21.7 C
Zaragoza
18.9 C
Huesca
17.3 C
Teruel
18 mayo 2024

ADEA presenta su Indicador de Opinión del primer semestre de 2023: “La economía sigue sorprendiendo por su resiliencia”

Persiste una elevada incertidumbre en relación con la geopolítica (guerra de Ucrania, conflictos USA-China a causa de Taiwan, hegemonía de la extrema izquierda en Sudamérica) y el endurecimiento de la política monetaria, pero la economía ha vuelto a sorprender por su resiliencia en los primeros meses del año

El control de la inflación, la contención salarial, la moderación de los márgenes empresariales, la paulatina reactivación del comercio internacional y la puesta en funcionamiento de los primeros PERTES del programa NGUE son factores que han de contribuir a generar confianza

Así lo reflejan los resultados del Indicador de Opinión ADEA del primer semestre de 2023 que se han presentado esta misma mañana

“La economía sigue sorprendiendo por su resiliencia”. Es la conclusión que se desprende del Indicador de Opinión del primer semestre de 2023, presentado esta mañana en una rueda de prensa por el presidente de ADEA, Fernando Rodrigo, y la secretaria general, Diana Marchante.

El presidente de ADEA ha explicado que “sigue existiendo una elevada incertidumbre en relación con la geopolítica (guerra de Ucrania, conflictos USA-China a causa de Taiwan, hegemonía de la extrema izquierda en Sudamérica) y el endurecimiento de la política monetaria, pero la economía ha vuelto a sorprender por su resiliencia en el 1o trimestre de 2023”.

El Indicador de Opinión recoge las impresiones de los directivos acerca de diferentes aspectos relacionados con la situación económica, como son la financiación, evolución de la plantilla, cifra de ventas y balanza comercial.

En cuanto al acceso a la financiación, la encuesta refleja el endurecimiento de los últimos meses, “el objetivo por parte del BCE de que la inflación vuelva a situarse en el 2% y la consecuente subida en junio, por octava vez, de los tipos de interés de la zona euro en otros 25 puntos básicos”, ha explicado el presidente de ADEA, Fernando Rodrigo, “ha llevado el tipo principal de refinanciación al 4% y la facilidad de depósito al 3,5%, niveles no vistos desde la crisis de Lehman Brothers de 2008”.

“hemos venido denunciando que las Administraciones Públicas no hayan aprovechado los inesperados aumentos de ingresos públicos derivados de la inflación para reducir el déficit.”

Esta subida de tipos de interés, “ha venido trasladándose paulatinamente a la economía a medida que se han ido revisando los créditos con tipo de interés variable, al tiempo que ha reducido la demanda de nuevos créditos, especialmente para vivienda”. Sin embargo, ha detallado Rodrigo, “los últimos datos publicados para la Eurozona, en junio del 5,6% (0,6% inferior a mayo de 2023 y la más baja desde el inicio de la guerra de Ucrania), y para España, del 1,9% (1,3% por debajo de mayo de 2023 y muy lejos del 10,7% de julio de 2022) hacen pensar que la subida de los tipos está tocando techo, máxime cuando los precios han reaccionado muy pronto a la baja porque habitualmente existe un retardo en su influencia sobre la actividad entre 18-24 meses”.

En cuanto a la inflación, ha incidido, “se espera que siga reduciéndose en los próximos meses, a causa de la reversión de los precios de las materias primas (especialmente energéticas), la reducción de los cuellos de botella en las cadenas de suministro, la revalorización del euro frente al dólar y el retardo en la influencia de las subidas de los tipos de interés sobre la actividad (entre 18-24 meses)”. “Aunque no hay que perder de vista otros factores que pueden hacer que los precios se resistan a caer, como las tensiones geopolíticas (Ucrania), la escasez de trabajadores en ciertos sectores o los riesgos aún latentes de una 2a ronda”.

En relación con el último punto, ha destacado que “es una buena noticia el V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva que incluye recomendaciones de subidas de 4-3-3% para 2023-24-25, como también hay que aplaudir la moderación en el crecimiento de los márgenes empresariales que siguen por debajo de 2019 (margen/ventas)”.

En lo que se refiere al empleo, el presidente de los directivos aragoneses ha añadido, “como ya se mencionó en la presentación del último Indicador, uno de los rasgos

sorprendentes de este momento de incertidumbre que vivimos es su fortaleza, lo que a su vez permite mantener vivo el consumo”. “Así, en los primeros 6 meses del año se han creado más de 450.000 empleos situando la cifra de afiliados a la Seguridad Social en cifras récord de casi 20,7 millones y con desempleo registrado por debajo de 2,7 millones (la cifra más baja desde 2008). Aun así, preocupa que España sigue siendo el país con mayor desempleo de Europa (12,7%) con casi el doble que la zona Euro (6,5%), cifra que contrasta con la dificultad que están teniendo muchas empresas para cubrir sus necesidades de empleo”.

“Se espera que en la segunda mitad del año las exportaciones de bienes cojan el testigo de los servicios”

Los directivos opinan que la actividad económica está evolucionando mejor de lo esperado y no se esperan caídas en el volumen de ventas, “dato que concuerda con las estimaciones preliminares del 2o trimestre, que apuntan a que la economía podría haber crecido un 0,6%, lo que ha llevado al Banco de España (junto con otros organismos económicos) a elevar la tasa de crecimiento del PIB español en 2023 desde el 1,6% hasta el 2,3%”.

Con estos datos, “la economía española habría recuperado el nivel de PIB prepandemia a la altura del mes de abril de este año, cuando el conjunto del área Euro lo superaba por encima del 2,2% en ese mismo momento”.

La encuesta refleja que no se espera una mejoría en las ventas en el mercado interior, “el consumo privado se ha reducido en el primer trimestre del año por la pérdida del poder adquisitivo de las familias y el endurecimiento de las condiciones de financiación”. De igual modo, “a corto plazo no cabe esperar una reactivación del consumo porque aun cuando la inflación se contenga, los precios siguen siendo altos. Además, las familias podrían tener que destinar parte del ahorro a amortizar préstamos por la elevación de las cuotas a causa del aumento de los tipos de interés”.

En cuanto al sector exterior, la encuesta refleja que va a seguir aportando oportunidades de crecimiento. “Aunque las exportaciones de bienes se han ralentizado en la primera parte del año, el dinamismo del turismo ha permitido que el sector exterior sea un contribuyente neto al crecimiento del PIB”.

“Se espera que en la segunda mitad del año las exportaciones de bienes cojan el testigo de los servicios, ya que el turismo está alcanzando niveles de saturación y solo podría crecer más vía desestacionalización”. En cambio, “la paulatina desaparición de los cuellos de botella y la ganancia de competitividad derivada del mayor control de precios en España (laborales y energéticos, sobre todo) hace esperar una reactivación de las exportaciones del sector industrial”.

Acerca de la economía aragonesa, “se esperan mejores perspectivas”. “Las regiones más turísticas pueden ver frenado su crecimiento en la segunda parte del año y las industriales como Aragón (que están más rezagadas) tienen buenas perspectivas económicas por delante, especialmente si desaparecen los problemas de las cadenas de suministro en el sector del automóvil”.

En cuanto al déficit, “superada ya la pandemia, Europa va a retomar la senda de control del déficit para evitar el descontrol de la deuda pública, por lo que el nuevo Gobierno que salga del 23-J tendrá que tomar medidas impopulares en términos de reducción del gasto y/o aumento de impuestos, lo que puede volver a reabrir el conflicto social, así que el riesgo de una 2a ronda sigue presente”.

Desde ADEA, ha continuado Fernando Rodrigo, “hemos venido denunciando que las Administraciones Públicas no hayan aprovechado los inesperados aumentos de ingresos públicos derivados de la inflación para reducir el déficit. El año 2022 acabó con un 4,8% y en 2023 el gobierno estima un 3,9%, superior al crecimiento del PIB. La deuda pública ha escalado hasta €1,5 billones (113% del PIB) y somos el 4o país europeo con mayor nivel de deuda”. “Fiar el ajuste de la deuda al crecimiento del PIB, ha concluido el presidente de ADEA, es una apuesta muy arriesgada y Europa no lo va a tolerar”.

Dicho barómetro, ha explicado Diana Marchante, “se obtiene a partir de una encuesta que recoge las impresiones de los directivos sobre diferentes aspectos relacionados con la situación económica y a la que, en esta ocasión, han respondido 242 directivos y ejecutivos de las áreas de dirección general, dirección comercial, dirección financiera, y de recursos humanos, de los sectores servicios, industrial, comercial y automoción de las empresas de la Comunidad”.

Los resultados han sido presentados en la sede de Grupo San Valero, en la plaza Santa Cruz de Zaragoza.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar