0.3 C
Zaragoza
-1.6 C
Huesca
-9.2 C
Teruel
17 enero 2022

Lita Cabellut: “El arte es uno de los mejores vehículos para trabajar hacia la igualdad”

Artista del año en Países Bajos, donde reside, Lita Cabellut (Huesca, 1961) es una de las pintoras españolas contemporáneas vivas más cotizadas del mercado del arte. Sus obras han viajado hasta Londres, París, Seúl o Nueva York. Hablamos de la evolución de su técnica, de su conexión con los paisajes aragoneses o con Francisco de Goya. Y también de arte femenino y feminista.

Naciste en Sariñena, pero la infancia de Lita Cabellut está más relacionada con Barcelona. ¿Qué recuerdo tienes de tus primeros pasos en Aragón?

Desafortunadamente ninguno porque era demasiado pequeñita, pero te aseguro que después tuve la oportunidad de dar pasos largos y cortos en mi Aragón querido. Siempre me he sentido muy bien acogida y respaldada.

¿Qué vínculo guardas con tu tierra? ¿Cómo recuperas tu niñez en tu obra? ¿Es más una vuelta al origen, a reconectar con tus raíces o un recuerdo real?

Yo creo que el cuerpo, las células, la sangre… contienen memorias. Esa herencia se manifiesta de una manera caprichosa e inconsciente, pero todo ese conjunto hace que reconozca mi tierra. Mi primera época pictórica contiene una paleta de color muy aragonesa, tierras, ocres, pardos, negros… un gran vinculo a través de los colores, su austeridad y su bravura en la misma fórmula.

¿Podemos ver esta conexión con Sariñena en alguna obra en concreto?

Justamente lo que te contaba antes sobre la memoria inconsciente, pero que se manifiesta a través de la vida y de tu manera de percibirla, aparece porque se encuentra escondida y a la vez latente, muda en tu interior, pero con voz.

¿Cómo descubriste tu vocación con la pintura?

La vida es y sigue siendo muy generosa conmigo. Fue un gran regalo. Mi madre adoptiva me llevo de visita al Museo del Prado cuando yo tenía trece años y allí descubrí y sentí la grandeza y absoluta emoción del Arte. Allí le dije que yo quería llegar a ser artista, a poder transmitir lo mismo que yo había sentido al ver a Rubens y a Goya.

Lita Cabellut

¿Cómo fue tu proceso de aprendizaje?

Disciplinario, una cuesta arriba que parecía nunca terminar y si te cuento la verdad estoy en pleno medio camino. Aprender, formarse es todo un prisma de pasión, dedicación, constancia y sobre todo humildad ante el fracaso y el éxito.

Muy resumidamente, pasas de un arte expresionista al personaje y después a la deconstrucción. ¿Cómo describes tu evolución artística, tu estilo propio?

Como te explicaría en pocas palabras… porque esta pregunta podría explicarla en varias y varias semanas. No es algo que eliges en el momento de hacer, el proceso de un artista es comparable a un mercader de frutas. Las frutas están recias, en pleno colorido y la transformación que van adquiriendo con el tiempo es tan bella y tan imposible de manipular… el cambio no se puede acelerar desde un punto intelectual o emocional: las épocas de los artistas son un manifiesto de testimonio hacia la vida.

Lita Cabellut

¿Te sientes más influenciada por Goya o por los maestros holandeses?

Goya, es parte de esa herencia celular. Goya está imprimido en mi piel, en mis músculos. Los maestros holandeses son mis admirados y valorados a través de la conciencia que he ido adquiriendo, el virtuosismo en alguno de ellos es incomparable.

Quizá por Goya porque compartís el origen, la libertad con la que miráis el arte, la rebeldía… ¿No crees?

Mi formación ética sobre el arte, sobre cómo observar el ser humano y ser más humano… el aprendizaje de ese contraste de negros y de latigazos amarillos… esto tan importante y esencial me lo ha ensenado mi maestro Goya, y qué difícil es acercarse a un espíritu tan humano y libre como el suyo. Mis ejercicios de día a día son estas aproximaciones a la esencia del arte.

¿Cuál es tu obra favorita de Goya? ¿Y por qué?

Tengo varias y te nombrare una de ellas: La pradera de San Isidro. Esta pieza es mi favorita porque allí se nos recuerda constantemente que la vida nos puede despojar de todo aquello conseguido y querido y que lo único que nos queda es caminar sin perder lo que somos, una sociedad en la que nos desplazaremos siempre juntos.

La primera vez que mostraste la deconstrucción de tus piezas en España fue en el Museo Goya de Zaragoza con ‘La Victoria del Silencio’. ¿Qué supuso para ti ver tu obra expuesta junto a tu gran referente?

Un gran orgullo y latidos de agradecimiento. Recuerdo haber estado profundamente conmovida por tener en la vida la oportunidad de estar tan cerca en un espacio con él.

Con esa sensación, ¿tienes ganas de volver a España?

Nunca me he ido de España. Nunca volveré, siempre estaré allí.

Eres la tercera artista española contemporánea más cotizada tras Miquel Barceló y el ya fallecido Juan Muñoz. ¿Qué hace a una artista estar entre los más cotizados?

Pues honestamente no lo sé. ¡Hay tantos artistas tan buenos que no se encuentran en ninguna lista! Yo he tenido la suerte de encontrar galeristas y coleccionistas en mi carrera que me han apoyado mucho, pero también te diré que dejarte la piel en lo crees te da una fortaleza y capacidad de trabajo inimaginable.

Apreciada en España, recientemente también has sido nombrada artista del año 2021 en Países Bajos. ¿Qué sientes con tanto reconocimiento?

Siempre agradezco el reconocimiento pero en la soledad de tu estudio, cuando trabajas y te enfrentas a tus dudas y emociones… la vanidad del reconocimiento solo es un enemigo con piel de cordero.

Recientemente has apostado por la escultura y has presentado en Ámsterdam tus producciones al público. ¿Por qué ahora? ¿A qué se debe esta evolución?

El artista trabaja incansablemente y la evolución es el estado natural. Tras la manipulación de las piezas para su ‘transformación’ fue un paso muy lógico para mí llegar a la tridimensionalidad de esta manera.

Lita Cabellut
Lita Cabellut junto a una de las obras de Bodas de Sangre.
¿De qué obra o proyecto te sientes más orgullosa?

Es difícil para mí estar orgullosa de uno u otro proyecto en concreto porque en todos doy toda mi alma y todos mis sentidos. Sí te puedo decir el que me conmovió muchísimo y me ayudó a traspasar a una época fundamental en mi trabajo: “Bodas de Sangre” de mi amado Federico García Lorca.

Te has convertido también en un referente femenino en el arte contemporáneo, un sector en el que la mujer se trata como un sujeto pasivo o está infrarrepresentada. Cuesta ver a una mujer exponer en solitario, sus obras muchas veces se exponen en muestras colectivas. ¿Se avanza en igualdad?

No. Hay mucho trabajo que hacer en ese sector. Las pioneras, las mujeres pioneras, abrieron camino a golpe de sudor, de humillación y de silencios llenos de fuerza. Ahora estamos en un momento donde esos silencios y esa fuerza cada vez tienen más voz. Yo soy una gran optimista y creo que se están dando grandes pasos aunque sean en distancias muy limitadas.

La condición femenina y la reivindicación del feminismo es constante también en tu trayectoria profesional. ¿Es el arte un buen vehículo para trabajar en esta lucha por la igualdad?

Totalmente. Quizás uno de los mejores, porque el arte no tiene vestido ni tiene nombre, el arte es tan poderoso y contiene tanto amor que es imposible de resistirse a la verdad que contiene.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar