16.1 C
Zaragoza
15.3 C
Huesca
10.5 C
Teruel
5 octubre 2022

Zaragoza pionera a nivel mundial en la puesta en marcha en fase de pruebas del tranvía autónomo sin conductor

Una unidad ha sido equipada con sensores, cámaras y distintos sistemas informáticos para recopilar los datos que permitirán desarrollar ayudas a la conducción y, posteriormente, realizar pruebas en cocheras. Los test realizados en Zaragoza se completarán con los que se llevarán a cabo en la capital de Noruega, Oslo, de manera que se puedan combinar datos de ciudades con condiciones de uso muy diferentes.

Te veo, te percibo, te protejo; soy tu nuevo tranvía inteligente. Así se presenta la unidad del Tranvía de Zaragoza que, desde mediados del mes de julio, incorpora los sistemas de recogida de datos que harán posible desarrollar nuevos sistemas de ayuda a la conducción en beneficio de la seguridad y que, a largo plazo, permitirán la conducción autónoma de tranvías.

El proyecto Compass, que ya fue anunciado por el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón en la presentación del Congreso Europeo de Tranvías celebrado en la capital aragonesa en el mes de mayo, está liderado por CAF y cuenta con la principal financiación del Europe’s Rail, el máximo organismo europeo encargado del desarrollo de sistemas ferroviarios.
A él se han sumado los tranvías de dos ciudades que son referencia europea en la innovación de tranvías: Zaragoza, que ha sido la pionera en iniciar el proyecto, y Oslo, donde continuará su desarrollo.
Presentación pruebas que han comenzado en Zaragoza para el desarrollo del tranvía autónomo de CAF dentro del proyecto Compass.
Presentación pruebas que han comenzado en Zaragoza para el desarrollo del tranvía autónomo de CAF dentro del proyecto Compass. Natalia Chueca, consejera de Servicios Públicos y Movilidad, la gerente de Los Tranvías de Zaragoza, Ana Moreno; y Eduardo Gálvez, director de Gabinete de CAF (Fotos: Miguel G. García)
El primer tranvía equipado con todo el material necesario para esta recogida de datos ha sido presentado hoy en las cocheras de Parque Goya, con presencia de la consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca; la gerente de Los Tranvías de Zaragoza, Ana Moreno; y Eduardo Gálvez, director de Gabinete de CAF.
La finalidad de contar con medios de transporte de ciudades tan diferentes, una mediterránea y otra escandinava, es poder testar los sistemas en condiciones muy distintas: temperaturas por encima de los 40ºC en verano en Zaragoza y por debajo de 0ºC en invierno en la capital noruega, donde además entra en juego el factor de la nieve.
Asimismo, se trata de dos ciudades con estructuras urbanas muy diferentes, y líneas de tranvía que tienen cada una de ellas sus propias particularidades. El hecho de trabajar codo con codo con ambos medios de transporte, permitirá a CAF perfeccionar sus sistemas teniendo en cuenta las demandas prácticas de los operadores, con el objetivo último de desarrollar un producto que pueda ajustarse a las necesidades de potenciales clientes.

El camino hacia el tranvía autónomo

El proyecto Compass ha tenido como punto de partida el Tranvía de Zaragoza, que durante los primeros meses servirá de banco de pruebas y al que posteriormente se sumará el Tranvía de Oslo. En julio se instalaron en una unidad una serie de sensores que ya están funcionando y han empezado a recabar datos con el fin de desarrollar lo que se conoce como Sistema de Posición Segura.
El primer paso es abandonar progresivamente la dependencia de balizas y otros sistemas en la infraestructura, a menudo caros y complejos de instalar, mantener y operar, y optar por sistemas de posicionamiento recabados exclusivamente de datos obtenidos por los propios vehículos.
Para ello, la unidad inteligente del Tranvía de Zaragoza cuenta con un “setup” de sensores de percepción del entorno entre los que se encuentran tres radares en cada cabina (uno central y dos laterales), dos cámaras (una de largo alcance y un ojo de pez) y un Lidar (dispositivo que permite determinar la distancia desde un emisor láser a un objeto o superficie utilizando un haz láser pulsado).
Estos dispositivos recaban información junto con los que ya cuenta el tranvía, como por ejemplo los sensores de velocidad, para ir alimentando el algoritmo e ir trazando un mapa del entorno. Estos sensores permiten identificar tanto objetos estáticos como en movimiento, así como su velocidad relativa, y todos los datos son procesados a bordo por unidades GMU y enviados “a tierra” a través de un sistema de conexión 4G.
Ahora el proyecto se centra en alimentar el algoritmo con toda la información posible y, el siguiente paso, será poder realizar pruebas en las áreas controladas de Cocheras.
Allí se pretende establecer rutinas que mejoren la seguridad en el movimiento de tranvías, así como aumentar la eficiencia energética con procedimientos inteligentes como, por ejemplo, conectar los equipos de climatización en el momento adecuado, suprimir movimientos innecesarios, etc.
Antes de alcanzar el objetivo de un tranvía 100% autónomo, se van a producir una serie de pasos intermedios. El objetivo principal es desarrollar ayudas a la conducción que permitan al conductor tomar decisiones no sólo derivadas de los elementos que están en su campo de visión (semáforos, otros vehículos, etc.), sino contando con información ampliada sobre el estado del tráfico y los elementos que se va a encontrar en su trayecto, así como las fases semafóricas de todo el recorrido, etc.
El sistema, una vez desarrollado, también permitirá tomar decisiones para establecer prioridades en el trayecto, teniendo en cuenta variables como la velocidad y la eficiencia energética. Todo ello redundará en un sistema mucho más seguro, tanto para el conductor y los viajeros, como para los peatones y el resto de vehículos que ocupan el espacio urbano.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar