14.8 C
Zaragoza
14.5 C
Huesca
5 C
Teruel
28 febrero 2024

Cynthia Gálvez: “Las tecnologías tienen que tener un buen fin más allá del entretenimiento”

La zaragozana Cynthia Gálvez es ingeniera informática y diseñadora gráfica, especializada en el entorno de la realidad extendida. Se trata de un universo que engloba la realidades aumentada, virtual y mixta, en el que trabaja como creative technology manager para una gran multinacional.

También ha sido una de las encargadas de organizar el encuentro Descubre XR, una cita que se celebró el pasado 18 de noviembre y que convirtió a la capital aragonesa por un día en el centro neurálgico español de las tecnologías relacionadas con la realidad extendida.

En una entrevista con Go Aragón, Gálvez repasa una trayectoria que le ha llevado a desarrollar proyectos en el ámbito educativo y de la salud y a alzarse con premios como el Women Techmakers en el 5G Challenge 2021 o el de  a la mejor app española de realidad extendida en 2017.

Acaba de celebrarse este fin de semana en Zaragoza Descubre XR. ¿Qué balance hace de la jornada?

La verdad es que después del Descubre XR hemos acabado todo el equipo con un balance muy positivo. Hemos tenido una jornada en la que nos hemos sentido muy a gusto con la comunidad, con toda la gente que ha venido. Y ha sido positivo porque había mucha gente que conocíamos, pero otra que no, así que sabemos que ha llegado a un público que no es tan local, sino que es mucho más nacional. Nos hemos quedado con un buen sabor de boca, con una resaca emocional. Hay puntos de mejora, también de descubrimiento, de ‘feedback’ y de ‘insight’ que hemos visto y estamos preparados para una nueva edición en 2024.

¿Cuántos visitantes ha congregado?

Tuvimos un aforo de más de 200 personas, entre organización, ponentes, diferentes invitados y la gente que quiso venir. Congregamos a veinte ponentes, hemos estado unos doce patrocinadores y colaboradores. Al final, ha sido una jornada bastante completa.

¿Cuáles han sido las ponencias y talleres que han despertado un mayor interés?

La verdad es que hemos hecho un evento en el que había cabida para todos, muy diverso, ya que había desde grandes consultoras a otros proyectos mucho más independientes, startups, creadores de contenido… diría que todas han suscitado gran interés porque teníamos dos tracks paralelos. Sí que esperábamos en uno de los dos tracks, igual, más técnico, menos afluencia, pero la sorpresa ha sido que hemos tenido un balance muy positivo, un 50/50. He recibido comentarios muy positivos de todos ellos.

Aunque la cita estaba centrada en la realidad extendida y acudieron varios especialistas, Descubre XR también estaba abierto al público general, ¿qué respuesta ha habido de ese visitante menos especializado?

Después de crear el Descubre XR y de ver que nos siguen desde diferentes perfiles, sí que hemos visto que el público más profesional ha hecho bastante ‘networking’, pero el asistente de público general ha descubierto que Zaragoza tiene una comunidad XR muy grande que no se esperaba. A mí me gusta mucho la diversidad y veías, por ejemplo, a alumnos de FP y de universidad. Y veías que se quedaban con expectativas profesionales sobre cuestiones como hasta dónde podían llegar o en qué empresas podían trabajar. Para esta entrada general, ha sido un punto de inflexión para ver que Zaragoza está en el mapa de las comunidades XR y que hay mucho futuro laboral.

Las demostraciones de productos como las gafas de Meta eran uno de los alicientes para el público menos familiarizado con la realidad extendida, ¿han sorprendido a los curiosos?

Dentro del evento, además de las charlas teníamos una serie de stands con diferentes empresas promocionando y dando a conocer sus productos. Uno de ellos era el de nuestros compañeros de Deusens y de Infinitum Fest. Había pruebas de gafas; son ‘stands demo’ que llaman mucho la atención porque todo el mundo puede probar una tecnología que muchas veces no es accesible para ellos. Sí que había un montón de gente congregada alrededor de estas mesas, porque, además, lo que proponían era muy lúdico, muy gamificado, muy divertido. Fue el punto distendido el tener estos ‘stands’ y había mucha gente alucinada con lo que se puede conseguir hoy en día con este tipo de gafas.

¿Cómo imagina que estarán presentes estas tecnologías en la vida cotidiana en una década?

La verdad es que predecir el futuro, y más, en temas de tecnología, es difícil. Hasta las grandes empresas fallan con sus productos. Estamos en el camino de desarrollar las tecnologías inmersivas porque es un reto; lo es en creación de contenidos, de desarrollo de hardware, de casos de uso… dentro de 10 años van a estar mucho más presentes que ahora y estoy convencida de que va a ser una tecnología transparente, lo vamos a usar en el día a día sin darnos cuenta. ¿Llegaremos a tener unas gafas, unas Vision Pro o unas Quest, en nuestras casas o usarlas por la calle? Creo que es un producto que todavía tiene que evolucionar, pero sin duda estará presente en el día a día junto a la inteligencia artificial y un montón de tecnologías sin darnos cuenta de que está ahí, porque ya está pasando, sobre todo, gracias al uso de los ‘smartphones’. Así que sí, dentro de 10 años estaremos todos con esta tecnología en el bolsillo sin darnos cuenta.

¿En qué facetas tiene mayor capacidad de crecimiento?

Estas tecnologías se pueden utilizar en un montón de áreas. Las que más se están moviendo ahora mismo son la educación, la medicina, la industria y el marketing. Sin duda, tienen un gran recorrido en este tipo de áreas, cada una con unos casos de uso, unos beneficios, unas ventajas… van a tener un gran futuro en todas ellas. Para mí, y barriendo un poco para lo que a mí me gusta, yo que creo que las tecnologías tienen que tener un buen fin más allá del entretenimiento. Estamos viendo casos espectaculares en la medicina; dentro del Descubre XR, una de las empresas, Singular, mostró cómo están utilizando tecnologías inmersivas en operaciones de pacientes reales. También, en el Altavoz, se vio un caso que utilizaba realidad virtual para niños con largas estancias en el hospital. Para mí, uno de los casos más bonitos, donde la tecnología tiene más sentido, es en el de la salud. Así que espero que en el futuro esté muy centrado en la medicina.

El ciudadano medio, ¿es realmente consciente del potencial de la realidad extendida?

Como vemos, la realidad extendida es un reto todavía. El ciudadano de a pie, cuando lee noticias de temas como el metaverso, que hace unos años se puso un poco de moda, todavía lo ve lejano. Si nos centramos en dispositivos tan grandes, es más difícil verlo, pero por ejemplo, la generación Z utiliza redes sociales, como pueden ser Tik Tok, SnapChat o Instagram, y tienen una herramienta de realidad aumentada, la están utilizando diariamente; incluso para hacer venta de productos. La estamos usando, pero no somos conscientes todavía de cómo funciona.

Y que las usemos sin darnos cuenta es algo muy positivo, porque estamos viendo que la tecnología es transparente. No somos conscientes todavía de su potencial, muchas veces el cambio da miedo, pero estamos trabajando en ello. Jornadas como el Descubre XR las hacemos para que todo este contenido llegue al usuario de a pie, para que lo conozcan y vean que no hay que estar tan asustados, que hay fines muy positivos y la tecnología va a por ello.

Participantes en Descubre XR, el 18 de noviembre, en Zaragoza.
Participantes en Descubre XR, el 18 de noviembre, en Zaragoza.

¿Por qué cayeron en saco roto proyectos como las Google Glass, o parece que todavía no terminan de arrancar otros, como el metaverso de Facebook?

Las tecnologías son un reto de múltiples facetas. Por un lado está el hardware, que todavía es muy costoso y tiene que ser cómodo de utilizar. Estamos también ante los retos de la creación de contenidos y de software. Y vemos que proyectos de grandes empresas han fracasado. A veces está bien ver que los grandes también fracasan. Por ejemplo, las Google Glasses fueron un proyecto muy disruptor pero nos encontrábamos en una época en la que a la persona de a pie le resultaba un poco curioso que alguien llevara unas gafas con una cámara por cuestiones como la privacidad. Se sentían invadidos. Para mí, son proyectos que no funcionaron porque llegaron muy pronto, llegaron a una sociedad que no estaba preparada. Con Google Glasses volvieron a lanzar el proyecto años después, pero más centrado en temas de medicina. Son esos dos puntos: estamos ante un reto difícil y a la gente le cuesta cambiar.

Usted se ha desarrollado como ingeniera informática y como diseñadora gráfica para especializarse en la realidad aumentada, ¿por qué se decantó por este campo?

Llevo más de 10 años en temas de realidad extendida y realidad aumentada. Comencé cuando era muy joven, estando en la universidad. Cuando terminé, tuve que hacer un proyecto final y decidí juntar ambas carreras y crear un único proyecto que fuera un poco más completo. En ese momento me gustaba mucho la realidad aumentada; no se conocía para nada porque estoy hablando de 2012. Pero sí que había algunos ejemplos que iban publicando las grandes empresas y pensé: ‘esto es muy chulo y hay que investigar sobre ello’. Cuando veía qué podía hacer, encontré unos ‘papers’ de universidad donde utilizaban realidad aumentada para el juego simbólico de niños con autismo y pensé que sería genial poder crear tecnología para ayudar a las personas. Y así lo hice, empecé con un proyecto en el que realizaba una aplicación de realidad aumentada para niños con diversidad funcional, con necesidades educativas especiales. En ese momento la Universidad de Zaragoza lanzó su primer programa Spinup para la ayuda al emprendimiento de grupos de investigación y de alumnos, me apunté, me eligieron y ahí empezó mi camino del emprendimiento. Comencé con estas tecnologías y diez años después sigo con ellos.

Se refiere al proyecto JUGLAR, ¿en qué consistía?

Fue un proyecto en el que realizábamos realidad aumentada en una tablet para promover diferentes campos de atención temprana en niños con diversidad funcional, como pueden ser desarrollo de la memoria, de la atención, de la percepción… llevábamos los tradicionales ejercicios que se hacen en el colegio o en terapia a tecnologías inmersivas. El niño no interactuaba con la tablet, sino que tenía una serie de fichas con las que iba interactuando y se le planteaban retos. Lo que conseguimos en terapia real es que los niños que no querían hacer terapia, con este tipo de aplicaciones la hacían toda sin quejarse, estaban entretenidos y motivados.

Este proyecto no solo fue para niños, sino que se probó con adultos con diversidad funcional y también los resultados fueron muy positivos. Como hacían un juego colaborativo, se ayudaban unos a otros, aplaudían cuando conseguían los logros y, lo más importante, ellos se sentían especiales al utilizarlo porque para ellos era como magia; es decir, hay ciertos colectivos que no usan el móvil ni tienen ordenador y poder hacer este tipo de ejercicios más tecnológicos con ellos era apasionante. Como profesional, cuando ves eso, te llena de orgullo y de un sentimiento muy positivo el saber que puedes ayudar.

Otro de sus proyectos, Holosurg, se llevó el premio en 2017 a la mejor app española de realidad extendida. Más allá de ese reconocimiento, ¿está satisfecha con sus resultados?

Fue otro de los proyecto que marcó en mi carrera profesional un punto de inflexión. Es un proyecto que realicé estando en una startup aragonesa, siendo responsable de I+D. Fue una experiencia de realidad mixta, como Hololens, en el ámbito de la salud, para la extracción de un tumor maligno de un paciente oncológico. Se aplicó en el hospital Gregorio Marañón en el 2017 como una primera aproximación, en España no se había hecho nada similar, de cómo llevar este tipo de dispositivos a un ámbito quirúrgico. El resultado fue súper positivo; íbamos a conocer el entorno, a hablar con los cirujanos para ver cómo les podíamos ayudar con sus necesidades. El día de la intervención quirúrgica, donde se estaba utilizando el sistema, yo estaba con la paciente y todo el equipo médico. Ver que tu tecnología se está utilizando para ayudar a las personas es apasionante. Ganamos premios, pero, al final, los premios no son lo importante, lo es el resultado del proyecto y sus continuidades. Para mí, es uno de los mejores momentos profesionales de mi vida.

Gálvez, a en segundo plano.
Gálvez, a en segundo plano.

También ganó el galardón Women Techmakers en el 5G Challenge 2021 de Orange, ¿es igualitario el ámbito tecnológico o todavía deben cambiar algunas cosas?

En este sector tecnológico estamos empezando a solventar las barreras que hay en temas de diversidad, sobre todo, de género. Cuando empecé a estudiar la carrera, éramos muy pocas chicas y lo que estamos viendo con los años es que esas ratio están empeorando todavía más. Cuando llegas al ámbito profesional, te encuentras equipos de trabajo que son maravillosos, pero también hay otros aspectos que son menos positivos y tenemos que trabajar para que se visibilice a la mujer en la tecnología. Me di cuenta, cuando estaba emprendiendo, de todas las dificultades que teníamos las mujeres y eso me dio fuerzas y energías para meterme en el tema de la diversidad en este ámbito. Soy woman techmaker ambassador y cofundadora de la asociación Muyeres Tech, en la que nos dedicamos a dar visibilidad a las mujeres en la tecnología, también en el ámbito de Aragón. Tenemos que estar ahí, mostrarnos, para que nuestros compañeros vean que nosotras también tenemos fuerza, buenas ideas y podemos sacar proyectos y productos.

¿Qué consejo le darías una niña con inquietudes tecnológicas?

Los consejos que les daría a todas esas chicas jóvenes, niñas, a las que les gustan las tecnologías, pero que todavía no se ven reflejadas en ellas, es que sigan su pasión. Si algo les gusta, tiene que estar ahí. Encontrarán barreras, encontrarán momentos en los que se sientan que no sirven para esto. Pero es normal sentirse así, muchas veces lo llamamos el síndrome del impostor. Y hay que estar, porque hay días que son malos, otros que son buenos y es importante, para sentirse segura, rodearse de gente que es como tú. Por ejemplo, mentoras que acompañen. Y redes, comunidades; hay un montón de iniciativas para niñas en tecnología. Eso lo que hace es que puedas verte reflejada y que eres una más. Que no se pongan barreras; ya se van a encontrar muchas por el camino. Hay iniciativas como Technovation Girls Aragón, ‘hackatones’ para niñas en los que tienen a una mentora que les acompaña… también es muy importante el entorno familiar, el decirle a tus padres que te lleven a ese taller de robótica, que no es solo para niños.

Lorena González y Vicky Vasán, de Inmersiva XR, comentaban hace unos días a Go Aragón que España cuenta con buenos talentos en el campo de la realidad extendida, ¿qué medidas serían necesarias para que ese potencial pudiera desarrollarse por completo?

En el sector XR español, cuando estás dentro, te vas dando cuenta de que hay muchísimo talento. Somos una comunidad muy potente, la verdad es que sorprenden los proyectos que hay a nivel nacional, pero es cierto que necesitamos un poco más de ayuda. Por un lado, económica, para que nos permita a las pequeñas empresas o startups crear proyectos más a largo plazo con mayores equipos; también, equipos que estén mejor remunerados. Estamos en un entorno difícil porque necesitamos muchos perfiles técnicos diferentes. Nos son proyectos que los puedan llevar a cabo una o dos personas, sino que los tienes que nutrir de un gran equipo. Un poco más de apoyo a la industria sería ideal; también, apoyo por parte de las empresas, que confíen en este tipo de proyectos, porque parece que hasta que no triunfan fuera, en España nos cuesta adoptarlos.

Y, en Aragón, ¿cómo estamos? ¿Tenemos mucho que decir dentro de estas tecnologías?

Siempre hablamos a nivel nacional, pero en Aragón tenemos muchísimo talento. Hay un montón de empresas que se dedican desde hace bastantes años, que han sido pioneras, en el ámbito de la XR. Deusens ha sido una que nos ha apoyado en todo momento y que tiene muchos premios y proyectos de diferentes ámbitos. Pero también tenemos otras industrias audiovisuales, que igual no son tan conocidas en Aragón, pero sí a nivel mundial. Tenemos que apostar por las empresas aragonesas. En Descubre XR varias se han llevado premio.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar