28.7 C
Zaragoza
28.2 C
Huesca
22.3 C
Teruel
17 agosto 2022

Ruta por los lugares más mágicos de las Cinco Villas

Emprende el itinerario para conocer los parajes con mayor encanto de las Cinco Villas, una de las comarcas de Aragón con más recorrido histórico a lo largo de los siglos. Conoce Sos del Rey Católico, Sádaba y Uncastillo.

La comarca de las Cinco Villas se caracteriza por su riqueza histórica-cultural de castillos, iglesias y otros monumentos. Al noroeste de Aragón, en la provincia de Zaragoza y territorio colindante con la Comunidad Foral de Navarra, nos encontramos con tres localidades cuya riqueza patrimonial no deja indiferente a nadie. En tu viaje por la comarca, no te pierdas visitar Sádaba, Uncastillo y Sos del Rey Católico, y descubre las joyas que guardan en su interior, así como otras actividades para disfrutar de la zona. 

Sádaba

El río Riguel atraviesa la población, dividiéndola en dos flancos. En uno de ellos, se halla el castillo de Sádaba, el monumento más emblemático del pueblo. Se trata de una fortaleza de estilo bajomedieval construida en el siglo XIII. De planta rectangular, cuenta con siete imponentes torres que a corta distancia seducen por su magnífica restauración. El interior del castillo se puede visitar y el precio oscila de los 2€ para adultos y 1,5€ para jóvenes entre 12 y 18 años y jubilados. La entrada para menores de 12 años es gratuita. 

Sádaba es un sitio ideal si quieres recorrer las calles del casco urbano de trazado medieval. Pasea por el barrio de la Ermita y conoce el antiguo paseo de la Estación. Otro lugar con encanto que no te puedes perder si visitas Sádaba es la Iglesia de Santa María, la única de estilo gótico construida en la comarca. 

En las afueras de la ciudad, se encuentran el Mausoleo de los Atilios conocido como Altar de los Moros, el Monasterio cisterciense de Cambrón, del siglo XII y la iglesia de Puylampa del siglo XII, cuya antorcha servía de guía para los peregrinos del camino de Santiago. 

Mausoleo de los Atilios. (Foto: sadaba.es)

El paraje natural de Valdelafuén se ubica a tan solo 2 km del pueblo de Sádaba y en él se encuentra el pantano con el mismo nombre. Clasificado como zona especial de protección de aves, su abundante flora y fauna lo convierten en un sitio idóneo para la práctica de deportes náuticos, pesca, senderismo y paseos en bicicleta. 

Uncastillo

A tan solo 14 minutos de la localidad de Sádaba, se encuentra Uncastillo. Esta localidad cuenta con un rico patrimonio histórico-artístico, predominantemente románico. Una cosa imprescindible para hacer allí es perderte por sus laberínticas calles de piedra, subir y bajar sus múltiples cuestas, hasta llegar a lo alto de la colina, donde se asienta el castillo. 

Pese a no ser una población muy grande, Uncastillo dispone de 7 iglesias y 2 ermitas, todas ellas de estilo románico combinado con el estilo Jaqués. La más característica es la Iglesia de Santa María, situada a la entrada del pueblo, podrás dedicar gran parte del tiempo a observar cada uno de los detalles que la conforman.

Si lo que buscas es una perfecta panorámica del pueblo y además hacer un poco de ejercicio, visitar la ermita de San Cristóbal es una opción excelente. Las vistas y la tranquilidad que se respira desde ese lugar harán que merezca la pena los 30 minutos de caminata. Otra localización de obligatoria visita es la iglesia de San Juan, con unas vistas espectaculares de todo el pueblo. 

Esta villa medieval también cuenta con una judería en muy buen estado. La judería de Uncastillo se caracteriza por sus calles estrechas y los secretos que guarda relacionados con la religión judía, sus símbolos y sus tradiciones.

Muy próximo a la localidad de Layana, se encuentra el yacimiento romano de los Bañales. Este enclave está dotado de unas termas construidas a finales del siglo I d.C. y de un acueducto que transportaba el agua a la ciudad desde un embalse próximo. Si estás pensando en visitarlas, se realizan varias jornadas de puertas abiertas a lo largo del año. 

Yacimiento romano de los Bañales. (Foto: turismodearagon.com)

Sos del Rey Católico

Sos del Rey Católico es históricamente conocido por un acontecimiento que marcó el devenir del pueblo: el nacimiento de Fernando el Católico el 10 de marzo de 1452 en el Palacio de los Sada. Este monumento se encuentra situado en uno de los dos promontorios sobre los que se asienta la villa. 

El otro montículo se trata de Peña Felizana, en cuya colina se construyó el castillo homónimo. Se erigió en el siglo XII con la creación de la Corona de Aragón, momento en el que Ramiro I lo incorporó al incipiente reino. La altura que alcanza este alcázar sirvió como fortaleza natural entre los reinos de Navarra y Aragón. La torre del Homenaje es lo más reseñable que se conserva del castillo, además de ser uno de los mejores miradores para contemplar la localidad. 

Vista panorámica de Sos del Rey Católico. (Foto: turismodearagon.com)

Pero este conjunto medieval de Aragón no acaba aquí, sino que poco a poco irás descubriendo los rincones que esconde la villa como la lonja, la plaza Mayor, la casa consistorial y grandes casas nobiliarias. También cuenta con arte románico, como las iglesias de San Martín de Tours y San Esteban. 

Una vez hayas recorrido y te hayas perdido por sus empedradas calles, no olvides parar a descansar saboreando su exquisita gastronomía con los platos más típicos de la zona.  Antes de irte, no olvides pasarte por la Pastelería Delfín Puente y degustar sus chocolates artesanos.

Paseo por las calles de Sos del Rey Católico
Calles de Sos del Rey Católico
Calles de Sos del Rey Católico. (Foto: lospueblosmasbonitosdeespana.org)

Conoce otros castillos de Aragón que no te puedes perder

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar