14.9 C
Zaragoza
13.4 C
Huesca
11.8 C
Teruel
3 octubre 2022

Antonio Gutiérrez: “Las artes marciales están cayendo en desuso, no se fomentan”

Antonio Gutiérrez es sensei (maestro) de Kendo y Iaido, dos artes marciales japonesas en las que se combina el arte de la katana a la vez que se fortalece moralmente el ser humano. Es uno de los siete europeos que presume en su palmarés del 7ºDan en Kendo, el segundo grado más alto de la disciplina, y el 7º Dan en Iaido.

Antonio Gutiérrez se aventuró en el mundo de la artes marciales hace ya más de 40 años. Enamorado del Kendo y del Iaido, dos disciplinas japonesas centenarias, ha conseguido ser uno de los Senseis (maestros) más respetados de España. Competiciones, seminarios y campeonatos: toda una vida dedicada al manejo de la espada y cuyo esfuerzo ya ha sido fructífero. En los últimos años, ha conseguido el 7º Dan de Kendo, el segundo grado más alto de la disciplina, y el 7º Dan en Iaido. Es el primer europeo que consigue estos títulos a la primera, y uno de los siete deportistas europeos que posee los dos niveles. A día de hoy, continúa en su incansable lucha por superarse a sí mismo.

Desde su templo en la Asociación Deportivo Cultural Kanku en Zaragoza, el maestro Antonio Gutiérrez enseña y prepara a sus queridos kendokas para prosperar en la disciplina. Así lo refleja con el emblema de Kanku CHIKA MICHI NASHI, “no hay atajos”.

Llevas toda una vida de sacrificio dedicado a las artes marciales. ¿Cuáles has practicado a lo largo de tu vida?

De sacrificio no sería la palabra. Llevo mucho tiempo dedicado a las artes marciales, amándolas y disfrutándolas. Empecé haciendo Judo de muy joven, después pasé a hacer Karate porque comenzó a desarrollarse en España. Me atrajo mucho y estuve 20 años practicándolo. De ahí, y simultáneamente con Karate, estuve haciendo Aikido tres años. Pero en aquel momento, recibí el flechazo de Kendo. Se hizo en Zaragoza un campeonato de Kendo antes de los años 90, me atrajo mucho y quise empezar a practicarlo. Dejé Karate y todo lo demás para dedicarme por completo a practicar Kendo. Al poco tiempo, empecé con Iaido, ambas cosas se complementan muy bien. Y así hasta la fecha. Llevo algo más de 40 años en estas disciplinas, pero siempre disfrutando. 

¿Qué es el Kendo?

Su nombre es el manejo de la espada. Está compuesto por dos ideogramas 剣 (ken: espada) y 道 (do: camino, vía). A mí me gusta la definición que hay en la Federación Japonesa de Kendo y en la Federación Internacional: “Es disciplinar el carácter humano a través de la práctica de los principios de la katana: se trata de moldear la mente y el cuerpo, cultivar un espíritu vigoroso y mediante la práctica correcta y rigurosa, esforzarse para mejorar el arte del Kendo, apreciar la cortesía humana y el honor, relacionarse mutuamente con sinceridad y perseguir siempre el desarrollo de uno mismo. Así uno será capaz de: amar su país y a la sociedad, contribuir al desarrollo de la cultura y promover la paz y la prosperidad entre todas las personas”. En el fondo se trata de practicar, practicar y practicar, y trabajar, trabajar y mejorar. Esforzarse en saber que se pueden hacer las cosas. Se realiza con una espada de bambú (shinai) y una protección llamada bogu. No se marcan las técnicas, es una pelea a vida o muerte.

kendo Antonio gutierrez
Kendo. (Foto: soloartesmarciales.com)
¿Y el Iaido?

Es otra parte del Kendo. Se trabaja con una espada, en este caso similar a una katana, pero de prácticas y sin filo. El Kendo y el Iaido son dos disciplinas que se complementan bien. En el Iaido manejas la katana al aire sobre unas situaciones determinadas llamadas katas. Y en el Kendo lo haces con un compañero. 

¿Cuáles fueron los motivos que te llevaron a decantarte por la práctica de las artes marciales?

En aquel momento de juventud, me atraía mucho esa parte que se ve de movilidad, armonía, desarrollo y trabajo con la espada. Con el tiempo te das cuenta de que hay algo más, algo que te va motivando cada día: mejorarte a ti mismo. Esa es la esencia. Y disfrutar. Disfrutar de tu actividad y de tus compañeros, creando esa armonía con ellos donde te peleas a muerte y al rato siguiente te estás abrazando y comentando la jugada. 

¿Qué aportan las disciplinas tanto a tu estado físico como mental?

Sobre todo es la situación de desarrollo personal con uno mismo. Físicamente, te hace coordinar muy bien todo tu cuerpo, buscas una posición muy equilibrada y armoniosa, unos movimientos naturales, redondos y circulares. Todo ello hace que tu cuerpo te lo agradezca, la espalda funcione mejor, la estabilidad de las caderas… que tengas una postura que facilite tu vida cotidiana. Eso se desarrolla poco a poco y ayuda a la concentración.

Hace unos años conseguiste el 7º Dan en Kendo o “Nanadan”, el segundo grado más alto que se puede obtener en la disciplina mediante exámenes oficiales. ¿Qué representa para ti?

Realmente, poco. Lo que importa son todos los años que llevo trabajando, dedicándome a esto y compartiéndolo con todos mis alumnos. Personalmente, no soy muy amigo de disfrutar de triunfos ni de fracasos. Ni cuando gano soy mejor que ayer, ni cuando pierdo soy peor que ayer. A nivel personal he llegado hasta aquí, pero quiero llegar a más. 

A diferencia de otras marciales, en el Kendo no hay signos visibles que indiquen el grado de una persona como es el caso de los cinturones en Karate. Aparte de esta observación, ¿por qué es especial el Kendo?

Fundamentalmente es el trabajo de la distancia de la espada. El manejo de la espada la hace diferente de otras artes marciales. Por lo demás, comparte muchas otras cosas en cuanto a disciplina, trabajo, constancia, perseverancia, concentración, sentido del instante, adivinar la respuesta del adversario, etc. 

Antonio gutierrez
Antonio Gutiérrez tras aprobar el examen del 7ºDan. (Foto: Facebook Kanku Zaragoza)
¿Cuál es el nivel en Aragón?

Aragón tiene un gran nivel en Kendo y Iaido. En Kendo a lo largo de los años ha cosechado títulos muy importantes: campeonatos de España, en individual, en equipo, terceros puestos, segundos, etc.  El nivel es muy alto. En Iaido, el equipo de Aragón quedó tercero. El último campeonato que se celebró antes de la pandemia, Blanca Diego, representante de Zaragoza, quedó campeona de España en la categoría de 3er Dan. Este año va a revalidar su puesto en un mes y examinarse de 4º Dan. Por lo tanto, el nivel es francamente bueno y tenemos expectativas de traer algún campeón de España este año. 

¿Y en España?

En España internacionalmente y en cuanto a campeonatos de Europa tiene un nivel importante, tanto en Kendo como en Iaido. En Kendo ha habido campeones de Europa, ahora mismo es un equipo de los temidos, tanto en femenino como en masculino. El desarrollo del Kendo femenino ha sido espectacular, pues en Iaido se compite igual hombres contra mujeres, la única diferencia es que se hace por grados. Ha habido dos campeones de Europa, un segundo puesto en un campeonato de equipos… el nivel es bastante bueno a pesar de los pocos practicantes y de las pocas licencias que tenemos actualmente. También hay que decir que tenemos buenos maestros. 

¿Qué futuro le auguras a las artes marciales en nuestro país?

Parece que están cayendo en desuso, es más fácil practicar algo con la pelota y tiene más subvenciones. Estas cosas desde niño se van fomentando, es un buen trabajo. Las artes marciales no se fomentan demasiado, en general. Kendo y Iaido a nivel de niños no se practica. De más mayores es cuando la gente lo empieza a practicar. Y si lo hacen es porque se lo comenta algún amigo o ven algo en Youtube. Son cosas minoritarias, aunque eso no quita para todo aquel que entre allí, le coge el gusanillo y sigue vinculado toda la vida. 

Ante esta situación, ¿de qué modo crees que se podría promover el conocimiento y la práctica de las artes marciales?

Dando facilidades, como todo. A través de las federaciones para conseguir espacios disponibles para practicar y dando facilidades para que desde niños o adolescentes puedan practicar algo. Sobre todo, a partir de los 13/14 años, cuando ya empiezan a tener un poco más de conocimiento, y tienen tanta energía que necesitan hacer un trabajo de este tipo que descargue tanta energía. 

¿Qué le dirías a alguien que está pensando en iniciarse en este mundo?

Que no tarde, que lo aproveche. Se pasa el tiempo y en la vida hay que hacer lo que a uno le gusta. Si le ha llamado la atención el mundo de las espadas, que coja una y se venga a practicar. Que no se desanime por la edad, yo todavía me veo joven con la espada y no hay nadie que me gane. Todavía. Nunca es tarde, siempre es posible aprender de cualquier cosa en la vida y, con la espada, mucho más. 

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar