36.2 C
Zaragoza
33.4 C
Huesca
27.1 C
Teruel
18 julio 2024

Keisha Gatling: “Siempre he llamado a Zaragoza mi segunda casa”

Markeisha Gatling (Carolina, 1992) se ha retirado recientemente como jugadora profesional de baloncesto. El último equipo en el que ha jugado es el Casademont Zaragoza. Fue el primer fichaje de la historia de este equipo femenino. La liga le otorgó el premio de MVP en la temporada 2020/2021.  Regresó en diciembre porque se había enamorado del club.

Go Aragón la entrevistó, antes de salir de vuelta a su país natal, para recordar sus dos temporadas en Casademont. Gatling agradeció el apoyo de la afición y habló de las cosas que más le gustaban del Zaragoza. Consiguió su objetivo: ganar un trofeo con este club.

Ya has jugado en el Casademont Zaragoza en la temporada 2020/2021. ¿Cómo ha sido la experiencia de esta temporada?

La experiencia es muy buena. Llegué en diciembre. Estuve aquí 5 meses y fue muy bueno. Me encanta Zaragoza, así que siempre la he llamado mi segunda casa. Fue increíble volver y hacer lo que hicimos y, ya sabes, hacer historia.

¿La ciudad de Zaragoza es una de las razones para volver?

Porque me jubilo. Este es mi último año, y quería terminar mi carrera en un lugar en el que me sintiera cómodo. Cuando estuve aquí antes, siempre me encantó estar aquí, cuando fue hace 3 años. Simplemente no teníamos a la gente adecuada a nuestro alrededor para hacer lo que hicimos este año.  Quería retirarme aquí y ganar un campeonato aquí.

¿Qué expectativas tenía el equipo antes de la Copa de la Reina?

Creo que siempre supimos que podíamos conseguir uno de los dos campeonatos. De cara a la Copa, practicamos para ella, entrenamos para ella y hablamos de cada rival contra el que podíamos jugar o contra el que íbamos a jugar. Fuimos a la Copa sabiendo que podíamos ganar.

¿El apoyo de la afición le sorprendió durante la Copa o ya había visto ese apoyo antes?

Conocía a la afición. El apoyo ya existía antes de la Copa. Volviendo al primer año de la liga femenina, no podíamos tener aficionados, pero en Twitter apoyaban y cuando abrían las gradas, agotábamos cien entradas en 2 segundos porque era todo lo que podían permitir. Pero los aficionados siempre han sido increíbles.

¿Cuál fue la clave para ganar la Copa?

Sinceramente, simplemente jugamos. No teníamos que hacer nada en concreto. Sólo sabíamos que teníamos que mantenernos unidos. Eso es lo más importante. Creo que demuestra lo unido que estaba el equipo. Todos nos queremos. Nos llevamos bien. Somos como los mejores amigos. Pero creo que la clave que nos ayudó a ganar los partidos es que nos mantuvimos unidos.

Contra el Valencia perdíamos por 15 o 14 puntos en un momento de la Copa. Incluso contra Avenida perdíamos por dos dígitos en algún momento, pero nos mantuvimos unidas. Supongo que esa puede ser la clave, nunca perdimos de vista lo que intentábamos hacer.

¿Cómo fueron sus primeros días en Zaragoza?

Era el primer año de COVID, así que no podíamos tener aficionados en el gimnasio. Fue un poco un asco, pero estuvo bien. Fue el primer año con el equipo femenino. Fue como unir un montón de piezas. Las compañeras de equipo que tuve ese año seguimos hablando hasta el día de hoy.

¿Cuál es la diferencia entre el primer partido que jugaste esta temporada y la anterior?

Los aficionados. Tener aficionados en el gimnasio. Poder ver a la gente con la que antes me comunicaba por Twitter y verlos en persona. Ver cuántos aficionados pueden llenar el gimnasio esa fue la diferencia.

¿Cómo es tu rutina en Zaragoza?

Paseo a mi perro, voy a Starbucks y me relajo. Me siento fuera del parque con mi perro y leo un libro. Soy cristiana, me gusta mucho leer la Biblia. Voy al parque, me siento con mi perro, llevo mi Biblia y bebo Starbucks. Eso es lo que hago la mayoría de las veces en mis días libres.

¿Cuál es su lugar favorito de Zaragoza?

Mi sitio favorito es el Pilar. A veces también me tomo un café allí y me siento a relajarme.

¿Sus amigos o familiares han visitado Zaragoza?

Sí. Mi madre vino a Zaragoza en febrero. Mi prometido iba a venir, pero las cosas se complicaron en Nueva York. El tiempo no le permitió venir.

¿Le gustó la ciudad?

Sí. A mi madre le encanta venir aquí. Me dejaba en la habitación y se iba a pasear.

¿Qué sitios le gustaban más?

Creo que a mi madre le gustó todo. Mi madre es una auténtica turista. Le gusta ir por los callejones más pequeños. Es lo que más le gusta. No le gustan las grandes estatuas y todo eso. Le gustan las pequeñas cosas, salir a las callejuelas y ver tiendas diferentes.

Ha vivido en muchos países: Rusia, Polonia, Estados Unidos… ¿Qué diferencias encuentra en España?

En Zaragoza en particular, creo que siempre vuelvo a la afición. No se ven muchos aficionados que apoyen el deporte femenino como aquí. Esa es la gran diferencia para mí. El apoyo aquí en Zaragoza es incluso mejor que en Estados Unidos. Me deja alucinada, es una locura.

¿Cuál es la comida que has probado aquí que más te ha gustado?

Me encantan los diferentes cortes y carnes. Me gusta mucho el ternasco.

¿Le ha gustado la naturaleza de Zaragoza?

Ahora hace calor, pero sí, la disfruto.

¿Recomendarías venir a Zaragoza a otro jugador de baloncesto?¿Por qué?

Por supuesto. Porque creo que es importante que la gente sienta o las mujeres en particular sientan el cariño de los aficionados, especialmente si se trata de una estadounidense. Creo que en Europa, en general, el apoyo al deporte femenino es muy diferente. Como he dicho aquí, es muy diferente. Creo que las mujeres deberían experimentar el amor y el apoyo de los aficionados y del club. Esta organización es increíble. Creo que las mujeres se lo merecen.

Para tus paisanos, ¿recomiendas venir aquí a Zaragoza?

Sí. Por supuesto. De hecho soy entrenadora. Ésos son mis planes de futuro, entreno a niños de 15 años. Puede que no hablo de España en particular, pero salir al extranjero en general, la experiencia en diferentes culturas fuera de tu propia zona de confort, es bueno.

¿Por qué crees que es un buen sitio venir a vivir, independientemente de si eres un jugador de baloncesto o no?

Yo personalmente, que soy de Estados Unidos, no me mudaría al extranjero. Pero creo,  que para otras personas, que sí, es un sitio increíble; pero para gente que quiere vivir experiencias en otros países. Zaragoza es perfecta, no es demasiado grande ni demasiado pequeña.

¿Qué les dices a las chicas que van a jugar al baloncesto o a cualquier deporte y normalmente no tienen el apoyo que tienen los hombres?

Les digo que sigan adelante. Es difícil no comparar a las mujeres con los hombres, pero no te compares con ellos. Sigue tu propio camino y todo es posible. El fútbol femenino está creciendo mucho. Sigue empujando, sigue esforzándote por dar lo mejor de ti misma y todo es posible.

Si tienes que convencer a alguien para que venga a Casademont a jugar, ¿qué le dirías?

El club y la afición son lo mejor que has vivido en tu vida. Nunca he sentido más amor por parte de una organización y de los aficionados en los 10 años que llevo jugando al baloncesto profesional. Tanto en el extranjero como en la WNBA. He dicho que es como una gran familia dentro y fuera de la cancha. Cuando perdemos, siempre nos apoyan. Si quieres sentir eso, ven aquí.

Entiendo que quieras ser entrenadora. ¿Estás pensando en tener experiencia en Europa como entrenadora, quizás en Zaragoza o está demasiado lejos?

No. No está demasiado lejos, pero para mí, personalmente, quiero sentir que estoy aportando algo. No quiero entrenar a profesionales. Quiero entrenar a niños más jóvenes para ayudarles. Soy entrenadora universitaria sólo para enseñarles lo que hace falta para llegar al siguiente nivel. No quiero tratar con los profesionales, porque sé cómo somos.

¿Es bastante difícil?

Sí. Prefiero tratar con ellos justo antes de que se hagan profesionales.

Keisha, muchas gracias por todo.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar