13.4 C
Zaragoza
12.8 C
Huesca
2.8 C
Teruel
28 febrero 2024

Penélope García, gerente y fundadora de Oleazara: “Los asiáticos consideran el AOVE como una medicina”

Penélope García es gerente de Oleazara, una empresa que lleva Aragón y su Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) por todo el planeta, desde EE.UU a Japón. Con una producción de 400.000 litros anuales, Oleazara apuesta por una calidad exquisita basada en respecto por el medio ambiente y una forma de extracción en frío que permiten que todas las propiedades de la oliva (consideradas como medicina por sus clientes asiáticos) se mantengan intactas. Un AOVE elegido por el chef internacional Ferrán Adriá como uno de sus cuatro productos aragoneses favoritos, y que está en permanente evolución, con los aceites infusionados y las perlas de AOVE como últimas variedades.

Oleazara obtiene toda su producción de tres olivares: uno de ellos, ubicado en Castejón de Valdejasa, de donde se obtiene el empeltre, el hojiblanca y el picual (estas dos últimas variedades destinadas al infusionado); otro en Bierge, con olivares milenarios y centenarios, y variedades de oliva que solamente se dan en esa zona, como la Royeta o la Lecciana; y otro en La Almunia, de donde se obtiene la oliva para hacer el AOVE Goldlis y el AOVE ecológico. El prensado en frío, unido a una recolección temprana y la ubicación de la almazara a escasos diez minutos del punto de recolección, hacen que los aromas, sabores y propiedades extraordinarias del llamado oro líquido se mantengan intactas. Ciervos, conejos y jabalíes pasean por entre los olivares de Oleazara, en una bella estampa que fascina a sus distribuidores, particularmente los asiáticos, cuando vienen de visita. Un paraje seductor con el que la fundadora de esta empresa no solamente muestra el valor de su AOVE, sino también el de la tierra que lo vio nacer, Aragón.

¿Cómo nació Oleazara?

Durante 32 años estuve trabajando en una empresa familiar de conductos de ventilación y climatización, pero al fallecer mi padre muy joven, con 56 años, mis tres hermanas y yo tuvimos que tomar las riendas de la empresa. En 2010 llegó la crisis de la construcción, y con ella comenzaron los impagos. Por ejemplo, Agapito, el expresidente del Real Zaragoza, nos dejó a deber 400.000 euros de las obras de las naves de PLA-ZA. Además de otras constructoras que cerraron en aquellos años. Al final acabamos en el 2015 con una deuda de 600.000 euros a la que no pudimos hacer frente. Hicimos un concurso de acreedores y yo me pregunté: “¿Qué hago yo ahora con mi vida?”.

¿Surgió entonces la idea de montar otro negocio?

Mis hermanas decidieron abrir otra empresa de conductos de ventilación, y mientras tanto a mí me llegó una información del Instituto Aragonés de Fomento (IAF), que empezaba entonces con su Programa de Emprendimiento Agroalimentario, y me apunté. En aquel momento yo tenía 53 años. El curso duró un año, recibimos una formación buenísima, había profesores de todos los ámbitos: marketing, economía, seguridad alimentaria… Una vez terminó el curso nos asignaron mentores. Los había muy potentes, como el director de La Zaragozana, el director del Grupo Jorge, el director de Conservas Calanda… A mí me asignaron a este último como tutor y la verdad es que aprendí muchísimo con él.

EQUIPO OLEAZARA Penélope García, gerente y fundadora de Oleazara
Oleazara es una iniciativa de Penélope García (arriba derecha), su gerente y fundadora. Pilar Real (arriba izquierda) se encarga área financiera, y las hijas de la fundadora (abajo), Juncal Santamera (graduada en Marketing y Publicidad) y Penélope Santamera (Arquitecta), se encargan del área de marketing y desarrollo de marca, y de etiquetado, respectivamente.

¿Qué le llevó a apostar por la creación de una empresa especializada en AOVE aragonés?

Durante el curso en el IAF, una de las profesoras dijo que los italianos venían a España con camiones cisterna de 10.000 litros, los cargaban de aceite, se lo llevaban a Italia, lo envasaban allí, y decían que era aceite italiano.

en la formación del iaf me comentaron que los italianos venían a españa a cargar aceite para envasar en italia.

Así que pensé que, si los italianos hacían eso, yo también podía hacerlo. Empecé con una almazara del Bajo Aragón, y más tarde, en IFEMA, aquí en Zaragoza, conocí a un ingeniero agrónomo y al propietario de una almazara. Firmamos un acuerdo de colaboración y empezamos a trabajar juntos en 2016.

¿Cuál fue su primer mercado?

Desde el principio yo tenía claro que tenía que exportar. En la empresa de mi padre yo ya empecé a exportar. En el sur de Francia, hicimos la climatización y la ventilación de un hospital en Auch. En Argelia montamos una empresa, hicimos la Renault en Orán, en Constantina hicimos laboratorios de farmacia… ya conocía cómo funcionaba la exportación. Al final, cuando exportas te da igual exportar melocotones, que chapa, que aceite, que lo que sea. Porque ya sabes cómo hacerlo.

Un año después de fundar Oleazara comenzamos a exportar AOVE a Japón y a Texas, en EEUU, gracias a unos distribuidores que conocí a través de Linkedin. A través de BNI, una organización internacional de networking empresarial, conocí a mi distribuidor en Hong Kong y las distribuidoras de Dubai.

Aceite de Oleazara
El aceite de Oleazara es de recolección temprana y de prensado en frío, por lo que conserva todas las propiedades beneficiosas de la oliva.

¿En qué mercados está pensando introducir el AOVE de Oleazara?

Estamos intentando entrar en Australia, y también en Corea del Sur y Singapur, porque veo que los mercados asiáticos aprecian muchísimo la gastronomía española, sobre todo cuando es de primera calidad. Ven el AOVE como una medicina.

¿Los clientes asiáticos ven el AOVE como una medicina?

En España estamos tan familiarizados con el aceite que no lo vemos como una medicina, pero realmente lo es. En Oleazara somos especialistas en extraer el máximo de polifenoles, vitaminas, antioxidantes y oleocanthal. El oleocanthal es un antiinflamatorio que tiene el olivo de forma natural y que en Oleazara extraemos al máximo, y esto en Asia lo ven como una medicina.

Cuando enviamos los análisis de nuestros aceites a nuestros clientes asiáticos, se quedan maravillados.

Además, el AOVE es un producto bueno para el corazón, baja el colesterol malo y sube el colesterol bueno. Cuando enviamos los análisis de los aceites allí, se quedan maravillados. Además, hacemos recolecciones tempranas, es decir, que si aquí en Aragón se recoge la oliva en diciembre, nosotras las recogemos la segunda semana de octubre. Sacamos menos rendimiento graso, sale menos aceite, pero a cambio obtenemos sabores y aromas muy frutados, muy herbáceos… muy a naturaleza.

Vídeo promocional de Oleazara con subtítulos en japonés.

El prensado del AOVE de Oleazara se hace en frío. ¿De qué forma influye la forma de extracción del jugo en la calidad del producto?

La extracción en Oleazara es completamente en frío. En Andalucía, por ejemplo, obtienen muchísima cantidad de aceite, pero al meterle calor para sacar el doble de producción (ya que cuando metes calor exprimes mucho más la aceituna), eliminas muchos aromas, sabor y propiedades saludables del aceite. Nosotras extraemos en frío porque apostamos más por la calidad que por la cantidad.

Y esa calidad exquisita es lo que el mercado asiático más aprecia

En los supermercados, y esto funciona en todos los países, van a precio, y no les importa la calidad. Pero nosotras nos acercamos a mercados muy gourmet, que apuestan más por la calidad que por la cantidad. A mí me decían al principio que no iba a vender el producto por el precio, que al ser recolección temprana iba a ser carísimo… pero siempre hay un target para cada producto.

Productos Oleazara
Oleazara cuenta con una amplia variedad de productos, desde AOVE ecológico hasta AOVE infusionado, patés de aceitunas o mermeladas.

¿Cuál es el mejor mercado que tiene Oleazara en este momento?

Hong Kong y Japón, los asiáticos para mí son los mejores. Además, son muy respetuosos con nuestra filosofía de sostenibilidad y respeto por la naturaleza. En estos momentos tenemos tres olivares: uno en Castejón de Valdejasa, que es donde tenemos el empeltre, el hojiblanca y el picual (estas dos últimas variedades las infusionamos); otro en Bierge, con olivares milenarios y centenarios, y variedades que solamente están allí, en esa zona, como la Royeta o la Lecciana; y otro en La Almunia, donde extraemos la oliva para hacer el aceite Goldlis y el aceite ecológico. Cuando los distribuidores asiáticos vienen de visita y ven los olivares, que están llenos de pájaros, que hay incluso ciervos, que ven jabalís y conejos… se quedan maravillados. Los olivares no están cercados, es un hábitat natural. Además, dejamos la cubierta vegetal, no la quitamos como se hacía antes, por lo que la fauna local alimenta al propio olivo, una técnica que hace que el aceite sea de una calidad impresionante. Todo influye en la calidad: el olivar, la poda, el clima, la cercanía de la almazara… Esto último es muy importante, porque la oliva en cuanto la arrancas del árbol se empieza a oxidar y el sabor cambia.

cuando los clientes asiáticos vienen de visita y ven los olivares, con pájaros, ciervos, jabalís y conejos, se quedan maravillados.

Por eso es importantísimo que en cuanto se recolecta llegue cuanto antes a la almazara, es importante que esté cerca para que el proceso de transporte no dure más de diez minutos. Como buscamos sabores muy puros, se tiene en cuenta la distancia a la almazara, el tipo de contenedor para que no se recaliente y no se atroje y con ello nos dé problemas de sabor y de aroma. Se transporta en cajas abiertas para que la oliva vaya ventilada y no se aplaste, y en lugar de ser contenedores de mil kilos se lleva en cajas de fruta de 250 kilos. Todos esos pequeños detalles hacen que sean unos aceites puros y no tengan ni un solo defecto.

Y eso hace que el cliente asiático lo valore mucho más, tanto el producto como el proceso

Muchísimo más, ellos lo aman, porque en la filosofía oriental y asiática eso se aprecia muchísimo. Cuando vienen de visita se enamoran del olivar, de todo el proceso.

La empresa partió de cero, gracias, entre otras cosas, a la ayuda de instituciones como el Instituto Aragonés de Fomento (IAF). ¿Qué papel cree que tienen las instituciones públicas en la generación y consolidación de tejido empresarial en un territorio?

A mí el IAF me ayudó muchísimo en todos los sentidos, porque cuando acabamos el programa me dieron la oportunidad de entrar en el CEEI Aragón. El CEEI está dedicado a empresas tecnológicas, pero me hicieron el gran favor de darme un espacio, muy barato. Allí puede desarrollar la empresa durante los primeros cinco años, lo que me permitió `respirar´ y `hacer sangre´, para poder seguir con la iniciativa. A mí el IAF y el CEEI Aragón me ayudaron muchísimo, y estoy muy agradecida.

Oleazara AOVE
Clientes asiáticos prueban los productos de Oleazara.

¿Y a nivel de exportación?

Es complicado, quien nos ayuda es Aragón Exterior y el ICEX España Exportación e Inversiones. Cuando voy a ferias veo que cada comunidad autónoma apoya a su región y subvenciona el tema de las ferias, algo que no se hace en Aragón. Eso a nosotros nos daría un impulso muy grande, porque una feria cuesta mucho dinero, y son lo que nos hacen visibles de cara al exterior.

¿A qué ferias suelen ir habitualmente?

Alimentaria, en Barcelona o Sial, en Paris. Los días 10, 11 y 12 de mayo vamos a ir a la feria de Hofex, en Hong Kong. Allí el distribuidor paga la mitad del stand y Oleazara la otra mitad. Yo hablé con el ICEX para ver si podrían subvencionarnos las ferias, y me dijeron que no. Por eso tengo que llegar a acuerdos con los distribuidores, que me dicen que, por ejemplo, los stands de Francia están subvencionados. Nosotras somos una pyme, no tenemos el pulmón de las grandes empresas para afrontar este tipo de ferias.

Olivares de Oleazara.
Olivares de Oleazara.

Oleazara es una empresa orientada a la exportación. ¿Cuáles han sido las dificultades y las ventajas que han encontrado en su fase de internacionalización?

Mi mercado es el mercado exterior. Nosotras hacemos siempre un estudio de mercado para ver qué países tienen un poder adquisitivo medio-alto. Estuve cuatro años intentando entrar en la India porque pensaba que era un mercado grande y tendría oportunidad, pero allí tienen un poder adquisitivo medio-bajo, y no se gastan mucho dinero en productos gourmet, a pesar de que en la India hay un sector de la población muy rico.

Tenemos una producción de 400.000 litros anuales, cuando se acaba, se acaba.

Una vez que hacemos el estudio de mercado, decidimos si entramos en un país u otro. En Latinoamérica, por ejemplo, los mercados brasileños, colombianos y mexicanos son buenos para Oleazara, el resto no, y lo sabemos porque ya lo hemos intentado. En Asia hemos comprobado que Japón, Hong Kong, Corea del Sur, Singapur o Filipinas son buenos mercados, pero no podemos ir a todos, así que primero hacemos un estudio para saber en qué mercado encaja mejor la empresa.

Además, debido a las características de la extracción del aceite, la producción es limitada

Tenemos una producción de 400.000 litros de AOVE anuales, y cuando se acaba, se acaba. La segunda quincena de octubre se empieza con la extracción, y si ha habido buena cosecha el aceite dura hasta septiembre del año siguiente. Si la cosecha no ha sido tan buena (ahora con la sequía nos está afectando bastante), se puede acabar la producción en julio o en agosto. Llenamos la bodega, y cuando se vacía, ya no hay más hasta la siguiente cosecha.

¿Eso limita también el crecimiento de la empresa?

No queremos crecer más, si yo apostara por cantidad, tendría que competir con el sur de España y eso es imposible. Porque aquí en España se produce el 65% de la producción mundial, somos los mayores productores a nivel mundial.

Aunque la fama se la llevan los italianos

En Italia hacen muy buenos aceites, pero la producción es chiquitita. Lo que pasa es que compran aceite de aquí y se lo llevan allí.

españa produce el 65% de la producción mundial de aceite, somos los mayores productores 

¿Qué visión cree que tienen los mercados internacionales de los productos agroalimentarios aragoneses?

Aragón no se conoce, se conoce a España. Pero el concepto de España, el de la producción agroalimentaria española, lo tienen muy alto. En los mercados asiáticos se considera que España está a un nivel bastante alto. Los norteamericanos conocen más Italia y Grecia que España: Italia lo ha hecho muy bien a nivel de marketing.

Penélope García (Oleazara) con Ferrán Adriá
Penélope García con Ferrán Adriá.

Ferrán Adriá eligió uno de sus AOVE como uno de los cuatro productos que más le sorprendieron de Aragón

Cuando vino Ferrán Adriá a Aragón, antes de la pandemia, quiso elegir cuatro productos que le sorprendieran mucho de la comunidad. Escogió la trenza de Almudévar, la longaniza de Graus, las frutas desecadas de Conservas Calanda y el AOVE Goldlis de Oleazara. Adriá nos dijo que maridándolo con tomate rosa de Barbastro era la mezcla perfecta, puesto que al tener la aceituna arbosana un sabor dulce, con el tomate rosa maridaba a la perfección. Que eligiera nuestro aceite nos abrió puertas, porque en Japón Ferrán Adriá es lo más, hasta el emperador de Japón lo recibió.

¿Qué novedades tiene Oleazara para este año?

A las ferias, cada año, llevamos productos nuevos. En la feria Alimentaria, en Barcelona, empezamos a infusionar: AOVE infusionado con tomate seco y albahaca; AOVE infusionado con trufa negra de Aragón; y AOVE infusionado con cilantro y chili. Fue un éxito, porque además el diseño del envase es muy atractivo, colorido y actual, en forma de lata de 250 ml. También llevamos a la feria Alimentaria los aceites de las variedades de olivos centenarios, como el AOVE variedad Royeta, el AOVE variedad Empeltre o el AOVE variedad Lecciana, todos ellos en peligro de extinción y en proceso de reconversión. Ahora cuando vayamos a la feria de Hofax en Hong Kong llevaremos unas perlas de AOVE hechas con los aceites infusionados, así como aceitunas infusionadas con esos aceites.

Oleazara entrevista
Oleazara ofrece una selección de aceites infusionados: AOVE infusionado con tomate seco y albahaca; AOVE infusionado con trufa negra de Aragón; y AOVE infusionado con cilantro y chili.

Usted forma parte de varias asociaciones empresariales. ¿En qué medida el asociacionismo empresarial ha influido en el crecimiento de Oleazara?

La única asociación empresarial a la que pertenezco ahora es BNI, una organización internacional de empresarios que me ha abierto muchas puertas. Cuando estás en BNI, no vas a vender tu producto a puerta fría. Dentro de BNI, que está en todas las ciudades del mundo, existe la Red Nacional de Alimentos (RALIE), donde estamos todos los productores de alimentos de España con presencia en la organización. Dentro de RALIE hay cuatro grupos: el nacional, el internacional, que lo llevo yo con el apoyo de otras dos personas, el de ferias y eventos y el de marketing. En el grupo internacional tenemos entrevistas, lo que internamente llamamos uno a uno, todas las semanas con personas de otros países que trabajan en el sector agroalimentario. Y paralelamente, participamos en grupos de BNI de la India, de Singapur, de Filipinas… y eso abre muchas puertas para la exportación.

para mi es muy importante dar a conocer lo que es aragón, nuestra tierra y sus sabores.

Linkedin también me ha servido mucho, allí encontré a los distribuidores de Japón y de Texas. Para conseguir estos clientes tuve que ganarme poco a poco su confianza. La confianza es básica en todas las relaciones, personales y profesionales. Lo que hice fue ir seduciéndoles con fotos y vídeos del olivar, de los ciervos que están allí comiendo, los nidos que hay en los olivos, la primera extracción de la aceituna… les mando nuestras costumbres, platos que cocinamos en casa, cosas de Aragón como el ternasco… a veces pienso que, si los vídeos pudieran tener olor, sería tremendo.

 

¿Cómo ve Oleazara en los próximos años?

Quiero hacer de Oleazara una empresa sostenible, con un producto muy sano que da la naturaleza. Podemos extraer todo lo bueno que nos da la naturaleza sin explotación, por eso digo que no quiero cantidad, quiero calidad. No es necesario sobreexplotar los recursos que la tierra nos da, para mí es muy importante cuidar la tierra, crear un ecosistema, que en el olivar todo se vaya regenerando, que la fauna que hay en el suelo alimente el olivar sin tener que usar ciertos productos. El tema ecológico es muy importante para mí también, el Comité de Agricultura Ecológica es muy estricto: analizan la tierra cada seis meses durante cuatro años hasta que te dan la certificación ecológica. Si puedo hacer todo eso, vender la marca de mi empresa, y dedicarme a ayudar a otras personas, ese sería mi objetivo de vida. Vamos pasando etapas en la vida, ahora siento que como estoy en una posición privilegiada (porque cuando vivimos en Europa somos privilegiados), quiero hacer algo importante para ayudar a la gente.

Durante estos ocho años en Oleazara para mí ha sido también muy importante dar a conocer lo que es Aragón, nuestra tierra, por qué los productos agroalimentarios son diferentes aquí, sus sabores. A mí no me conocen por España, yo cuando voy fuera digo que soy de Aragón.

Instalaciones de Oleazara.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar