14 C
Zaragoza
12.3 C
Huesca
8.4 C
Teruel
15 noviembre 2022

En el municipio oscense de Alcampell se elabora uno de los mejores panes de España

Con un obrador en Alcampell y cinco tiendas en diferentes localidades de Huesca, El Horno de Julia se ha convertido en un referente en la elaboración de pan a nivel nacional. Lo atestiguan varios premios pero, sobre todo, una forma de hacer las cosas tradicional y sin prisas que tiene por objetivo ofrecer un producto de calidad.

 

El camino para convertirse en una de las mejores panaderías de España comenzó, para Carlos Sesplugues y su mujer, Julia Garanto, hace siete años. Decidieron dar un nuevo enfoque a su negocio y recuperar la manera de hacer pan que existía antes. Renovaron su obrador y prescindieron de química y levaduras: “Solo harina, agua y sal. Y semillas en algunos panes”, explica Carlos. A esa lista de ingredientes hay que añadir otro, el más importante, el tiempo: “Nuestros panes tienen 24 horas de fermentación, es muy importante porque cogen sabor, se degrada el gluten de la harina y es más saludable que los panes congelados”.

Con esa filosofía nació El Horno de Julia. Asumieron que no podían competir en rapidez con los panes de las grandes superficies y apostaron por la paciencia y la calidad. Siete años después, tienen un obrador y cinco tiendas en diferentes localidades de Huesca, así que puede decirse que la apuesta por lo tradicional les salió muy bien.

Tan bien que ahora sus productos se consumen en toda España. Hace algo más de dos meses empezaron a venderlos a través de su página web y ya reciben pedidos de Andalucía, Cataluña, País Vasco… Esto refleja un interés creciente por el producto de calidad, como explica Carlos: “Hay mucha gente que cada día se interesa más por consumir un pan de panadería y no el congelado que encuentras en todas partes”.

De esa proyección nacional de Panaderías Julia tienen mucha culpa las redes sociales. En su Instagram, por ejemplo, tienen más de 4.800 seguidores. “Son fundamentales para el negocio. A través de las redes mostramos lo que hacemos, cómo lo hacemos, le damos transparencia a todo el proceso. Sin trampas. Y eso a la gente le gusta mucho, porque se nota que cuando sacas una novedad, al cabo de unos minutos en tienda ya la están pidiendo”, señala Carlos.

Y todo eso lo consiguen desde el medio rural. En un momento en el que preocupa el éxodo a las ciudades, Carlos y Julia han conseguido revertir el proceso y generar empleo en los pueblos. De las 18 personas que trabajan actualmente en el obrador y las cinco tiendas, algunas han llegado a Alcampell desde la ciudad, atraídas por un trabajo y una vida ligados al territorio.

Carlos asegura amar su oficio, aunque reconoce que exige sacrificios: “Empiezas a trabajar a las tres y media de la mañana. No es como antes, que se comenzaba a las once. Ahora puedes cenar con tu familia, pero es muy duro”.

Una panadería premiada como una de las mejores de España

Decir que El Horno de Julia es una de las mejores panaderías de España no es una exageración, porque pueden acreditarlo. Hasta en tres ocasiones han estado incluidos en la “La ruta del buen pan”, que reúne a las 80 panaderías más destacadas del país, por sus métodos de elaboración, la calidad de su producto y el trato con el cliente. También fueron galardonados en 2019 con la “Miga de oro”, que reconoce el mejor pan de cada Comunidad Autónoma.

Galardones que, según Carlos, son un espaldarazo al cambio de modelo de negocio que introdujeron hace siete años: “Nos sentimos reforzados, es lo que nos da fuerza para seguir. También trae clientes de Zaragoza o Teruel, que pasan por aquí, compran pan y repiten. Ha sido una gran ayuda, también por la presencia en medios de comunicación”, señala.

Si se le pregunta por los planes de futuro de la empresa, Carlos no duda: “Queremos seguir básicamente como estamos, haciendo lo mismo y un poquito mejor si se puede, que sí que se puede. Queremos seguir ofreciendo lo mismo: un pan de calidad, que sea bueno, que la gente lo aprecie y le siente bien”.

Una filosofía sencilla pero cada vez más complicada en un sector altamente competitivo en el que prima la inmediatez por encima de la calidad. Pero precisamente por eso sus productos son tan apreciados. Cuando le pedimos que nos recomiende alguno, le cuesta decidirse: “En pan, cualquiera de nuestras variedades, con semillas tostadas, barras hojaldradas de queso, de sobrasada y paté, pan de tres quesos. Y en repostería, las Miljulias que sacamos hace seis meses, es un hojaldre de chocolate o cabello de ángel”.

Productos que atesoran el saber hacer de cinco generaciones de panaderos y que, desde el medio rural, exportan calidad y tradición a toda España.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar