28.7 C
Zaragoza
28.2 C
Huesca
22.3 C
Teruel
17 agosto 2022

La empresa aragonesa de videovigilancia Scati se embarca en la aventura americana

SCATI es un multipremiado fabricante de sistemas de vídeo inteligente especializado en crear soluciones adaptadas a diversas necesidades con filiales en México y Brasil

Fue a finales de los años 90 cuando la empresa Videar hizo sus pinitos en el mundo de la digitalización a través de spots publicitarios y vídeos corporativos. El negocio de Alfonso Gil comenzó a experimentar en su departamento de informática con las nuevas tecnologías que había de compresión de la imagen, lo que suponía una auténtica revolución para la época. Paralelamente, en el año 1998, en España apareció una normativa que reglamentó por primera vez la necesidad de determinadas tipologías de clientes de equiparse con sistemas de seguridad. Tales eran los casos de bancos, gasolineras o casinos. De esta conjunción y como consecuencia de la necesidad de cambio tecnológico en el campo de las imágenes y la obligación de instalar sistemas de vídeo y cámara en el ámbito de seguridad, surgió SCATI. 

SCATI son las siglas de Sistemas de Captura Almacenamiento y Transmisión de Imágenes. El germen de esta compañía fue el primer software que Videar creó como objeto de captación de imágenes de cámaras, grabación en discos duros y transmisión a otros sitios a través de una red de comunicación. SCATI es el ‘spin-off’ de Videar, y tomando este primer embrión como punto de partida, se fue creando un conjunto de aplicaciones y herramientas de software. Comprendidas desde la parte de grabación, la parte de gestión y administración remota de las imágenes, y todo un conjunto de productos que están alrededor de esa solución, como cámaras, sistemas de análisis de vídeos o reconocimiento facial. 

SCATI se abre al mundo

Otros casos de compañías se abrían al mercado internacional una vez habían finalizado su labor aquí o tras una crisis buscaban soluciones exteriores. No fue este el caso de SCATI. Desde el inicio de la compañía, se pensó que teníamos un alcance internacional”, explica Alfonso Mata, quien es desde hace tres años director general de SCATI y cuenta con una experiencia de 16 años en la compañía Y fue así como a finales de los 2000, emprendieron esta aventura en lugares como México o Brasil. Con mucho esfuerzo y perseverancia, fueron ganando clientes, sobre todo de índole bancaria, quienes actualmente actúan como el principal vertical destino de sus productos. 

(Foto: Scati)

Esta empresa de capital 100% español, cumplirá 25 años en el mercado el próximo año. Su amplia trayectoria le ha permitido desarrollar una plantilla de 75 trabajadores, además de los trabajadores de las filiales de México y Brasil. SCATI sigue en crecimiento, y por el momento, despachó en 2021 unas ventas cifradas en 13 millones de euros a pesar del lastre que supuso la pandemia para el sector. Entre sus expectativas, se encuentran alcanzar los 16 millones de facturación en 2022 y crecer en el plan de negocio de 3 a 5 años. 

SCATI es un negocio con un enorme potencial y cuya cartera de clientes se orienta hacia grandes corporaciones con sistemas profesionales de muy alta criticidad tales como grandes bancos, grandes compañías operadores de telecomunicaciones o proyectos de seguridad pública y distribución logística. Esta empresa de sistemas de videovigilancia presume en su palmarés de premios como el Mejor Proyecto de Seguridad de Latinoamérica con el Teleférico de La Paz (Bolivia), un galardón otorgado por la Asociación Latinoamericana de Seguridad (ALAS), la principal entidad sectorial en seguridad existente en Latinoamérica. 

De Aragón a Las Vegas, el Disneyland en seguridad electrónica

Mientras su proceso de expansión continúa en auge por nuevas zonas del sudeste asiático como Vietnam, SCATI ya trabaja en los preparativos para la mayor cita de seguridad electrónica del mundo. El ISC West se celebra del 22 al 25 de marzo de 2022 en Las Vegas, un evento único de máxima relevancia que constituye la primera presencia de SCATI en Estados Unidos. “Es como ir a Disneyland en el mundo de la seguridad”, —así lo declara Alfonso Mata— “Es una feria doblemente interesante para nosotros. Supone la fidelización y acompañamiento de nuestros clientes latinos, así como significa una carta de presentación en Estados Unidos”.

El sello ‘made in Spain’ de este fabricante no supone ningún impedimento para el mercado estadounidense, puesto que “sabe valorar lo que ha tenido éxito en otros sitios sin menospreciarte por el origen de donde vengas”.  A nivel de mercados, se antoja como una oportunidad desafiante y constituye un proyecto de futuro y, sobre todo, de presente. Aunque en Europa todavía queda mucho camino por recorrer y es necesario borrar esa idea preconcebida sobre la marca española: “En la vieja Europa todavía queda ese poso de cómo pueden mirar a los vecinos del Sur como proveedores de tecnología”. A pesar de que la brecha se ha estrechado últimamente en el mercado global, todo esto supone un reto más para el progreso de una compañía aragonesa ambiciosa.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar