15.3 C
Zaragoza
12.3 C
Huesca
7.3 C
Teruel
21 abril 2024

Huesca emprende su viaje hacia el turismo de estrellas

El astroturismo se posiciona como una de las apuestas para atraer visitantes de la provincia altoaragonesa. Su territorio goza de un firmamento propicio para la observación del firmamento.

La actriz Megan Montaner, la periodista Thais Villas o los reconocidos escritores Luz Gabás y Manuel Vilas son algunas de las estrellas que comenzaron a brillar en la Huesca de Joaquín Costa, Miguel Servet o Carlos Saura. Pero esta tierra tan prolífica de talento aspira ahora a atraer un turismo de estrellas que no se centra en estas luminosas personalidades, sino en lo que ven nuestros ojos cuando, de noche cerrada, miramos al firmamento.

Para comprobar hasta qué punto el cielo altoaragonés se presta a este turismo estelar o astroturismo, TuHuesca encargó a la Agrupación Astronómica de Huesca un estudio para comprobar su verdadero potencial.

El resultado de este trabajo, para el que hubo que recorrer miles de kilómetros con un vehículo equipado con un fotómetro, concluyó que es un cielo bueno o excelente, según las zonas.

Algo que confirma en una conversación con Go Aragón el físico Juan Castiella, uno de los artífices del documento, que defiende que “los cielos nocturnos en la provincia de Huesca tienen grandísimas posibilidades para el desarrollo del astroturismo, exceptuando algunas zonas donde las poblaciones se encuentran muy próximas”.

“En cuanto se sale de cualquier localidad, a los pocos kilómetros, las condiciones para la observación astronómica son de bastante buenas a muy buenas”, señala este miembro de la Asociación Astronómica oscense. De hecho, Castiella destaca que una de las grandes bondades de la provincia es que la población está muy repartida y no hay grandes núcleos, más allá de la capital.

No es baladí este asunto, pues la contaminación lumínica es el gran enemigo de la observación de estrellas, de manera que las condiciones ideales incluyen que los lugares escogidos estén lo más alejados posible de los núcleos de población -o que los que haya sean pequeños- y que estos municipios cuenten con una iluminación idónea para esta práctica.

El firmamento nocturno de Bujaruelo. FOTO: Fernando Blasco.
El firmamento nocturno de Bujaruelo. FOTO: TuHuesca.

“No solo influye el peso de la cantidad de población que hay en un lugar, sino también cómo han hecho las instalaciones para iluminar la localidad por la noche”, señala el experto.

Y aunque hay otros factores incontrolables, como por ejemplo, que la noche haya salido nublada, en general, lo más importante es estar alejados de grandes poblaciones. Por ello, la provincia de Huesca cuenta con ventajas para esta actividad si se compara con las de Madrid, Barcelona o incluso Zaragoza.

De Ribagorza al Sobrarbe

En el estudio del firmamento oscense se ha podido comprobar cómo los cielos de Ribagorza, donde hay una baja densidad poblacional, se prestan de forma continuada a una muy buena observación de las estrellas. Otro lugar más que adecuado es la zona del Sobrarbe, aunque “en cualquier comarca de Huesca, en cuanto sales de poblaciones, no hace falta alejarse mucho para tener sitios buenos donde observar”, apostilla el experto.

De hecho, en la provincia ya se desarrollan actividades como las del Planetario de Aragón, ubicado en el Parque Tecnológico Walqa, con observaciones a simple vista o con telescopios, y en algunas localidades donde ya es una costumbre veraniega.

Algunos ejemplos son las que se realizan durante el verano en el camping de Murillo de Tou y en Las Almunias de Rodellar. En opinión del miembro de la asociación astronómica, estas propuestas “se pueden extender a muchos sitios por todo el territorio”.

Unas lágrimas altoaragonesas

Las perseidas, estos “trocitos de cometa” cuyo máximo se observa en torno al 11 y 12 de agosto, deben su nombre popular al recuerdo del martirio del patrón de Huesca, San Lorenzo, que se celebra entonces, el día 10 de agosto. Así, la observación de las “lágrimas de San Lorenzo” es ya un clásico que goza de “mucho arraigo” en la provincia.

“Es una actividad para familias que está teniendo mucho tirón. Walqa nos cede amablemente una pradera muy grande en la que las personas pueden estar tumbadas encima de una mantita mirando al cielo y esperando a que caiga una estrella fugaz para pedir un deseo”, comenta Castiella.

El cielo del Puente de San Nicolas, en Bujaruelo. FOTO: Fernando Blasco.
El cielo del Puente de San Nicolas, en Bujaruelo. FOTO: TuHuesca.

Con estos mimbres, Turismo de la provincia de Huesca busca dar el siguiente paso: ofrecer a todos los interesados el resultado de este estudio y afrontar una planificación estratégica que pasa por la solicitud y consecución de las certificaciones Starlight, que acredita la excelencia de los cielos, y Dark-Sky, que mide la contaminación lumínica.

Además, como informan desde TuHuesca, para fomentar este turismo de estrellas es necesaria la formación, la inversión en infraestructuras, la reducción de la contaminación lumínica y las acciones de dinamización y desarrollo global de este tipo de producto. Todo ello, con un objetivo claro: convertir a la provincia en un destino de referencia en este sector.

Algunos referentes del turismo de estrellas

Si pensamos en algunos referentes de astroturismo en España encontramos las islas Canarias que, como señala el físico, son “un caso especial y pionero”. “Realmente, no fue por el turismo de estrellas, sino por disponer de lugares protegidos para que instituciones internacionales instalaran allí telescopios de última generación”. Este hecho provocó que en algunas de las islas cuiden al máximo las luces nocturnas “con algunas normas muy estrictas para iluminar bien las zonas de población”.

La Vía Láctea, desde Huesca. FOTO: Fernando Blasco. Astroturismo
La Vía Láctea, desde Huesca. FOTO: TuHuesca.

Castiella relata que, a raíz de esta situación, surgieron las empresas que se dedican en el plano turístico a observar el firmamento. “Así, pueden disfrutar de cielos que los turistas del norte de Europa no ven, ya que la meteorología de países como Holanda o Alemania no tiene nada que ver con la de lugares como Canarias o el resto de España”, comenta.

Aunque más orientadas a aficionados y profesionales, cita otras iniciativas en España como las de Extremadura o Jaén, donde se han habilitado algunas instalaciones que albergan telescopios robotizados que trabajan de forma remota.

“De esta forma, puede haber una persona que esté trabajando en Oslo, pero que se ha instalado un telescopio en esta zona y, desde su casa, puede programarlo para abrir la cúpula del telescopio, orientarlo y tomar datos”, relata sobre una rama de este universo que no es “astroturismo masivo”, pero que también favorece que haya un intercambio económico de España con otros países.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar