19.8 C
Zaragoza
18.4 C
Huesca
15.9 C
Teruel
20 junio 2024

Cristina Aranda: “No puedes soñar con ser algo que no ves”

Con un ojo puesto en las humanidades y otro en la tecnología, Cristina Aranda mira al mundo con una visión transversal que apuesta por la innovación y el progreso. Es cofundadora de la empresa tecnológica Big Onion y de MujeresTech, que pretende dar visibilidad a las mujeres en el mundo digital. Referentes que son necesarios, ya que “no puedes soñar ser algo que no ves”.

Es directora del Clúster de Humanidades digitales y tecnologías del lenguaje en español de la Comunidad de Madrid, miembro del Consejo Consultivo del PERTE de la Nueva Economía de la Lengua del Ministerio Asuntos Económicos y Transformación Digital y, en Aragón, formó parte del comité de expertos del Think Tank ‘Covid-19 y futuro’.

Cristina Aranda se define como “oscense de Madrid o madrileña de Huesca”, pues llegó con días de vida al Alto Aragón, donde destinaron a su padre, médico militar. Poco después de cumplir la mayoría de edad se mudó a Madrid y, desde entonces, va y viene por sus vínculos familiares, de amistad y laborales.

Cuando se enteró de que en Aragón todavía no había una base de la red de inteligencia artificial ‘Spain AI’, no se lo pensó dos veces y la cofundó. Y el segundo encuentro de esta comunidad en el Instituto Tecnológico de Aragón (ITAINNOVA), con charlas y networking, ha sido la razón de la última visita de Aranda a Zaragoza, donde ha charlado con Go Aragón.

Eres doctora en Lingüística Teórica y sus Aplicaciones, pero estás muy ligada al ámbito tecnológico y digital. ¿En qué momento se tocaron estos dos mundos?

¿Cómo se hizo el ‘match’? (Ríe). A mí siempre me han apasionado las tecnologías. De hecho, cuando en los noventa me fui a Estados Unidos me hice un email y mis compis de Filología se reían y me decían: ¡Pero quién te va escribir! A mí siempre me ha gustado mucho el progreso y en un periodo de mi vida en el que ya estaba en paro y había terminado el doctorado hice un curso de posicionamiento SEO y dije, no había reparado en que nosotros cuando accedemos a la información escribimos “palabricas” y no hay nada más filológico que las palabras. Eso me condujo a hacer un máster en Internet Business, a trabajar en una empresa de software, luego en el ámbito de la automatización inteligente de procesos donde se requiere el procesamiento del lenguaje natural y, poco a poco, me he ido formando de forma autodidacta.

En la charla TED que diste en Zaragoza mencionas a Ada Lovelace, que desarrolló el algoritmo para la máquina analítica que luego derivaría en los ordenadores. Era matemática y poetisa. ¿Están ciencias y letras más ligadas de lo que pensamos?

Hoy no, y es muy triste que ahora se separen por silos los conocimientos. Si nos vamos a la Edad Media, con el Trivium y Quadrivium, era una concepción del conocimiento mucho más mixta. A mí me fascinan personajes como Ada Lovelace, con un conocimiento extenso en el ámbito de las Humanidades, pero también de la invención y de la ingeniería. Pero también, ¿quién inventó el Wifi? Hedy Lamarr, que era actriz, le encantaba la interpretación y la dramaturgia, pero también era inventora y desarrolló el wifi.

Creo que hay que crear escenarios con ámbitos de conocimiento que sean híbridos y áreas multidisciplinares donde te puedas formar.

Hoy en día no existe en la universidad es, hay que forzar que esos ámbitos se encuentren. Pero es necesario, por ejemplo, en la Inteligencia Artificial necesitamos personas de diferentes perfiles que estén colaborando, co-creando y trabajando en equipo.

Y hablando de inventoras como Ada Lovelace, Hedy Lamarr o, sin ir más lejos, pensando en la matemática zaragozana Andrea Casamayor. ¿Conocemos lo suficiente a estos referentes?

Tristemente, no. Porque pensemos que, ¿cuándo adquirimos el conocimiento? Cuando somos pequeñas. En los libros de texto de Secundaria solamente aparecen un 8% de mujeres, entonces, tú no puedes soñar con ser algo que no ves. Hay un documental, ‘Rol & Rol’, de Chus Gutiérrez, que presentamos en WomanTech de Huesca, en el que se expone la necesidad de tener referentes en todos los ámbitos que te estimulen a hacer cosas.

Por ejemplo, yo he tenido de referente a mi madre que ha sido emprendedora y que ha acabado vendiendo su empresa. O cuando en el ámbito de la tecnología vi una charla de Pilar Manchón, que es filóloga inglesa, doctora en Lingüística Computacional, y que había vendido su startup a Intel.

Pero tardé mucho en encontrarme a esos referentes. En la carrera encuentras a pocas escritoras. Filósofas, en Bachillerato, ninguna. Pero cuando empiezas a escarbar de forma voluntaria, porque la historia está escrita por hombres blancos judeo-cristianos, te das cuenta de que hay un montón de mujeres (…).

Cristina Aranda frente a las instalaciones de ITAINNOVA, donde ha organizado un encuentro sobre Inteligencia Artificial. FOTO: Inés Escario.
Cristina Aranda frente a las instalaciones de ITAINNOVA, donde ha organizado un encuentro sobre Inteligencia Artificial. FOTO: Inés Escario.

¿Cuál es el papel de MujeresTech en este ámbito?

Lo constituimos en 2015. Era directora de marketing y comunicación y se me encargó un trabajo de captación de startups de Internet de las cosas. Entrevisté a referentes, y como el mundo ‘maker’ siempre me ha encantado, descubrí a Sara Alvarellos y contacté con ella. ¡Y hubo allí un match de cambiar el mundo! Directamente, dije: va a ser una de mis personas favoritas en el mundo.

Y allí empezamos a cambiar el mundo con Mujeres Tech cuando nadie hablaba de inclusión y otros aspectos que ahora se tienen en cuenta.

En MujeresTech somos multiplicidad de perfiles, hay ingenieras, personas ingeniosas, periodistas… Somos personas de todos los ámbitos y nuestra intención es conspirar para generar cambio. En este cambio es muy importante dar visibilidad a mujeres expertas en muchos ámbitos, que las hay. Lo que pasa es que la gente no las busca: seguimos viendo eventos con paneles en los que hay solo señoros.

Justo antes de esta entrevista, te preguntaban un consejo para terminar de animarse a emprender. ¿Qué dices en estas ocasiones?

Esto lo escuché de Juanjo Azcarate, que fue profesor mío del Máster de Internet Business del ISDI: “En esta vida ni miedo, ni pereza ni vergüenza”. ¿A las mujeres qué pasa? Que tienes que ser recatada, no tienes que ser excesivamente asertiva… Lo primero es: ¿A qué tienes miedo? Y, lo segundo: Te mueres mañana, ¿y qué? ¿Qué te hace? Nos paraliza mucho el miedo pero, ¿por qué? Porque desde pequeñitas es: no te manches, sé discreta, no alces la voz… (…) Cuando hemos asumido puestos de responsabilidad desde nuestro propio entorno se nos ha dicho: ¿Pero tú serás capaz? Perdona, esto no se lo habrías preguntado a mi hermano. Porque no se asume que una mujer pueda tener responsabilidad.

Se da estatus de poder a la mujer cuando el Titanic ya está hundido. es cuando se le dice: venga, “tula”.

En este momento asistes en calidad de organizadora al segundo encuentro presencial Aragón AI, ¿de qué se trata?

Yo vivo en Madrid, pero estoy muy conectada a Huesca y a Aragón. Tengo aquí familia, amigas, amigos… Durante la pandemia yo me fui a vivir a Jaca y el cofundador de mi empresa Paul (Van Branteghem), es cofundador de ‘Spain AI’, por lo que le pedí que me presentara a la gente de ‘Spain AI Aragón’. Y me dijo que no había nadie, así que pensé, bueno pues lo confundo yo.

En pandemia, se unieron Moisés, Luis y Quique, y ya entre los cuatro junto a ‘Spain AI’, ITAINNOVA y todos los patrocinados organizamos esto en tiempo récord, y han sido 90 personas inscritas.

La idea es generar networking, porque al final la tecnología es lo de menos; lo importante son las personas y el ecosistema que creamos.

Las oscenses Sara Palacino y Cristina Aranda se hacen un 'selfie' con asistentes al encuentro de Spain IA de Aragón. FOTO: Inés Escario Entrevista a Cristina Aranda
Las oscenses Sara Palacino y Cristina Aranda se hacen un ‘selfie’ con asistentes al encuentro de Spain IA de Aragón. FOTO: Inés Escario

Hablando de personas e Inteligencia Artificial. Existe cierto miedo a que la tecnología nos sustituya en algunos puestos de trabajo. ¿Cómo lo ves?

El otro día leí un Twitter buenísimo que decía: Si la inteligencia Artificial quiere quitarme mi puesto de trabajo, es muy tonta (ríe). Hay puestos de trabajo que no se van a quitar. La IA a día de hoy va a automatizar procesos donde es muy tedioso y la gente está continuamente trabajando en cadena. Va a ser una calculadora de la información. Va a haber muchos puestos de trabajo que sean sustituidos por las máquinas, pero según el Fondo Monetario Internacional (FMI), si 87 millones de puestos de trabajo van a ser abolidos, 137 millones van a ser generados. Estamos viviendo una revolución industrial como vivimos con la electricidad. (…)

La inteligencia artificial no va a sustituir a la persona, pensemos en servicios en los que hay un contacto directo con la persona, en temas legales o en información de calidad, periodismo de calidad.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar