30 C
Zaragoza
28.8 C
Huesca
25 C
Teruel
3 septiembre 2022

Fernando Ojeda: “Nos gustó mucho el proyecto de reforestación de Zaragoza porque era un reto muy ambicioso”

El 21 de marzo se celebra el Día Internacional de los Bosques. Desde Go Aragón queremos celebrarlo con Fernando Ojeda, fundador de (R)Forest Project y responsable de la plantación del bosque japonés en Zaragoza dentro del Bosque de los Zaragozanos.

De empresario de la noche y modelo… a plantar árboles. ¿De dónde surge la idea de (R)Forest Project?

Vengo de un mundo totalmente diferente, de la noche y las discotecas en Madrid. También trabajaba y sigo trabajando de modelo para diferentes marcas. Cuando iba a ser papá me di cuenta que mi figura como padre estaba hueca, tenía una carencia muy grande de valores a la hora de retransmitir a ojos de un niño por qué papa salía de casa, que era trabajar para ganar dinero. ¿Por qué esa obsesión de ganar más y más? Si analizaba bien y con honestidad esa excusa, me di cuenta que en el fondo podría quedarme en casa, y no vivir obsesionado con la competitividad cuando en el fondo iba a ocuparme de la crianza, que es lo más bonito del mundo. En cuanto a ser modelo, lo mismo, en el fondo lo que hay detrás de eso es un negocio de vanidad.  Por un lado, tenía ambición y por otro vanidad y era como me iban a ver mis hijas. Pensé que me gustaría que en me vieran como un trabajador activo, productivo, creativo, pero que no todo es ambición y vanidad. Decidí montar una reforestadora sin ánimo de lucro, para que mis hijas vieran que papá se va porque es un altruista y quiere ser activista, con el buen significado de la palabra: ser activo contra el cambio climático. Así empecé (R)Forest Project, lo monté con fondos propios y recursos que tenía; lo hice algo muy familiar y doméstico, para que mis hijas pudieran compartir conmigo esos espacios de trabajo donde enseñarles la importancia de la empatía, el compromiso con el planeta, el medioambiente…

¿Cómo te has formado? ¿Conocías a alguien en el sector?

Es algo que me viene de cuna. Mi familia siempre se ha dedicado al cultivo sostenible de bosques de chopos y es algo que siempre me había interesado. Mi familia lo hacía con ánimo de lucro, y esto no lo es. Yo empiezo a estudiar y enterarme, lo hacía de manera doméstica, no era de manera profesional al principio.. Hasta que entra el primer patrocinador. Fue algo inesperado. Cuando monté (R)Forest Project estaba trabajando de imagen para Montblanc y en una sesión de fotos a la que me mandaron estaba todo el rato en los tiempos libres bicheando con los árboles. Se interesaron por ello, les pareció una idea muy bonita y Montblanc (Grupo Richemont) entró como primer sponsor. Todo se empezó a dimensionar a nivel profesional y decidí que tenía que equiparme de una estructura mucho más profesional. Afortunadamente tenía entre mis amistades a una ingeniera forestal, una abogada medioambientalista y les pedí ayuda. Montamos un equipo para poder hacer un estudio, entender cómo funcionan las leyes, permisos en terrenos públicos, certificados, pasaportes fitosanitarios, especies autóctonas… La primera plantación fue en febrero del 2019 y llevamos ya 40.000 árboles.

¿Cómo trabajáis en (R)Forest Project?

Hacemos bosques y plantaciones para empresas. Después de Montblanc empezaron a interesarse otras marcas y con la Agenda 2030 todo se multiplicó exponencialmente. Nos dimos cuenta de que había mucha gente que quería plantar bajo unos parámetros diferentes como son los nuestros: no hacemos plantaciones lineales, no plantamos árboles pequeños porque aunque son más baratos el 80% de los árboles pequeños mueren, y así les convencíamos en que era mejor gastar un poco más en árboles grandes y en plantaciones de fomentan la biodiversidad y no plantaciones lineales. Había un gran nicho de personas, marcas, instituciones que querían ver la reforestación desde un punto de vista más amable, empático, armónico con la estética y hemos seguido esa línea de funcionamiento y cada vez nos apoyan más marcas. Ya llevamos 40.000 árboles plantados con empresas y grupos tan ponentes como Estee Lauder, Birkenstok, Alfa Romeo…

¿Y ayuntamientos?

Las plantaciones que hacemos las hacemos en terrenos públicos y tenemos convenios, más de 50, con muchos ayuntamientos como el de Zaragoza, Madrid… Nos llamó la atención el proyecto de Zaragoza porque los retos que se han puesto son muy ambiciosos y eso gusta verlo.

En Zaragoza estáis participando en el Bosque de los Zaragozanos con un bosque urbano que sigue la técnica Miyawaki. ¿En qué consiste?

Esta técnica promueve por encima de todo la biodiversidad y la regeneración de los terrenos, no es reforestación pura y dura en términos de colocar árboles en fila y mapear una zona. Es entender esto como el nacimiento del corazón de un bosque que va a crecer de manera independiente. Para ello se simula el follaje y la variedad de un corazón de un bosque mezclando especies dominantes con arbustivas y aromáticas muy pegadas unas con otras y eso hace que aparezcan insectos, que aniden aves… En los monocultivos no hay vida porque están expuestos a depredadores. El bosque Miyawaki se desarrolla de forma circular y luego va creciendo y regenerándose. Lo que hacemos nosotros es ayudar al bosque a crecer y cuando un sponsor planta con nosotros añadimos anillos circulares al bosque. En Zaragoza hemos hecho una representación con un Miyawaki urbano, pero no se añadirán más anillos.

FERNANDO OJEDA BOSQUE DE LOS ZARAGOZANOS
Fernando Ojeda junto al alcalde Jorge Azcón en la presentación del bosque Miyawaki en Zaragoza. (Foto: Javier Belver)
El proyecto se ha expandido internacionalmente. ¿Dónde estáis presentes?

Estamos plantando en toda España, México… en abril vamos Capri en Italia para participar en la recuperación de un limonar y en mayo plantaremos en Holanda. Tenemos sede en Los Ángeles, Madrid y Barcelona. Desde Los Ángeles plantamos en México y EEUU y desde Madrid y Barcelona llevamos toda España y Europa.

¿Qué te parece que las ciudades incluyan los bosques dentro de su entorno urbano?

Es lo más sano que puede haber con las circunstancias actuales. Está comprobadísimo que la calidad de vida que produce vivir con la naturaleza es lo más necesario, y más después del confinamiento donde todo el mundo ha echado de menos la naturaleza. No solo por estética o estados de ánimo, también por sanidad. Los árboles son filtros gigantescos que están constantemente filtrando CO2, emitiendo oxígeno y refrigerando y bajando las temperaturas.

Vives en Madrid y has visitado Zaragoza, ¿cómo de diferentes son en cuanto a espacios verdes?

Siempre pongo el ejemplo de la ciudad de Burgos, porque para mi gusto está en un listón muy alto en la manera de entender los espacios urbanos sin uso y convertirlos en zona de reforestación, con introducción de elementos naturales para el juego de niños, como maderas, plantas… Madrid y Zaragoza están en una buena línea, queda mucho por trabajar, pero creo que Zaragoza esta adelantando a Madrid. Da gusto a ver que cada vez más instituciones apuestan por no poner suelos de goma, elementos de plástico…

Dices que mejoran pero la realidad es que las reformas que se hacen en las dos ciudades, optan por plazas con gran cantidad de asfalto y poco arbolado…

Sí, lamentablemente sigue pasando con algunos proyectos urbanísticos y no estoy muy contento con eso, pero me quedo con lo bueno, que hay proyectos que empiezan a tirar y lo que hago es abanderarlos y que la ciudadanía los entienda, los demande y hable de ellos.

FERNANDO OJEDA BOSQUE DE LOS ZARAGOZANOS
Vista de la plantación del bosque Miyawaki en Zaragoza. (Foto: Javier Belver)
Hoy se celebra el Día Mundial de los Bosques con el lema: “Bosques: consumo y producción sostenibles”. ¿En (R)Forest Project trabajáis por el consumo y producción sostenibles?

Sí. En (R)Forest Project  tenemos 3 patas: una es R)Forest Project y nos dedicamos a plantar árboles de otoño e invierno; a partir de abril hacemos Bee Forest Project, una trashumancia y colocación de polinizadores y colmenas de abejas para activar la polinización en todos los bosques que hemos plantado. A partir del 1 de mayo sacamos los barcos al agua y nos transformamos en Reforest Ocean, con una expedición para la reforestación submarina y otra que se llama Expedición Salvamares. En esta nos dedicamos, con dos convenios que tenemos con una cofradía de pescadores de Portugal y otra de la Costa Brava, a la recuperación de plásticos en flotación y con todo el plástico que rescatamos lo convertimos en bobina textil para fabricar mantas para la gente sin hogar. Es la forma que tenemos nosotros de utilizar un elemento que no debería estar en el mar para convertirlo en algo que tiene una función.

Ya estáis por reforestando entonces por tierra, mar y aire..

Subí hace poco un storie a Instagram que salía yo con un cartel con los tres logos de los pilares de Refores en la que ponía eso. Solo queda el cuarto elemento, el fuego, y no me gusta.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar