10.8 C
Zaragoza
9.5 C
Huesca
8.3 C
Teruel
8 noviembre 2022

Entrevista a Clara Arpa

Entrevista realizada por Estrella Setuain a Clara Arpa,consejera delegada de ARPA, Equipos Móviles de Campaña, una de las empresas más importantes del mundo en el sector de las soluciones logísticas de campaña. En 2020 fue elegida presidenta de la Red Española del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, fruto de su compromiso con la sostenibilidad a lo largo de toda su trayectoria, a través de iniciativas y proyectos como ARPA Change para guiar a las organizaciones en su transición a la sostenibilidad.
Clara Arpa, buenos días.

Hola, buenos días. Encantada estar con vosotros.

En el 2021, España fue el país con mayor número de participantes en el Pacto Mundial con 188 nuevos socios. ¿Esto demuestra que las empresas están ahora más concienciados con la sostenibilidad que en otros países, sobre todo en España?

Sí, que duda cabe que este número nos da la idea de como realmente las empresas españolas cada vez tienen una inquietud más grande por todo lo relacionado con sostenibilidad. Es cierto que las políticas europeas, todo lo que es la transición, el Pacto Verde, tiene una importancia alta con respecto a lo mejor en otros países. En España las empresas lo estamos tomando más en serio y yo creo que por eso se debe, entre otras, que tengamos en este momento esta cantidad de socios nuevos y seamos la primera red a nivel internacional.

¿A qué factores se debe que las empresas se lo estén tomando más en serio aquí en España?

Bueno, a lo que acabo de decir, ¿no? A todo lo que es las políticas de la Unión Europea, el Pacto Verde, van alineadas con la sostenibilidad. Entonces, yo creo que las empresas por eso se lo han tomado bastante más en serio y están más pendientes de esa transición que tenemos que hacer de los nuevos modelos económicos.

¿Quizá porque había menos trabajo hecho aquí que en otros países?

No, yo creo que el trabajo está igual, de hecho o de deshecho en todos los lados. En ese sentido, no hay países en este momento que estén mucho más adelantados que otros. De hecho, España es uno de los bastiones de las políticas sociales, como lo es Europa a nivel mundial, y todos sabemos que la sostenibilidad también tiene que ver con lo social.

¿Qué papel están jugando las empresas en esa mejora de la sociedad y de lo social o el bienestar social, el bien común, dentro de este ideario de la sostenibilidad?

Bueno, yo creo que se está viendo cada vez más que las empresas tienen un papel relevante dentro de la sociedad. Las empresas, al fin y al cabo, son el motor económico, sobre todo la parte privada. La mayoría de nosotros trabajamos en empresas privadas y además en pequeñas y medianas empresas, que es de lo que está hecho el tejido empresarial español. Esas iniciativas que ellas toman, esos pasos adelante, esas certificaciones, esas certificaciones tanto en sostenibilidad como en calidad, esas negociaciones de los convenios… Nosotros tenemos una política social muy avanzada en este sentido y la tenemos que reivindicar. Así que yo creo que sí, que es cierto que las empresas en ese sentido, sobre todo el sector privado, está tomando delantera frente al sector público.

Hablabas de las pymes, de las pequeñas y medianas empresas, que son precisamente las que tejen todo, bueno, valga la redundancia, nuestro tejido empresarial. ¿Son precisamente ellas las que más apuestan por la sostenibilidad?

Bueno, ellas son las que más complicado lo tienen, ¿no? Porque a mayor regulación, a mayor reglamentación, pues más recursos precisas. Las pymes ya sabemos que sus recursos son limitados. Pero sí que es cierto que si el tejido está al fin y al cabo compuesto en el noventa y nueve coma noventa y ocho por ciento por pequeñas empresas, pues sin ellas la verdad es que no vamos a ningún lado.

¿Qué acciones concretas están tomando estas empresas?

Las empresas, lo primero de todo, yo creo que tienen una concienciación de lo que es los derechos sociales en ese sentido. Los derechos sindicales de los trabajadores, lo que es la igualdad en España es uno de los países donde tenemos mayores planes de igualdad dentro de las empresas. Yo creo que el tema de la flexibilización de las jornadas también se está teniendo en cuenta. Por supuesto, todo lo que es la transición a la energía limpia. Cada vez más empresas se están planteando el autoconsumo, la reducción de sus emisiones de CO2. Dentro de poco veremos como las empresas entran también a hablar de la economía circular a través de su cadena de suministro. En fin, yo creo que este tipo de acciones son las que están tomando a las empresas en este momento.

Y todas ellas entiendo que contribuyen a una mayor rentabilidad, que parece que muchas veces solo se piensa en lo económico y a través de esa sostenibilidad se pueden alcanzar objetivos más rentables incluso.

Bueno, yo siempre digo que la rentabilidad de la sostenibilidad la tenemos que hacer nosotros. Tenemos que entender que la rentabilidad no es sólo económica, es también social y medioambiental. Y mientras no vayamos con esta conciencia a consumir como el objetivo número 12 dice: “a consumir y a producir de una forma responsable”, no podremos avanzar. Siempre se habla solo de los términos económicos. Nadie en eso, como individuos, como consumidores, tenemos que tenerlo claro. O sea, cuando elegimos nuestros productos o nuestros servicios, tenemos que tener en cuenta no sólo el precio, sino todo lo que conlleva.

Tenerlo claro en este sentido y saber todo lo que conlleva para apostar por los ODS. No sé si hay algún sector que lo tenga más claro que otro. El primario, secundario o terciario. No sé si hay alguno que esté apostando más fuerza, sostenibilidad.

Hombre, yo apostaría que hay algunos que los tienen como más fácil, en el sentido de que, sí que es verdad que hacen muchísimas cosas, como el sector primario. Sí que hay que cambiar de una producción quizá demasiado intensiva a una producción más extensiva. Tenemos que volver a tener en cuenta esos consumos ecológicos y bio que estamos teniendo ahora como un resurgir. Yo creo que a la gran industria hay que darle muchísima importancia porque realmente la tiene y al fin y al cabo es uno de los motores. Sin ellos no podríamos seguir adelante.

No sé si la pandemia ha influido también en este sentido.

Bueno, la pandemia ha influido para todo, para bien y para mal, y en muchos sentidos. En el tema de la sostenibilidad, casi, yo creo que la pandemia ha adelantado todo lo que es la concienciación. Hemos visto las vulnerabilidades a las que estamos sometidos por este sistema económico, que es el que tenemos que cambiar de cara a tener unos recursos circulares. Yo creo que somos más conscientes que nunca de los riesgos a los que nos enfrentamos los desafíos y somos conscientes de que los vamos a terminar de alguna forma cuanto antes que modificar.

Decías que somos más conscientes, supongo que ya no solo empresarialmente, sino también como sociedad. No sé si en general tenemos que mejorar algo, además de a través de las empresas. Instituciones, por ejemplo.

A ver, yo siempre lo digo, las empresas no son un ente extraño o un ente ajeno. Osea, las empresas la constituyen personas y las personas constituyen la sociedad. Cuando hablamos de las empresas o la sociedad, parece que estamos hablando de un tercero, un extraño, alguien ajeno, cuando somos en el fondo cada uno de nosotros.

Cuando la eligieron presidenta de la red española del Pacto Mundial, ¿qué objetivos se marcó allá en 2020? No ha pasado tanto tiempo, pero supongo que se habrá avanzado mucho. Como has dicho, la pandemia acelerado todo. No sé si cuál es el marco y cuáles se han cumplido ya.

Bueno, es el objetivo que me marqué es intentar que las empresas de entrada que estaban adheridas al pacto siguieran adheridas, porque lógicamente había muchísimas empresas que estaban en un riesgo económico importante, severo. Gracias a Dios no solo tuvimos muy poquitas bajas, más que nada de empresas que desgraciadamente se tuvieron que extinguir, sino que además hemos tenido un incremento en el número de socios, con lo cual es una satisfacción. Hombre, el objetivo que nos marcamos los presidentes del Pacto Mundial a nivel internacional es que nuestra iniciativa, que es la iniciativa de sostenibilidad empresarial más grande del mundo, cada vez sea más conocida por todos, sobre todo por las empresas, lógicamente, y las organizaciones tanto públicas como privadas, y que se adhieran y que empiecen a hacer la transformación que tanta falta nos hace.

Estamos hablando del Pacto Mundial de Naciones Unidas, pero quizá hay alguna persona que nos esté escuchando que no sabe lo que es. ¿Nos puedes explicar un poquito más que acciones desarrolláis?

Bueno, yo estoy en el Consejo Directivo a nivel internacional. El Pacto Mundial de las Naciones Unidas es una iniciativa que lanza Kofi Annan en Davos en enero del 2000. ¿Para qué? Para darle a al mercado una cara más amable ante la globalización, pues cada vez se daba más cuenta de que no se conllevaba parte de un desarrollo, unos daños colaterales, como era pues el incumplimiento de derechos humanos, de derechos laborales, de sobre todo de corrupción, que había muchos casos de corrupción e iba incrementando y también de cambio climático, de medio ambiente. Entonces, bueno, el Pacto Mundial es una iniciativa, como he dicho, a la que se adhieren las organizaciones voluntariamente y que quieren trabajar y hacer negocios, pero sobre todo dando la importancia a cuatro grandes áreas que la tienen como son los derechos humanos, los derechos laborales, la lucha contra la corrupción y los derechos medioambientales. En base a esto, cuando también salen los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que al fin y al cabo publica Naciones Unidas, los pone bajo el paraguas del Pacto Mundial para que también las empresas puedan implementar la Agenda 2030. Y ahí estamos, ayudando a las empresas en esta transición a hacer sus memorias de sostenibilidad, a hacer sus informes de progreso y a que poco a poco vayan avanzando en este largo camino que esperemos que en el 2030 estemos ya todos en la senda.

¿Ha sido más fácil desde que se ha concretado una Agenda 2030 y unos objetivos o deseos concretos?

Yo creo que la agenda es una herramienta que sirve para que realmente nos concienciemos. No es fácil, es complicado, somos muchos a nivel internacional. Bueno, si estamos ocho mil millones de habitantes casi en este planeta, pero realmente yo creo que aunque no hay mucho conocimiento de la agenda a nivel internacional, porque hay mucha desigualdad entre los países, sí que es cierto que los países del primer mundo, los que en teoría tenemos la obligación de marcar la senda, hemos de hacer esta este cambio, esta transición lo antes posible. Y la agenda de alguna forma es una guía que nos indica que objetivos son los que tenemos y que metas son las que tenemos que alcanzar.

Decías que no hay mucho conocimiento a escala internacional de la agenda y de los objetivos, pero ¿crees que siguen siendo también algo desconocido para la sociedad, por ejemplo, española?

Pues desgraciadamente, sí. En este momento, aunque ha habido un incremento importante, yo diría que más de la mitad de la población todavía no sabe lo que son los objetivos de desarrollo sostenible. De hecho, cuando vamos a dar charlas a las universidades sobre todo, que es lo que a mí más me ocupa y en este  momento también me preocupa, veo que a nivel académico, a nivel juvenil, no están tan involucrados como deberían estar en este momento.

¿Es por una falta de pedagogía? No sé si las instituciones deberían hacer más también para su difusión.

Bueno, no sé exactamente qué estamos haciendo mal, pero está claro que hacemos algo mal cuando vamos a dar unas charlas a la universidad y sólo aparecen en el aula 20 alumnos cuando hay en ese campus el mejor cuatro o cinco mil alumnos. Cuando vas a presentar una memoria de progreso a una universidad, que hay treinta mil alumnos y cinco mil profesores, y realmente en la reunión sólo hay 30 personas entre profesores y alumnado. Entonces, no lo sé si es la la falta de implicación quizá que tengan los jóvenes, o porque realmente nunca ha habido más información ni más acceso a la información que en este momento.

Y hablando de la aportación a los ODS de la sociedad de España, no sé si puedes concretar un poco Aragón, que es lo que está haciendo por la Agenda 2030.

Bueno, Aragón tiene varios proyectos. Tiene un proyecto muy interesante que es el de el Sello de la Responsabilidad Social Aragonesa y ahí hay 1400 empresas aragonesas, más de mil cuatrocientas implicadas que reciben su sello. Lógicamente, el proyecto del Sello, lo que es la elaboración de los objetivos que las empresas tienen que llevar adelante al comprometerse con el sello, están totalmente vinculados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Y yo animaría a porque de esas empresas creo que sólo hay 180 que están adheridas al Pacto Mundial. Yo les animaría que se adhieran al Pacto Mundial y de esta forma le den una visibilidad tremenda a lo que es la comunidad aragonesa, porque sería más la organización más importante a nivel internacional y dentro de la organización más importante a nivel internacional, seríamos la comunidad más numerosa a nivel internacional, y desde luego eso pondría a Aragón de una vez por todas en el mapa en este sentido.

¿Eso nos posiciona internacionalmente?

Totalmente. Por eso les animo a las empresas del Sello RSA que se adhieran al Pacto Mundial para hacer muchísimo más visible esa capacidad que tiene esta autonomía, esta región.

Tú eres consejera delegada de una de esas empresas que está adherida al Pacto Mundial, que además trabaja la sostenibilidad desde hace muchísimo tiempo. ¿Cómo dais respuesta a los problemas complejos de impacto medioambiental que existen ahora, hoy en día en el mundo?

Bueno, nosotros en ese sentido, lo que sí que tenemos claro es que nuestra actividad tiene que ser lo más neta posible de emisiones. Hay actividades que hace la empresa directamente, y en ese sentido he de decir que nosotros dentro de tres o cuatro años seremos una empresa que tendrá un autoconsumo 100 por ciento. Hemos trabajado en ellos, tenemos un proyecto precioso de convertir además los excedentes, porque nosotros tenemos una instalación fotovoltaica y solo trabajamos 220 días al año, con lo cual el resto de los días algo hay que hacer con ello. Y hemos de decir que nosotros hemos hecho un pequeño módulo de generación de hidrógeno verde que utilizamos posteriormente para nuestras propias instalaciones y para dotar a los coches de combustible de hidrógeno. Es un hito, es realmente un proyecto súper innovador, es muy pionero, es muy adelantado, muy innovador y esperamos que dentro de poco nos copien. Que seamos referentes y predictores de este tipo de instalaciones para que allá donde vayamos a los polígonos industriales nos veamos que somos capaces realmente de tener cero emisión en nuestras propias unidades productivas. De eso estamos muy orgullosos y muy contentos. Realmente estamos súper satisfechos y ahí seguimos trabajando.

¿Sois la primera empresa privada que está trabajando por esa popularización del hidrógeno aquí?

Pues yo creo que sí, por lo menos con un modelo de autoconsumo en sus propias instalaciones. Y bueno, y en alianza con otras empresas, como puede ser el grupo Zoilo Ríos para que ese hidrógeno se pueda dispensar en breve en sus instalaciones también. Seamos de las primeras, de los pioneros en Aragón, como hemos sido en muchas otras situaciones anteriores.

Con ARPA Change, también intentáis guiar a las organizaciones en su transición a la sostenibilidad. ¿Puedes contarnos un poco más acerca de este proyecto?

Esta es una iniciativa dentro de lo que es la actividad de la empresa que nos ha movido a dar soluciones como la que te digo. En ARPA Change tenemos todos los que son desarrollos de hidrógeno. También hemos dado soluciones a temas de depuración de aguas, sobre todo de menos de 5000 habitantes. Tenemos realmente un gran problema en Aragón y en España, con un montón de pequeños municipios que no tienen una depuradora y hemos desarrollado un sistema que es un 80 por ciento más eficaz de la tradicional, de la tecnología tradicional que se venía hasta ahora desarrollando. También tenemos desarrollos para granjas, para el tema tan importante de los purines. Dentro de nuestra industria porcina que mejora bastante las circunstancias medioambientales  de las granjas y en ese ámbito trabajamos, en ayudar a otras empresas y otros organismos, tanto públicos como privados a que sus, por decirlo de alguna forma, sus problemas o sus escollos medioambientales, pues podamos solventarlos a través de la de una nueva tecnología.

Veo que eres conocedora del sector porcino, que ahora está un poco en el punto de mira aquí en España por todas las declaraciones que ha habido al respecto. Entiendo, por lo que comentas, que están trabajando en mejorar la sostenibilidad de los purines de los procesos. ¿Es realmente un sector sostenible?

Por supuesto que es sostenible. Lo que pasa que depende del modelo de negocio, hay que atacarlo o hay que poner una serie de soluciones u otras. Si necesitamos realmente que la industria sea potente y que seamos referentes, como parece ser que estamos siendo a nivel también nacional e internacional, hemos de poner todos los medios a disposición de las empresas para que realmente puedan hacer su labor, cumpliendo todos los requisitos medioambientales que se precisan.

Clara, ya por terminar, ¿Cómo imaginas Aragón en cuanto a sostenibilidad en el 2030?

Bueno, pues me gustaría que hubiéramos realmente integrado a esas 1400 y todas las empresas de RSA y todas las que vengan hasta el 2030 en el Pacto Mundial. Ojalá se hayan adherido todas, que tengamos solventado el tema de los municipios, de los pequeños municipios con respecto a sus residuos, tanto de agua como sus residuos sólidos. Y me gustaría también que realmente fuéramos un referente a nivel internacional en toda la industria cárnica. Qué duda cabe.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar