6.8 C
Zaragoza
0.4 C
Huesca
-1.2 C
Teruel
2 diciembre 2022

121 piezas icónicas y significativas de la Colección Telefónica llegan a Zaragoza.

  • Podrá verse desde el 3 de febrero hasta el 11 de abril de 2021.
  • 121 piezas icónicas y significativas de la Colección Telefónica de pintura, escultura y obra en papel, incluyendo piezas de 7 relevantes artistas femeninas como María Blanchard, Elena Asins, Soledad Sevilla, Eva Lootz, Carmen Laffón, Menchu Gal y Menchu Lamas
  • La exposición cuenta con una diversidad de contenido en cuanto a disciplinas y corrientes estéticas, y su variedad permite testimoniar algunos de los movimientos artísticos más significativos del siglo XX: obras surrealistas, informalismo español o figuración de la Escuela de París

Las piezas reunidas para esta ocasión no siguen un estricto recorrido cronológico, pero permiten trazar una breve panorámica de algunos de los capítulos más interesantes de la historia del arte del siglo XX. Picasso, Gris, Magritte, Delvaux, Tàpies,  Chillida o Saura son artistas que generan siempre interés entre las instituciones y viajan en préstamos recurrentes. 

Daniel Marcos

La exposición se articula en cuatro ámbitos

1.- Ecos de las vanguardias:

A través de una selección de obras adquiridas en las últimas décadas, se esbozan algunos de los movimientos más importantes de las vanguardias de principios del siglo XX, un período artístico muy intenso donde los artistas se dan cita en un París rebosante de energía creativa. 

La ruptura con la tradición pictórica se materializa en el cubismo de un modo radical. Juan Gris y María Blanchard, además de amigos, son dos representantes imprescindibles de este movimiento, que se completa con la presencia de Louis Marcoussis, representante en la evolución tardía del movimiento cubista. La poderosa influencia de este nuevo estilo se siente además en otros artistas españoles que pasaron por París como Luis Fernández, Vázquez Díaz, Moreno Villa o Hernando Viñes. 

El surrealismo, otro de los grandes movimientos de las Vanguardias, está presente en la colección con dos de sus máximos exponentes: René Magritte y Paul Delvaux que, con sus enigmáticas pinturas, ilustran el interés por las teorías de Freud, el inconsciente o el lenguaje de los sueños. El paisaje orgánico y automático del chileno Roberto Matta o el personal estilo del canario Óscar Domínguez dan cuenta de los diferentes caminos de este gran movimiento cultural. 

Mención especial merece la figura de Pablo Picasso. Su desbordante creatividad le llevó a inventar y transitar por numerosos estilos a lo largo de su vida. Es sin duda el artista que mejor representa el siglo XX. 

2.- El signo y la forma:

conocearagon goaragon  exposición telefonica
Daniel Marcos

Este ámbito está dedicado de manera monográfica a tres grandes del arte español más internacional: Tàpies, Chillida y Saura. La obra de los dos primeros fue adquirida en los años 80 y son los artistas mejor representados en la Colección Telefónica. 

Tras el drama de la Segunda Guerra Mundial, el arte atraviesa un período marcado por un estado de malestar y trascendencia. El centro mundial de las artes se traslada de París a Nueva York. Tiene lugar el desarrollo de un estilo complejo y diverso denominado informalismo que se extenderá por Europa y Estados Unidos, y en el que la materia, el gesto, la ausencia de forma o lo abstracto generará numerosas e interesantes variantes. A pesar del aislamiento franquista, su influjo llegará también a España y contará entre sus filas con autores de enorme relevancia nacional e internacional. 

Los tres artistas que se exponen en este ámbito ilustran algunas de las diferentes manifestaciones de este nuevo lenguaje. Antoni Tàpies es un claro referente del interés por la materialidad del cuadro, la huella del cuerpo o los materiales pobres, entre otros. Es, sin duda, uno de los grandes representantes del informalismo. El lenguaje gestual utilizado por algunos pintores de este estilo se hace tangible en Antonio Saura y sus peculiares retratos feístas. Frente a ellos, el gran escultor vasco Eduardo Chillida tiene en la abstracción geométrica más pura el pilar de su obra. La Colección Telefónica cuenta con numerosa obra en papel del artista vasco y un nutrido conjunto de esculturas.

3.- Hacia otros caminos:

La selección de obras que se exhiben en este ámbito vio la luz a partir de la creación de una importante revista de pensamiento, tecnología y sociedad – la Revista Telos- que aun hoy edita Fundación Telefónica. Desde 1984 y durante más de quince años, la publicación contenía un cuadernillo central en el que se reproducían las series originales realizadas por los artistas invitados. Esta iniciativa atrajo a algunos de los autores más importantes del panorama contemporáneo español.

Más de cuarenta artistas de diferentes generaciones, más o menos consagrados y con estilos y lenguajes totalmente diferentes, pasaron por las páginas de la Revista Telos, llegando a crear un interesante fondo de más de 400 dibujos. La abstracción en todas sus variantes, el Pop, o la entusiasta vuelta a la pintura figurativa de los 80, permiten rastrear cómo el arte español de hace más de cuatro décadas ha buscado nuevos caminos y experimentado un deseo constante de renovación. Con una gran presencia femenina, Elena Asins, la recién galardonada con el Premio Velázquez 2020, Soledad Sevilla, Eva Lootz o la gallega Menchu Lamas dan testimonio de un panorama tan creativo como original.

4.-  Una figuración renovada:

En este bloque se agrupan una serie de artistas muy distintos entre sí pero que tienen en la figuración su razón de ser. Conviviendo con el arte abstracto de la mitad del siglo XX, se despliegan entornos rurales, visiones urbanas o interiores domésticos que demuestran cómo estos clásicos géneros se pueden pintar con un lenguaje moderno y renovado, en parte, heredero del arte anterior a la guerra civil.

Vázquez Díaz es una figura fundamental para comprender este momento. Ese estilo suyo tan característico, cercano al postcubismo, así como una importante labor formativa, marcó a un nutrido elenco de autores de generaciones siguientes. La influencia vanguardista se entremezcla en ocasiones con las referencias del entorno artístico local. Es el caso de la artista Menchu Gal, cuya pintura sintetizada, de vibrante colorismo, y cercana por momentos al fauvismo, no deja de ser deudora también del arte vasco de sus colegas predecesores y de la escena artística madrileña, ciudad en la que también residió.

A la vista está que cada uno de estos artistas desarrolla un estilo único y original. Como Godofredo Ortega Muñoz que, a pesar del aislamiento de la dictadura franquista, pudo viajar por todo el mundo y empaparse del arte internacional del momento. Sus recios paisajes extremeños o castellanos recogen el sentir de la pintura italiana y nórdica de su tiempo, a pesar de que la crítica nacional viese en su obra una marca española diferencial.

Por su parte, la sevillana Carmen Laffón consigue transmitir con su pintura un realismo muy especial, lleno de intimismo y poesía a través de unos efectos lumínicos y cromáticos muy sutiles.

La Colección Telefónica: ejemplo de coleccionismo corporativo

La Colección Telefónica se compone de un conjunto de más de 1.000 obras entre pintura, escultura, fotografía y obra en papel. La creación de este fondo se inicia en los años 80 con la intención de promover el reconocimiento de una serie de artistas españoles poco representados en los museos estatales del momento. Se adquirieron entonces obras de Juan Gris, Tàpies, Chillida, Picasso y Luis Fernández y a lo largo de las dos décadas siguientes, y con objetivos muy distintos al inicial, la Colección se va ampliando y abriendo a otros caminos artísticos.

Fruto de esta evolución la Colección Telefónica ha sido calificada como “colección de colecciones”, al poder agruparse en varios bloques temáticos y por contener artistas magníficamente bien representados tanto en cantidad como en la calidad de sus obras. Con presencia nacional e internacional de autores más y menos visibles, el contenido de la colección es diverso en cuanto a disciplinas y corrientes estéticas se refiere. Nunca tuvo una vocación enciclopédica, no obstante, observada en su conjunto permite testimoniar algunos de los movimientos más significativos del siglo XX: desde el cubismo, el surrealismo, el informalismo, la abstracción o las diferentes tendencias de la pintura figurativa. Sin olvidar el fondo de fotografía contemporánea, otro capítulo de gran interés, que reúne a algunos de los autores más relevantes de esta disciplina.  

Catálogo

Fundación Telefónica edita, a finales de 2019, el catálogo ‘Destacados. Colección Telefónica’, cuyo objetivo es acompañar a la exposición homónima y servirle de plataforma.

En él, destaca un texto firmado por Laura Fernández Orgaz, responsable de Colecciones e Itinerancias de Fundación Telefónica, en el que da cuenta de todo lo ocurrido en los últimos años en relación con la Colección. Completa el libro una relación de los artistas y sus obras que, por unas razones u otras, a día de hoy forman parte de la exposición itinerante Destacados. No están todos, pues el libro pretende más bien abrir una ventana a un fondo enorme, de gran calidad, y mostrar su constante evolución.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar