, las empresas aragonesas cuentan con mecanismos de apoyo dentro del departamento, como es específicamente Aragón Exterior, que hace una fantástica labor de apoyo a esas empresas que están fuera compitiendo, o que quieran salir fuera a competir, incluyo atrayendo inversión de fuera a esta región. No hay duda de que salir al exterior es clave, máxime cuando el mercado de Aragón tiene un tamaño limitado.

Aragón es un centro logístico y tecnológico que se sitúa a 300 kilómetros de otros cuatro ejes económicos nacionales: Madrid, Barcelona, País Vasco y Comunidad Valenciana. ¿Cuál es la ventaja competitiva de Aragón respecto al resto de centros nacionales para la implantación de empresas?

Tener acceso a más del 70% del PIB de España en un radio de 300 kilómetros es clave. Además, la estabilidad que hay en este territorio favorece el desarrollo y la tracción de proyectos empresariales, y somos un territorio con recursos naturales, energías verdes, que también favorece ese desarrollo.

El IAF apoya tanto a empresas consolidadas como el emprendimiento. ¿Qué le diría a una persona que esté pensando en emprender desde cero y montar una empresa en Aragón?

Le diría que la administración no tiene una mentalidad intervencionista, sino facilitadora. Es decir, la iniciativa tiene que ser privada. La administración tiene que facilitar un marco regulatorio, fiscal y burocrático lo más óptimo posible. Y tiene que apoyar la iniciativa privada cuando esta lo necesite, o en aquellos ámbitos en los que es estratégico la intervención de lo público para facilitar ese modelo competitivo sostenible. Pero, en cualquier caso, le diría al emprendedor que tenga una idea de negocio, que adelante con ello, y que recursos de apoyo, en esta comunidad, hay y muchos. También le diría que acuda a nosotros, a alguno de esos entes que estamos ahí para ayudar. Porque realmente tenemos muchos recursos, a nivel de asesoría, de acompañamiento, de ayudas, que pueden facilitar su andadura.

Daniel Rey
Daniel Rey, director gerente del IAF. Foto: N.M.

¿Cuáles son las mayores dificultades a las que se enfrenta una persona emprendedora al inicio de su negocio?

La mayor dificultad, como todo en la vida, es saber levantarse cuando uno cae. Por supuesto, hay que tener una buena idea de negocio, pero también es importante ser tenaz y saber dónde uno quiere llegar. Y para eso hay que trabajar cada día, tener foco, volver a intentarlo, y rodearse (eso siempre) de buenos compañeros de viaje.

¿Es Aragón una tierra de emprendedores?

Si, y lo tenemos que ser más. Y, sobre todo, tenemos que dar visibilidad a lo que ya hay.

Además del apoyo a la empresa consolidada y el emprendimiento, el IAF tiene programas de apoyo a las franquicias

Sí, tenemos un Plan de Franquicias donde ayudamos a empresas de Aragón a expandirte bajo el formato de franquicias. En Aragón, actualmente hay 56 franquicias y 27 han surgido fruto de este plan. Además de las franquicias, tenemos programas de apoyo a la empresa familiar, formación… pero queremos centrarnos en aquellos programas que sean estratégicos y tractores, sin dejar de atender a una sola empresa en el sector emergente o en el sector tradicional que necesite la ayuda de la administración. Estamos trabajando en proyectos que ayuden a permeabilizar la llegada de centros de datos al territorio, apoyar los proyectos empresariales basados en tecnología, y que la tecnología sea una herramienta para transformar el sector tradicional. Así conseguimos dar más visibilidad a ese ecosistema digital que es clave para atraer nueva inversión y atraer talento. Estamos también trabajando en programas, a nivel de crecimiento y de competitividad. Pensamos que el crecimiento es imprescindible si queremos ser una región y un país más productivo. Y no cabe duda de que para eso hay que apostar por la innovación, y esa innovación va muy ligada a la tecnología. También estamos trabajando en programas de profesionalización de las pymes, que es clave tanto a nivel de gestión como de planificación estratégica.

El IAF participa también como socio o coordinador de diferentes proyectos cofinanciados por Fondos Comunitarios.

Podemos hablar del Aragón European Digital Innovation Hub (EDIH) que junto con el ITA y otras instituciones estamos desarrollando. Es un programa en el que Aragón es referente a nivel nacional y europeo. Hablamos de programas que también están destinados a favorecer la empleabilidad, de entrada, en el mercado laboral por cuenta ajena, de los jóvenes, con un formato bastante disruptivo, y de forma más enfocada a diferentes sectores en los que recibimos fondos europeos y tratamos de hacerlos llegar al tejido productivo de la forma más alineada posible con ese objetivo de facilitar un tejido económico competitivo.

Dentro de esta línea de competitividad que menciona, se encuentra también la RSA. ¿Tienen integrada las empresas aragonesas la Responsabilidad Social Corporativa?

La verdad es que sí, está muy integrado en el tejido productivo, y aporta valor. Ya son casi 1500 empresas las que poseen el Sello de Responsabilidad Social de Aragón que otorgamos desde Gobierno de Aragón conjuntamente con los agentes sociales UGT Aragón y CCOO Aragón y las organizaciones empresariales CEOE Aragón y CEPYME Aragón.  También tenemos el programa de excelencia, enfocados además de la calidad, en la formación avanzada y la profesionalización. En cualquier empresa hay que trabajar, no solo el corto, medio y largo plazo, sino también el equilibro entre los diferentes ámbitos de gestión y actuación dentro de la empresa. Lo que tratamos es apoyar en aquellos sectores que ejes en los que hay más necesidad por parte de las pymes de esta región.

Daniel Rey
Daniel Rey afronta una nueva etapa al frente del IAF tras toda una carrera profesional en la empresa privada. Foto: N.M.

El IAF fue fundado en 1990, y desde entonces ha sido testigo de la transformación económica y social de la comunidad autónoma. En estos 34 años de recorrido ¿Cuáles son los mayores hitos que ha vivido Aragón a nivel económico?

El IAF ha hecho muchas cosas durante estos treinta años: desarrollo de proyectos tractores, muy especialmente a nivel de infraestructuras, y de desarrollo de iniciativas en el territorio, con el foco en la vertebración y el empleo. Y hay que seguir trabajando en esa línea. Se han desarrollado parques tecnológicos, Dinópolis en Teruel es un buen ejemplo, las estaciones de esquí… ante eso no queda más que quitarse el sombrero.

Pero los tiempos cambian, el entorno económico no es el mismo, el tejido productivo no es el mismo, en el ecosistema empresarial no son los mismos, y hay que adaptarse a los nuevos tiempos y trabajar, desde nuestro punto de vista, con más especialización, de forma más colaborativa con todos los agentes.

Emprender en la escuela, Desafío Aragón o Concurso Idea son parte de los proyectos del IAF para favorecer el emprendimiento en Aragón. ¿Qué objetivos se plantea en este sentido?

Nos dedicamos a la empresa que hay en Aragón, bien esa pequeña, mediana o grande. Me he dedicado al mundo de la empresa y soy conocedor de que es sobre todo la pequeña empresa y la micropyme la que necesita más apoyo de los entes que hay en el ecosistema empresarial. Lo cual no significa que estemos a disposición también de la gran empresa. Creo que las cifras de empresas que participan en los programas de emprendimiento, de formación, de responsabilidad social, de excelencia, de franquiciado, de empresa familiar… son abrumadoras. Y, sobre todo, más que cantidad, buscamos calidad. Queremos apoyar a las empresas ahí donde lo necesitan y donde nos lo piden, de forma proactiva y reactiva.

Lleva cinco meses al frente del IAF. ¿Podría hacer un balance de cómo está siendo esta experiencia?

Entré en este proyecto por el reto y por el equipo. Por el reto de facilitar la iniciativa privada y favorecer el desarrollo económico de la región, el empleo y la vertebración del territorio, desde una perspectiva no intervencionista, sino facilitadora. Y por supuesto con mucho espíritu y mentalidad de colaboración y de aunar recursos. Y también entré por el equipo, del que me siento orgulloso de formar parte, con capacidades, ganas e ideas.

¿Cuál sería el propósito del IAF para este periodo?

Estamos trabajando en varios frentes, pero hay uno que consideramos muy importante: que como administración acompañemos a la empresa donde lo necesita. Y eso pasa por ser un centro visible, claro, de interlocución y ayuda para las empresas.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar