13.1 C
Zaragoza
11.4 C
Huesca
13.2 C
Teruel
28 mayo 2024

Silvia Plaza, presidenta de AJE: “Hay que dar visibilidad al talentazo que hay en Aragón”

Silvia Plaza (Zaragoza, 1986) es licenciada en Derecho y Administración y Dirección de Empresas y la actual presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Zaragoza. Una institución en la que la red de contactos y el espíritu colaborativo son señas de identidad, y a la que Silvia Plaza llegó en 2020 con grandes retos que afrontar: una pandemia mundial, el estallido la guerra en Ucrania, el incremento del precio de la energía y la subida general de precios, entre otras, han sido unas aciagas unas circunstancias que han condicionado la creación, consolidación y desarrollo de las empresas aragonesas. Un complejo panorama al que Plaza se enfrentó desde su primer minuto como presidenta de AJE.

Silvia Plaza (Zaragoza, 1986) es licenciada en Derecho y Administración y Dirección de Empresas y la actual presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Zaragoza. Una institución en la que la red de contactos y el espíritu colaborativo son señas de identidad, y a la que Silvia Plaza llegó en 2020 con grandes retos que afrontar: una pandemia mundial, el estallido la guerra en Ucrania, el incremento del precio de la energía y la subida general de precios, entre otras, han sido unas aciagas unas circunstancias que han condicionado la creación, consolidación y desarrollo de las empresas aragonesas. Un complejo panorama al que Plaza se enfrentó desde su primer minuto como presidenta de AJE.

Con una titulación en Dirección Contable y Financiera de la Empresa por la Universidad de Zaragoza, un master de Tributación Empresarial en el Colegio de Economistas de Aragón, y un master por la Universidad de Deusto sobre Derecho Concursal, Plaza se confiesa una apasionada del mundo del Derecho y de la empresa. Es por ello que fundó, junto a sus socios, Mercurio Abogados, una firma especializada en empresa, urbanismo y medio ambiente. Una compañía que compatibiliza con sus responsabilidades al frente de AJE con esos mismos ingredientes que contiene la receta que, según ella misma confiesa, le ha llevado al éxito empresarial: ilusión, pasión, curiosidad, esfuerzo, profesionalidad y diversión. Ya que, según confiesa, “hay que ser rigurosos, formales y serios, pero eso no está reñido con divertirse. Nos hacen falta kilos de diversión, pasamos muchas horas de nuestra vida en el trabajo y divertirse cambia tanto el ambiente como los resultados”.

En el año 2020 tomó el testigo de Pedro Lozano, CEO de Imascono, como presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Zaragoza (AJE). ¿Cuáles fueron los mayores retos a los que tuvo que enfrentarse a la hora de liderar un proyecto como este en plena pandemia?

Tenía muchos retos, porque la situación era la que era. Además, el core de nuestra asociación son las relaciones, la creación de una red de contactos, y en ese momento esas relaciones se tenían que hacer online. Hay que tener en cuenta que nuestro punto fuerte son los eventos, los actos presenciales. A pesar de esas circunstancias, yo cogí el testigo con mucha ilusión, y también con mucha responsabilidad, por la situación tan difícil que en ese momento estaban atravesando las empresas y los jóvenes empresarios. Creo que ha sido inaudito lo que hemos vivido en los últimos años en relación con el mundo de la empresa y pienso que la red de AJE ha sido un soporte muy fuerte para las empresas que estamos dentro de esta red. Nos hemos apoyado unos a otros y hemos colaborado en lo que ha estado en nuestra mano.

Silvia Plaza, presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE).
Silvia Plaza en un acto del Espacio Joven de Ibercaja.

¿En qué medida el asociacionismo o la colaboración entre empresas, por tanto, influyen en el desarrollo de una iniciativa empresarial en Aragón, sobre todo en momentos de dificultad?

En Zaragoza hay muchas asociaciones empresariales: sectoriales, geográficas… hay mucha casuística de asociaciones, cada una con su propia identidad y razón de ser. En el caso de AJE Zaragoza, lo que une a las personas que están en AJE es la manera de ver tanto la vida como los negocios. Creo que es gente muy dinámica, muy abierta, muy colaborativa. El core de nuestra asociación es, para mí, tejer esa red de apoyo. El emprendimiento es una labor complicada en el sentido de que no solamente debes tener en cuenta el modelo de negocio de lo que vas a hacer. Hay otras muchas cosas en las que no has pensado a las que tienes que enfrentarte. Y no solo eso, si no que, además, muchas de esas cosas a las que te tienes que enfrentar se te dan mal, porque es imposible saber de todo. Y más hoy en día, a la velocidad que va todo y con el exceso de información que tenemos.

el soporte que recibes en aje es brutal, no solo por la resolucion de un problema, sino también moralmente.

Entonces, tener una red en la que cuelgas el teléfono (a mí me ha pasado como socia) y le dices a otro socio que tienes un problema, y esta persona te ayuda a resolverlo, porque ya ha pasado por ello… es un soporte brutal. No solo por la resolución del problema, sino también moralmente. Nosotros hablamos de la familia AJE. Todos tenemos una familia en casa, pero en lo que respecta al negocio somos como unos locos que creemos en nuestro proyecto y nadie más lo entiende. Por ejemplo, a pesar de los años que llevo ganándome la vida con mi negocio, mi madre me sigue preguntando por qué no me saco una oposición. El emprendimiento no es algo únicamente racional, hay un convencimiento interno que es difícil de comprender desde fuera. Por eso, tener a la familia de AJE, donde hay personas que tienen las mismas inquietudes que tú, que pasan por lo mismo, y que te dan ese soporte moral… es el principal valor de nuestra asociación.

Evolucionamos, por tanto, hacia un modelo empresarial muy diferente al que ha imperado hasta ahora

La gente que veo en nuestra asociación es muy colaborativa, incluso dentro de empresas que son competencia. Yo creo que esa actitud favorece mucho más al negocio. Nuestra asociación es un espacio donde cobijarte en esta aventura del emprendimiento, y donde puedes hacer relaciones con personas muy top.

¿Cuál es el perfil medio de los asociados de AJE?

Tenemos distintas tipologías de socios. Están los socios junior, que están en fase idea, y se asocian para nutrirse de las ideas y para ver cómo pueden plantear su negocio de la mejor manera posible. Luego está la figura de los socios impulsores, con negocios consolidados, que están muy comprometidos con AJE y tienen más de 41 años, que es nuestra edad tope para poder estar en Junta Directiva y tener voto en la Asamblea General. La gran masa de socios es gente menor de 41 años que ya lleva con la empresa cierto tiempo. Nos resulta muy enriquecedor contar con gente de diferentes generaciones cuyos negocios están en diferentes fases, siempre surgen sinergias interesantes.

¿Cómo está la proporción de socias hay en AJE? ¿Emprenden las mujeres en Aragón?

Nosotros tenemos muchas mujeres, cuando más bajamos en edad, más casos hay. Yo voy a muchos foros empresariales en los que se ve que, tal vez en generaciones más mayores, no hay tantas, pero en el caso de AJE si que hay presencia femenina.

Silvia Plaza, presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE)
Silvia Plaza en uno de los actos de AJE.

¿Qué nivel de presencia internacional tienen las empresas asociadas a AJE?

Si que hay empresas que exportan, pero no son la mayoría. En general, y no tanto por el perfil de empresarios de AJE, creo que el tejido productivo y el tejido empresarial de este país no tiene mucha vocación de internacionalización. Nosotros sí que tenemos empresas que exportan, pero no son la mayoría. Además, muchas de las empresas en AJE y en España son del sector servicios, en el que es más difícil la exportación.

La pandemia del año 2020, la crisis energética o las consecuencias del estallido de la guerra en Ucrania han marcado un comienzo de década poco alentador desde el punto de vista de la creación empresarial. Usted ha estado al frente de AJE durante este complicado periodo. ¿Qué cree que podrían hacer las instituciones públicas para ayudar a la creación y consolidación de empresas?

Montar una empresa siempre ha sido una tarea muy complicada. La determinación, la capacidad de sacrificio y la constancia de la persona que lleva a cabo el proyecto es vital. Nadie consigue nada sin ese esfuerzo, es un denominador común en todas las personas que yo conozco que están llevando a cabo negocios. Lo que sucede en el contexto actual es que la incertidumbre ha subido de forma exponencial. La pandemia, la guerra, el precio de la energía, el IPC, las dificultades con las materias primas, la coyuntura económica, la coyuntura política en España… el denominador común que tienen es la inseguridad y la incertidumbre que generan. No sabes lo que va a pasar mañana, y puede ser cualquier cosa. Ahí los jóvenes empresarios han demostrado una gran flexibilidad y capacidad de adaptación. Sus empresas se caracterizan por ser mucho más flexibles y con una capacidad de respuesta mucho más rápida.

Los jóvenes empresarios han demostrado una gran flexibilidad y capacidad de adaptación ante la crisis.

Lo que creo que se puede hacer desde las instituciones públicas y desde el ámbito político es, dentro de la incertidumbre que inevitablemente vivimos, generar la mayor certidumbre posible. Por ejemplo, si hay catorce leyes, y cada día sacamos catorce leyes más, ya no sabes ni por dónde te da el aire. Eso genera más inseguridad jurídica. En este sentido creo que hay dos puntos clave a tener en cuenta. Por un lado, un mensaje de unión: en los temas importantes debería haber una unidad y una unanimidad. Los ciudadanos pueden comprender que haya diferentes criterios políticos en determinados aspectos, pero creo que hay objetivos globales en los que todos deberíamos estar trabajando de la mano. Me gustaría ver una mesa de trabajo donde hubiera unanimidad en los temas económicos, que hubiera unanimidad por los trabajadores y las empresas del país. Hay objetivos comunes, creo que a veces nos perdemos en los debates y no abordamos estos temas económicos con una estrategia como país. Otra de las cosas que se debería hacer es intentar generar la mayor seguridad jurídica posible.

¿Hasta qué punto estos desencuentros que se ven en las diversas instituciones públicas españolas comprometen la imagen de España como país, y de Aragón como comunidad autónoma, en lo que respecta a sus empresas?

Ahí he visto siempre una cierta contracción. Al mismo tiempo que parece que hay una serie de mitos en torno a España, cuando se busca talento, se busca en España. Se sabe que la gente está muy preparada aquí. Hay una contradicción entre esa imagen, que corresponde a un tópico, y que se aleja mucho de la realidad, y el hecho de que, en realidad, se contrata a mucha gente de aquí por su preparación. Otra cosa es que sepamos convertir eso en favor de nuestro país, que es donde creo que influye la estrategia política como país en el ámbito empresarial y en el ámbito económico. Y es donde creo que debería haber una unidad.

AJE cuenta en la actualidad con más de 300 jóvenes empresarios y empresarias en sus filas. Según el último informe GEM España 2021/2022, durante este periodo la tasa de emprendimiento ha subido. ¿Se ha notado este diagnóstico en la actividad de AJE?

Aragón está muy por debajo de la media nacional en cuanto a la tasa de emprendimiento, pero el informe destaca que, una vez que la gente emprende en Aragón, la vida de sus empresas tiene mayor duración. Nos lo pensamos más, pero una vez que tomamos la decisión, vamos más seguros. Estamos por encima de la media nacional en cuanto a la tasa de supervivencia de las empresas.

La tasa de supervivencia de las nuevas empresas en España está en torno a los cinco años. ¿Supera Aragón esta tasa?

Si, incluso supera los siete años o más.

Este informe del Observatorio del Emprendimiento en España afirma que un 70% de las personas que emprenden lo hacen por la escasez en el empleo. ¿Cuál sería la motivación mayoritaria de la persona asociada de AJE a la hora de iniciar un proyecto empresarial?

En AJE no he conocido a nadie que cumpla con ese parámetro, no es el perfil de las empresas que tenemos en AJE. Aquí hay gente muy apasionada y entusiasmada con sus proyectos. Y para mi ese es un factor clave para el éxito de un proyecto. Un ingrediente determinante en la receta del éxito de un negocio que emprende es la constancia, el esfuerzo y el tiempo que inviertas. Cuanto más creas en tu idea y más te mueva, serás mas capaz de pasar por todas las vicisitudes, de no rendirte, de luchar por ello y ser determinado para lograr los objetivos.

Un compromiso similar al que se tiene con un hijo.

Es que es así, es tu vida. Es algo que creas, que alimentas… efectivamente es como si fuera un hijo.

Silvia Plaza, presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE)
Con los miembros de la Junta de AJE.

Uno de los primeros pasos en el camino hacia el emprendimiento es la financiación. Tal y como se desprende del Informe GEM, el 70% de las iniciativas emprendedoras se constituyen con menos de 30.000 euros de capital procedentes, en su mayoría, de ahorros personales. ¿Cómo cree que influye esta realidad en el desarrollo de las jóvenes empresas aragonesas?

Aquí hay varias cosas para tener en cuenta. Creo que hay facilidades de financiación, pero también es cierto que muchas de esas fuentes de financiación buscan tipos de proyectos que no suelen encajar con todos los proyectos que se emprenden. Por ejemplo, en el caso de los fondos europeos, ahora se están buscando empresas que se denominan “unicornio”, de rápido crecimiento. Pero la realidad de los proyectos que se llevan a cabo, no solo en Aragón, sino también en el resto de España, no suelen ser así. A veces hay un gap entre lo que a los inversores o los financiadores les encantaría recibir como proyecto, y los proyectos que se llevan a cabo. No es que no existan vías de financiación, sino que a veces creo que la tipología de proyectos que se llevan a cabo, muchos tienen una vocación más pequeña. Eso es una realidad de nuestro país, son empresas micro, que no tienen esa vocación de crecimiento exponencial, o no están preparadas para ello.

hay un gap entre lo que a los inversores les encantaría recibir como proyecto y los que se llevan a cabo.

Otro factor que influye en esta cuestión es la dispersión y la dificultad a la hora de acceder a la información. Muchas veces hay vías de financiación, pero su acceso es farragoso. En este sentido me ha parecido muy positiva la iniciativa de la Consejería de Economía, Planificación y Empleo del Gobierno de Aragón, una plataforma en la que, poniendo tus datos, te dice específicamente las subvenciones públicas que se te aplican. Y también me parece muy favorable el servicio que existe en el Espacio Empresa de INAEM, donde dan información para los casos particulares. También en el Instituto Aragonés de Fomento (IAF) se puede encontrar ese asesoramiento. Hay que tener en cuenta que en las empresas que empiezan, o las que son más pequeñas, lo hacen todo ellos mismos, si para para cualquier tipo de financiación hay que presentar cosas que son muy complicadas… a veces no se ven capacitadas para poder solicitarlo.

¿Qué programas y actividades tiene ahora mismo en marcha AJE?

Tenemos muchos proyectos. Por ejemplo, ahora, en el mes de mayo vamos a celebrar el programa llamado “en 4 horas conoce a 100 empresarios”, un macro networking tipo speed dating y no lo habíamos celebrado desde antes de la pandemia. Lo vamos a hacer con Hiberus, Zaragoza Activa y socios de AJE. La idea es que en cuatro horas conozcas a mucha gente, hagas muchas relaciones y amplíes tu red de contactos.

También desarrollamos “MentorizAJE”, el proyecto estrella de nuestra asociación. Va a ser su novena edición, hemos hecho un nuevo formato que va a ser bastante revolucionario y muy diferente al de otras ediciones.

En octubre celebramos el Premio Joven Empresario de Aragón, que tiene lugar años alternos. Tenemos muchas ganas de ver qué iniciativas hay, qué proyectos hay. Es un evento muy relevante, porque hay que dar visibilidad a los proyectos que existen, y sobre todo a la persona que hay detrás de ellos, a los valores que tienen estas personas, a lo que mueven y al talentazo que tenemos en Aragón. Yo me quedo con la boca abierta cuando veo los proyectos que se presentan: las ideas, la creatividad y lo que se consigue.

Por otra parte, el 22 de junio tendremos nuestra cena de verano, que es un evento muy esperado, tanto por nuestros socios como por el resto del entorno empresarial, porque es una cita anual en la que siempre se congrega mucha gente.

También estamos haciendo los terraceos, que son reuniones informales que hacemos los socios, y los networking que hacemos todos los meses, algo que forma parte de nuestra actividad ordinaria.

Usted está al frente de Mercurio Abogados, una firma de abogados especializada en empresa, urbanismo y medio ambiente, con sello RSA+ desde el año 2019. ¿Cómo surgió esta iniciativa? ¿A qué retos se han ido enfrentando a lo largo de estos años?

Yo estudié Derecho y Administración y Dirección de Empresas, y desde siempre me ha encantado el mundo de la empresa. En cuarto de carrera, cuando estudié Derecho Mercantil, y me encantó el Derecho de Sociedades. Mi profesora, Esther Hernández, me inculcó pasión por el Derecho de Sociedades, y supe entonces que era eso a lo que me quería dedicar. Es una parte del Derecho que mezcla la empresa con el mundo jurídico. Cuanto terminé de estudiar en 2009, empecé a trabajar como pasante en un despacho de abogados, y en 2012 los abogados de ese despacho decidimos dar el paso y montamos una empresa los tres juntos: empezó el proyecto de Mercurio Abogados, entonces llamado MSP Abogados. En nuestros comienzos íbamos viendo que había cosas que no acababan de funcionar bien, no sabíamos si estábamos orientando la empresa correctamente. Entonces nos hablaron de AJE y el primer día que estuve en la asociación, en una cena, me sentaron junto a Ricardo Buil, el creador de Central de Reservas. Mientras estudiaba la carrera había estudiado su empresa, como modelo de innovación, porque fue la primera agencia de viajes online. Ricardo, además, es una persona brillante, durante la conversación en la cena me dio un montón de ideas, a pesar de que mi empresa no tenía que ver con la suya. Me ayudó a dar una vuelta de tuerca y una apertura mental increíbles. Nos dio también perspectiva sobre lo que las empresas demandaban. En aquel momento, nuestra cartera de clientes era 80% personas físicas y 20% empresas, pero nosotros queríamos revertir esa situación. Así que comenzamos a darle vueltas a cómo iba a ser la propuesta de valor de nuestro negocio para conseguirlo. Gracias al contacto con las empresas de AJE, con la apertura de mente que te da ver lo que hace otra gente, se te ocurren cosas que ayudan mucho a tu empresa.

Silvia Plaza, presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE)
Silvia Plaza.

¿Qué le aconsejaría a una persona que quiere iniciar un proyecto empresarial?

Lo fundamental es rodearse de gente. No tienes por qué emprender solo, además, seguro que, si lo haces acompañado, el resultado va a ser diferente. Un emprendedor tiene que apoyarse en algo, por muy clara que tengas una idea, necesitas apertura mental y otros puntos de vista. Sobre todo, con las realidades tan complejas que vivimos hoy en día. Da la casualidad de que hace poco me eligieron madrina de la última promoción de la facultad de Economía y Empresa, en el discurso que di hablaba de esto mismo. Les comenté que no tenía la fórmula mágica del éxito, pero si que les podía hablar de los cinco ingredientes de una receta que, al menos a mí, me funciona:

  • Ilusión y pasión: tienes que hacer algo que te mueva. Tienes que creer en tu proyecto hasta la médula.
  • Curiosidad: nunca dejamos de aprender, hay que estar al día de muchas cosas, y si no eres una persona curiosa, no vas a moverte bien.
  • Esfuerzo: hay que saber que nadie da duros a cuatro pesetas, y que las cosas que salen bien requieren mucho esfuerzo. Tienes que estar dispuesto a pagar ese precio.
  • Profesionalidad: creo que muchas veces adolecemos de ser mediocres. Puedes hacer lo que sea, pero tienes que hacerlo como el mejor. Hagas lo que hagas, ser excelente, hacerlo con rigor y superbién.
  • Diversión: hay que ser rigurosos, formales y serios, pero eso no está reñido con divertirse. Nos hacen falta kilos de diversión, pasamos muchas horas de nuestra vida en el trabajo y divertirse cambia tanto el ambiente como los resultados.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar