34.2 C
Zaragoza
31.4 C
Huesca
22.4 C
Teruel
9 agosto 2022

Descubre los monasterios cistercienses de Aragón. Monasterio de Veruela (II/III)

Se trata de un destino turístico ubicado no muy lejos de Moncayo que llama la atención de los visitantes por la increíble belleza del lugar y la conservación del espacio que, aún en la actualidad, muestra la importancia de este recinto para la época.

El Monasterio de Veruela es otra de las grandes muestras de arquitectura de los monjes de la orden del Císter, en la actualidad, los restos de este monasterio son la evidencia histórica de los conflictos bélicos medievales en la región de Aragón.

Al igual que el Monasterio de Piedra, se ubica en la provincia de Zaragoza. El Monasterio de Veruela se ubica justo en las puertas del Parque Natural de la Dehesa del Moncayo, muy cerca de la montaña del Sistema Ibérico. Por este motivo, se puede decir que su ubicación geográfica fue una de las razones por las cuales este monasterio estuvo en medio de algunos conflictos, en especial porque se encuentra bastante cerca de Castilla.

La historia del Monasterio de Veruela

Este monasterio, al igual que el de Piedra y Rueda es de origen cisterciense, siendo este el motivo por el cual estos destinos atraen la atención de los turistas. En este caso, el recinto data del año 1145 y se consideró que esta ubicación era la adecuada para la construcción del mismo porque se encuentra en una zona bastante retirada, que además cuenta con abundante agua gracias al cauce del río Huecha.

Es importante tener en cuenta que, lejos de tratarse de un sitio dedicado de forma exclusiva a la vida austera y a la espiritualidad, este monasterio representó en su momento un símbolo de poder feudal que ostentaba la posesión de diferentes poblaciones que se ubicaban a su alrededor, de allí que fuera un blanco importante durante los conflictos.

De hecho, durante la guerra de los Dos Pedros, tal como se le conoce, Castilla logró ocupar este monasterio e incluso destruyeron el claustro románico, el cual fue reconstruido más adelante gracias a las donaciones de la Familia Luna para el siglo XIV.

Como verás, la construcción de este monasterio cisterciense se vincula no solo con la tradición religiosa de estos monjes, sino también con el espíritu clásico que hace homenaje a la cultura medieval lo cual se puede notar con claridad en la torre de la estructura.

En la actualidad, este conjunto conserva algunos rasgos arquitectónicos del siglo XII y XIII, así como también algunos elementos que se integraron después de la Guerra de los dos Pedros en el siglo XIV, siendo esto precisamente lo que podemos apreciar hoy en día al realizar la visita.

Monasterio de Veruela y los Hermanos Bécquer

Para saber qué es lo que podremos observar al visitar este monasterio, es fundamental comprender esta relación o vínculo entre los personajes y el recinto. En este sentido, los hermanos Gustavo Adolfo y Valeriano, ejercieron una gran influencia en el reconocimiento de este sitio en la actualidad.

Esto se debe a que, durante el año 1863 tanto el poeta como el pintor se hospedaron junto a sus familiares en este sitio, destacando el hecho de que Gustavo Adolfo ya estaba familiarizado con el lugar, puesto que su esposa vivía en las poblaciones próximas, específicamente en Torrubia.

Así pues, estos hermanos comenzaron a difundir cartas denominadas ‘Desde mi Celda’, además de otras historias fantásticas que despertaron en la población una sensación de misterio y fantasía sobre el lugar, incluso llegó a hablarse de las prácticas de brujería que se llevaban a cabo en las ruinas del Castillo de Trasmoz que se encuentra muy próximo al sitio.

De este modo, esta relación entre el Monasterio y los hermanos logró difundir aún más las historias y atrayendo a cada vez más personas a este destino, siendo este el motivo por el cual hoy en día es posible disfrutar de una increíble colección de las pinturas y fragmentos literarios de los hermanos, siendo esta una de las exhibiciones y atracciones principales del monasterio.

Lo que puedes ver en el Monasterio de Veruela

El monasterio es un complejo bastante amplio, que fue construido por los monjes de la orden del Císter, por lo tanto, compone de una serie de estructuras muy interesantes donde predomina el estilo románico, pero que, a su vez, engloba otros estilos artísticos de la época como el Gótico que se muestra claramente en el interior del templo, o el claustro con un estilo medieval. Incluso, se observan algunos destellos des renacimiento y del arte Barroco, en especial con las reformas realizadas por Hernando de Aragón.

El conjunto monástico como se le denomina, está cercado por una muralla de 1 kilómetro de distancia con forma hexagonal, que, a su vez, cuenta con 11 torreones cilíndricos que se distribuyen por todo el perímetro, dándole un aspecto romántico y muy atractivo para los visitantes. Esta muralla está rodeada por árboles que embellecen la vista y que resaltan la fachada de la iglesia abacial que es una de las más importantes del conjunto.

Esta iglesia es considerada como una de las más románicas del Císter en España, la cual cuenta con tres naves altas que se separan por pilares y que, a su vez, soportan grandes arcos prefectos de medio punto, generando de este modo una estructura arquitectónica que es capaz de impactar a cualquier visitante.

Al sur del parque también podremos encontrar el Museo del Vino, el cual se ubica junto al aljibe medieval, muy cerca de él se encuentra también el Palacio Apical del siglo XVI, siendo estas dependientes del monasterio que se convierten en increíbles atracciones para los turistas.

El interior del monasterio es un verdadero deleite, ya que, cada uno de los detalles está pensado con exactitud para lograr una apariencia impecable y hasta celestial, pero, dentro de los aspectos arquitectónicos que más destacan de este complejo se encuentra la puerta occidental que cuenta con seis arquivoltas sobre diez columnas, logrando un aspecto realmente incomparable con otras obras.

En definitiva, los visitantes que recorren este complejo se llevan una gran sorpresa en cada una de las salas que habitan, en los pasillos que recorren y al fijarse en cada pequeño detalle que puede ser el recuerdo de una época pasada que aún vive entre nosotros.

Este monasterio está lleno de mitos y leyendas, pero nada más cierto que su verdadera historia, la cual se vincula fuertemente con el surgimiento de otros monasterios en la localidad, tal como el de Piedra y Rueda.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar