6.9 C
Zaragoza
5 C
Huesca
2.6 C
Teruel
2 diciembre 2022

El Camino del Cid celebra su 20 aniversario

La ruta, que recorre ocho provincias siguiendo las huellas históricas y literarias de Rodrigo Díaz de Viviar, el tercero de los itinerarios turísticos y culturales españoles tras el Camino de Santiago y la Ruta de la Plata. En la provincia de Zaragoza transcurre por 35 localidades y se estima que atrae a más de 4.000 visitantes anuales

El Camino del Cid ha celebrado esta semana su 20 aniversario con un encuentro en Burgos al que han asistido un centenar de alcaldes y también representantes de las ocho diputaciones provinciales que forman el consorcio encargado de gestionar y promocionar esta ruta que es el tercero de los grandes itinerarios turísticos y culturales españoles tras el Camino de Santiago y la Ruta de la Plata. Por parte de la Diputación de Zaragoza ha participado el diputado provincial José Carlos Tirado.

En la provincia de Zaragoza, el Camino del Cid atrae a más de 4.000 visitantes anuales y transcurre por 35 municipios: Acered, Alarba, Alhama de Aragón, Ariza, Atea, Ateca, Balconchán, Berrueco, Bubierca, Calatayud, Castejón de Alarba, Castejón de las Armas, Cetina, Contamina, Daroca, Fuentes de Jiloca, Gallocanta, La Vilueña, Las Cuerlas, Maluenda, Manchones, Monreal de Ariza, Montón, Munébrega, Murero, Paracuellos de Jiloca, Santed, Terrer, Torrehermosa, Used, Val de San Martín, Valdehorna, Valtorres, Velilla de Jiloca, Villafeliche y Villanueva de Jiloca.

“Hablamos de una ruta que genera actividad económica y que contribuye a promocionar el patrimonio, la naturaleza y la gastronomía de nuestro medio rural
–destaca Tirado–. Además, quienes más se benefician de ella son los pueblos pequeños, ya que solo cuatro de las 35 localidades zaragozanas por las que pasa tienen más de mil habitantes y 15 ni siquiera llegan a los cien vecinos”.

El Camino del Cid recorre España de noroeste a sudeste siguiendo las huellas históricas y literarias de Rodrigo Díaz de Vivar. La principal guía de viaje de este itinerario es el Cantar de mío Cid, cuyos lugares, parajes y castillos forman la columna vertebral del itinerario. No obstante, también incluye algunos enclaves que no aparecen en el famoso poema medieval pero están vinculados a la figura histórica del legendario caballero.

“Como en total tiene unos 1.400 kilómetros de senderos y caminos y cerca de 2.000 kilómetros de carreteras, el Camino del Cid se divide en rutas tematizadas unidas entre sí para que el viajero pueda acomodar su recorrido a los días de los que dispone –explica Tirado–. Por la provincia de Zaragoza pasan tres de esas rutas que a su vez pueden hacerse en cuatro modalidades: en coche, en bicicleta de carretera, en bici de montaña o a pie”.

Los viajeros que recorren el Camino del Cid disponen de un salvoconducto que pueden ir sellando diferentes localidades de la ruta. Este pasaporte es una forma sugerente de que el turista recuerde su itinerario, ya que los sellos representan, generalmente, la relación del municipio con la figura del Cid, con algún suceso o leyenda medieval o con algún hito patrimonial significativo. Además, la credencial permite obtener descuentos en más de doscientos alojamientos que forman parte de la red de sellado y también acceder a algunas promociones puntuales que realiza el consorcio.

“La aportación de la Diputación de Zaragoza al consorcio es de 20.000 euros anuales, pero esa inversión se compensa sobradamente con el retorno económico que genera la ruta y con las actuaciones de promoción, dinamización y mejora de las infraestructuras que se llevan a cabo –subraya Tirado–. No obstante, queremos seguir consolidando y mejorando el Camino del Cid para que aumente su importancia como motor turístico y de desarrollo”.

Excavaciones en Ateca en busca del Alcocer cidiano

Además de las actuaciones realizadas por el consorcio en el Camino del Cid (señalización, promoción turística, actividades de dinamización…), la Diputación de Zaragoza lleva a cabo otras intervenciones complementarias entre las que destacan las excavaciones realizadas en el paraje de La Mora Encantada, el enclave de Ateca en el que los investigadores sitúan el Alcocer cidiano. Las campañas que se han llevado a cabo en los últimos años han sacado a la luz nuevos restos arqueológicos que refuerzan la hipótesis de que ese lugar es el Alcocer que se cita en el Poema de Mio Cid.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar