15.3 C
Zaragoza
12.3 C
Huesca
7.3 C
Teruel
21 abril 2024

Arrancan los Festivales de los Castillos 2023

El festival presenta su sexta edición con más de 45 artistas del mundo de la música, danza, circo y lírica

Grisel, Alfajarín e Illueca serán las primeras de las 10 fortalezas que se convierten en escenario este verano del 1 de julio al 3 de septiembre

Los Festivales de los Castillos arrancan su sexta edición con 10 fortalezas que conformarán el circuito este verano. Durante su celebración, del 8 de julio al 3 de septiembre, se podrá disfrutar de las artes musicales y escénicas en los castillos de Grisel, Alfajarín, Illueca, Mesones de Isuela, Jarque de Moncayo, Valderrobres, Albalate del Arzobispo, Sádaba, Puerta al Mediterráneo (Rubielos de Mora y Mora de Rubielos), San Agustín y Fraga. 

La música, la danza, el teatro, el humor y la lírica inundan algunas de las fortificaciones más importes de la región de la mano de más de 45 artistas entre los que destacan Antológica Zarzuela con Montserrat Martí Caballé, Vanesa García simón, Beatriz Gimeno y Nacho del Río, los Wax&Boogie o los músicos Joaquín Pardilla Sexteto, Celino Gracia y Ariadna Redondo. Además, se podrá disfrutar de diferentes musicales y representaciones teatrales como Peliculeras de Factory o Trash! De Yllana, dónde se muestran las diferentes posibilidades de reciclaje a través de la percusión, el movimiento y el humor. Una programación variada que hará disfrutar a todos los públicos.

El festival dio comienzo el día 1 de julio en el Castillo del Grisel con la música de autor del turolense Celino Gracia y continúa este sábado con la fusión de jazz, bosa-nova, flamenco, música clásica, blues y más de Cloisterout. Además, su programación se extiende hasta el 22 de julio con Ariadna Redondo, el 29 de julio con el dúo de folk Vegetal Jam y el 5 de agosto con la guitarra y voz de Chabi Benede & Silvia Solans. Los días 14 y 15 de julio, la música llega al Castillo de Alfajarín con el trío Wax & Boogie llevando lo mejor del blues, soul y rock internacional a la localidad. Al día siguiente, la música continuará con el ainsetano Joaquín Pardinilla Sexteto, quien inundará con su especial visión del folklore aragonés las piedras del Castillo de los Cornel. Antológica Zarzuela aterrizará con un gran despliegue de artistas, que contará con invitados con Miguel Á. Berna y Beatriz Bernad en el Castillo de Illueca el 15 de julio y el teatro, el 22 de julio con Trash! de Yllana. La compra de entradas ya está disponible en los Ayuntamientos y en www.aragontickets.com

Aunque hasta dentro de un par de semanas no se revelará la programación completa de los festivales, ya se conocen las fechas para cada una de las fortalezas que acogerán a los artistas de esta edición: Mesones de Isuela (21 y 22 de julio); Jarque (28, 29 y 30 de julio); Valderrobres (del 3, 4, 5 y 6 de agosto); Albalate del Arzobispo (4, 5 y 6 de agosto); Sádaba (10, 11, 12 y 13 de agosto); Puerta al Mediterráneo: Mora de Rubielos y Rubielos de Mora (Del 9 al 20 de agosto); San Agustín (22 de agosto); Fraga (31 de agosto, 1, 2 y 3 de septiembre).

Recorrido por diez fortalezas

Del 1 de julio al 3 de septiembre, lo mejor de las artes escénicas del panorama territorial y nacional, recorrerán los castillos más emblemáticos de las tres provincias de Aragón. Durante dos meses, sus piedras serán testigo de más de 45 actuaciones vinculadas a las artes escénicas, con teatro, música, circo, danza y mucho humor. Todo con el fin de ofrecer una programación ecléctica que abarque distintas manifestaciones artísticas para llegar a diferentes públicos: turistas, población estable, familias, mayores e, incluso, a los más jóvenes. Y es que es objetivo es, sobre todo, acercar la cultura de primer nivel al entorno rural, pero también promover sus atractivos turísticos a través de estos emblemáticos y épicos castillos y sumarnos a la lucha contra la despoblación. 

Apuesta por el arte en el entorno rural

El arte y la cultura nos hacen mejores personas y la inversión en la misma conlleva que el bienestar ciudadano aumente en todas sus dimensiones. Los Festivales de los Castillos generan un efecto en la sociedad rural aragonesa, consecuencia indirecta de su acción, y un impacto que no es controlable por él mismo, pasamos del impacto organizacional, lo que depende de nosotros, al impacto social, ajeno a nuestro control, representado por el interés de la ciudadanía, su pensamiento crítico, su curiosidad, etc y al impacto económico. 

En 2017 y tras la experiencia de gestión por parte del equipo en las ediciones del Festival Puerta al Mediterráneo desde 2008, la organización decidió a plantear a varios municipios de la geografía aragonesas con castillos en sus núcleos o términos municipales, la posibilidad de participar en un proyecto en común capaz de aglutinar a pueblos de las tres provincias aragonesas y distintas comarcas. Primero fueron los municipios en los que en algún momento se habían celebrado festivales y en ese momento estaban desaparecidos, como el caso de Valderrobres y el del Castillo-Palacio del Papa Luna en Illueca.

A la vez que se planteó el proyecto en nuevas sedes que no habían albergado eventos similares, como el caso del Castillo de Sádaba, paralelo a un proyecto de dinamización turística y cultural en la zona o el Castillo de Mesones de Isuela, en el que la Comarca del Aranda tenía especial interés en revitalizar más allá de las visitas guiadas.  Un año después se sumó el Castillo-Palacio arzobispal de Albalate del Arzobispo y el siempre imponente Castillo de Loarre en la provincia de Huesca que participó en una única edición. En 2021 se incorporaron los castillos de Alfajarín en la provincia de Zaragoza, Lo Castell de Fraga en la de Huesca y el Castillo de Pradas en San Agustín en la de Teruel.  Un año después lo haría la fortaleza templaria de Monzón, que en esta edición no está presente por el cierre temporal por mejoras.   

El festival cumple seis ediciones en estos escenarios de marco incomparable que siguen acogiendo a infinidad de artistas nacionales y aragonés sobre todo, manteniendo una apuesta importante por la reversión del trabajo y la economía en las compañías y empresas del territorio, ofreciendo una programación cultural diversa que se adapta a todos los perfiles de públicos, que facilita el intercambio de espectadores y que fomenta otras iniciativas culturales y sociales que suceden por sí mismas en cada uno de los pueblos participantes. 

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar