33.5 C
Zaragoza
31.1 C
Huesca
28.1 C
Teruel
16 julio 2024

Vuelve la Quebrantahuesos, la prueba ciclista en pleno Pirineo que cautiva a miles de personas de casi 50 países

Quebrantahuesos, su propio nombre lo indica y las cifras lo avalan: 200 kilómetros de recorrido y 3.500 metros de desnivel para un trazado que incluye cuatro puertos de montaña del Pirineo a lo largo de España y Francia. Esta sería la versión resumida de una prueba cicloturista que muchos consideran la mejor marcha de gran fondo del país; no obstante, detrás hay mucho más. Prueba de ello, los 9.000 participantes -11.500 si se suman los 2.500 de la Treparriscos, su trazado más corto, de 85 kilómetros- a los que cautivó en 2019, de 47 nacionalidades distintas. Todo ello, en un entorno natural como el de los pirineos, lo que convierte a esta prueba en un verdadero tractor turístico para el territorio, que se llena durante los días de su celebración.

En 2022, el tiempo no ha jugado a favor la exigente prueba. Programada en el mes de junio, tuvo que retrasarse hasta septiembre a causa de la ola de calor. Por ello, este sábado, a las 8 de la mañana, saldrán de Sabiñánigo (Huesca) los corredores que formarán parte de la trigésimo primera edición de la Quebrantahuesos. Tres cuartos de hora después lo harán los participantes de la Treparriscos, su ‘hermana pequeña’. De nuevo, el clima no está siendo clemente, ya que se espera lluvia e incluso no se descarta alguna tormenta, algo que no ha desmotivado a los alrededor de 5.500 participantes que se sumarán en esta ocasión.

“Es una de las cicloturistas a las que hay que ponerle una equis”, destaca el zaragozano Rubén Sorolla, quien ha participado en cinco ocasiones. “En España es un referente entre todas las cicloturistas, diría que es la que más prestigio tiene”, afirma.

Sin embargo, este experimentado ciclista subraya la importancia de tener en cuenta el tiempo a la hora de montarse en la bici. “Estamos hablando de que estás en el Pirineo, en otoño, y no es lo mismo cuando vas en junio”, advierte. Por ello, recomienda llevar el equipo adecuado para un espacio de montaña en el que el cielo puede cambiar rápidamente: “Hay que tenerle respeto”, asevera.

El año pasado, de hecho, el agua también hizo acto de presencia de manera insistente. En esa ocasión fueron cerca de 2.000 los valientes que se enfrentaron al exigente recorrido y a unas condiciones climatológicas adversas.

Un trazado mítico

En su versión de Gran Fondo, los dos centenares de kilómetros de la Quebrantahuesos atraviesan cuatro puertos de montaña, algunos de ellos, clásicos del Tour de Francia. En concreto, los corredores deben completar los puertos del Somport, Marie Blanque, Portalet y Hoz de Jaca. En su trazado corto, la Treparriscos, que cumple ya 18 entregas, las cifras no son tan exigentes, aunque tampoco se deben subestimar: 85 kilómetros de longitud y 1.350 metros de desnivel, con dos puertos de montaña como el de Potefablo y el de Petralva.

A lo largo del recorrido, dos avituallamientos líquidos y seis mixtos -uno y tres, respectivamente, en la Treparriscos- estarán a disposición de los corredores, incluyendo opciones sin gluten. También tendrán diferentes puntos de atención mecánica y la ayuda de un equipo de voluntarios.

La prueba la organiza la Peña Ciclista Edelweiss, cuyo presidente es uno de los nombres más destacados del ciclismo español en las últimas décadas, Fernando Escartín. No es el único deportista ilustre asociado a este recorrido, ya que en anteriores ediciones han estado presentes leyendas del ciclismo como el pentacampeón del Tour, Miguel Induráin, y otros gigantes como Alberto Contador, Edurne Pasabán y Purito Rodríguez. Y no solo ciclistas, ya que también se ha visto encima de la bici al piloto de Moto GP Aleix Espargaró.

Más allá de celebridades, el perfil medio del participante de la Quebrantahuesos es el de un varón, entre 35 y 42 años. Por países, las tres nacionalidades más habituales son la española, la francesa y la británica y, dentro del plano nacional, Comunidad Valencia, Aragón, País Vasco y Cataluña son los territorios más representados.

La popularidad de la Quebrantahuesos, el valor natural de su trazado y la seguridad de los participantes hacen que desde la organización realicen un sorteo de las plazas finales (En anteriores ocasiones, la prueba ha recibido más de 14.000 solicitudes), para el que es necesario contar con una licencia de ciclismo de la federación nacional adscrita a la Unión Ciclista Internacional (UCI), con un seguro cuya cobertura incluya España y Francia.

Además, para correr en la Quebrantahuesos Gran Fondo es obligatorio estar en posesión de un certificado médico vigente que acredite que el participante es apto para este tipo de pruebas.

Esa exigencia física la pone de manifiesto Sorolla, que afirma que se trata de una prueba para la que es necesario “hacer una preparación de varios meses”, mínimo, de “16 semanas”, añade.

Es exigente; tiene esa distancia mítica de 200 kilómetros, puertos que se han pasado en el Tour… tiene un poquito de todo que le da una mística que, con una preparación, es asequible hacerla”, relata sobre el trazado.

No solo bici: 30.000 visitantes en la zona

Aunque el atractivo desde el plano deportivo resulta evidente, la Quebrantahuesos trasciende a las dos ruedas y supone un acontecimiento de primer orden para el turismo de la zona. La propia organización estima que, además de los 11.500 participantes que hubo en 2019, por las calles de Sabiñánigo (9.200 habitantes) también llegaron otras 30.000 personas más, entre acompañantes y organizadores.

Lo mismo se observa en los comercios, incluso, en la capital aragonesa. Rubén, también dueño en Zaragoza de la tienda Velocípedos Sorolla, da cuenta de ello: “En el negocio se nota y bastante”, señala. Así, observa cómo la clientela, semanas antes de celebrarse la prueba, acude a su establecimiento para adquirir productos como botellines de agua, barritas energéticas y geles o para dar un repaso a la bici. “En Aragón, la Quebrantahuesos tiene mucho tirón”, destaca.

Este experto en el mundo de la bicicleta, además, considera que no es necesario contar con una máquina específica para participar. “No es limitante”, afirma. “Para iniciarte, con cualquier tipo de bici vale, siempre y cuando lleves un desarrollo adecuado a tus características de ciclista”, explica.

Antes de que todo comience este sábado, los participantes podrán recoger sus dorsales este viernes desde las 10.00 y hasta las 20.30 horas. También lo podrán hacer el mismo día de la prueba, a partir de las 6.15 horas y hasta una hora antes de la salida de la Quebrantahuesos.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar