25.9 C
Zaragoza
21.7 C
Huesca
15.2 C
Teruel
4 octubre 2022

Apadrina Un Olivo, un proyecto que recupera el futuro del medio rural

Oliete está situado entre Teruel y Zaragoza. Este pueblo tiene poco más de 300 habitantes pero casi 6.000 madrinas y padrinos ¿Te suena raro? Te lo explicamos: Se trata de personas e instituciones que han decidido apadrinar alguno de los olivos centenarios plantados hace generaciones junto al pueblo, y que, al igual que sus calles, se han ido abandonando en la segunda mitad del siglo XX.

En menos de 100 años, Oliete ha perdido más de 2.000 vecinos. Con ellos se fueron proyectos, negocios y, sobre todo, el futuro de la localidad. Es lo que detectaron los responsables de la iniciativa Apadrina un Olivo cuando, en 2014, decidieron hacer algo para, al menos, conseguir que los olietanos se quedaran en el pueblo. Observaron que hay una gran cantidad de olivos centenarios en los campos anexos a la localidad, árboles cuyos frutos ya no se recogían porque sus dueños se marcharon. Vieron la oportunidad y se pusieron a trabajar.

Siete años después, esta iniciativa ha recuperado casi 15.000 olivos de entre 100 y 1.000 años gracias a la colaboración de casi seis millares de padrinos y madrinas, el motor de este proyecto, como explica Alberto Alfonso, cofundador de Apadrina un Olivo, son “personas que no solo bautizan a su olivo y reciben el aceite (Denominación de Origen Protegida Aceite del Bajo Aragón) que se elabora con sus frutos, también son embajadores de la lucha contra la despoblación y garantizan el futuro de una localidad del medio rural”. Y lo hacen promoviendo negocios e iniciativas que parten de Apadrina un Olivo pero también fomentando el turismo en la zona, porque es habitual que muchos de los colaboradores quieran viajar hasta Oliete para conocer a su apadrinado, bautizarlo y participar en actividades como catas de aceite. “Esto ayuda a la proyección del pueblo y de Aragón, porque la gente viene a visitar su olivo y descubre el parque cultural del Río Martín, los atractivos que tenemos en el pueblo y en la provincia”, señala Alfonso.

Cuando los padrinos y madrinas visitan Oliete, están acompañados de alguna de las personas que trabaja en la iniciativa, muchos con discapacidad intelectual o en riesgo de exclusión. En total, Apadrina un Olivo da empleo a doce familias. Son quienes se encargan de cuidar de los árboles, desbrozar, elaborar el aceite, empaquetarlo o enviarlo, puestos de trabajo que se han creado en el medio rural. Muchos han regresado al pueblo de sus antepasados, otros han llegado atraídos por la iniciativa.

En menos de 100 años Oliete ha perdido más de 2.000 vecinos, pero gracias a apadrinaunolivo.org ha recuperado población y empleado a más de una decena de personas. (Foto. E. Setuáin)

Además, la recuperación de la almazara ha permitido comprar aceitunas a un precio justo a 150 agricultores de la zona, que proporcionan materia prima para elaborar alrededor de 40.000 litros de aceite anuales. De ellos, cada padrino recibe dos al año para agradecer su colaboración.

La mayoría están en España, pero los hay también en Francia, Bélgica, Estados Unidos o hasta en China. Y hay sitio para muchos más, el objetivo de Apadrina un Olivo es recuperar los 100.000 olivos que en su día fueron la riqueza de esta zona de Teruel y ahora son la base de un proyecto que vuelve a darle vida.

Como explica Alberto Alfonso, el boom internacional llegó tras incluirse el proyecto en una iniciativa solidaria que hizo que 50 periódicos de todo el mundo se hicieran eco. “Eso nos trajo padrinos de hasta 27 países del mundo”.

Dar valor a un producto propio del territorio, favorecer la economía de los productores locales, atraer inversión y visitantes… eso es solo una parte de lo que ha conseguido Apadrina un Olivo.

Una idea que genera otros proyectos

Las visitas de los padrinos tienen una parte emocional por conocer el olivo apadrinado, pero también disfrutan de la gastronomía y el turismo de Oliete y sus alrededores, como la Sima de San Pedro, los poblados íberos o la zona minera.

Además de las propias plantaciones de olivos y las instalaciones para envasar el aceite, el proyecto cuenta con dos instalaciones para transformar la materia prima: una almazara en el propio pueblo de Oliete y una planta conservera que se acaba de recuperar en Alacón, una localidad cercana. Allí se utiliza el aceite para elaborar conservas de alcachofas, pimientos, olivas, puerros…se ha creado pues otro negocio en el medio rural gracias a Apadrina un Olivo.

De hecho, la recuperación de las conservas artesanas ha propiciado la creación de una marca propia para distribuir estos mercados, Mi Huerto, que ya ha generado varios puestos de trabajo y quiere conseguir que más familias vivan en Alacón para recuperar la actividad agrícola, que se había ido abandonando por la falta de relevo generacional.

Los fundadores de Apadrina un Olivo trabajan también para poner en marcha en Oliete una “aceleradora” de proyectos que generen un impacto positivo en la zona, para reproducir iniciativas como la suya, y que servirían para asentar población en el medio rural.

Por eso, Apadrina un Olivo no es solo una alternativa de futuro para Oliete, sino el motor de muchos proyectos que pueden servir para revitalizar esta zona de la provincia turolense.

Un pedazo de pueblo

Cuando los padrinos y madrinas reciben los pedidos, leen en la caja una curiosa inscripción: “Aquí dentro va un pedazo de pueblo”. Una frase que da valor al producto que reciben, elaborado de forma artesanal, pero también encierra el espíritu de Apadrina un Olivo, porque con cada apadrinamiento se genera un vínculo entre quien lo recibe y Oliete, fomentando un amor por el territorio y el medio rural que es, en última instancia, el objetivo de esta iniciativa. Ese, y cuidar de unos árboles que dieron riqueza al pueblo durante generaciones y deben seguir haciéndolo para las próximas. Por eso este es un proyecto social, ambiental y de desarrollo rural.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar