19 C
Zaragoza
17.4 C
Huesca
16.4 C
Teruel
4 julio 2022

La ruta del Císter en Aragón: Monasterios de Piedra, Veruela y Rueda

La Orden del Císter jugó un gran papel en el Reino de Aragón. Y su legado puede visitarse siguiendo la ruta de los tres monasterios cistercienses más importantes: Piedra Veruela y Rueda. Los tres monumentos se sitúan en lugares de frontera y bastante distantes entre sí.

Los tres monasterios siguen unas líneas arquitectónicas bastante comunes, fieles a la arquitectura cisterciense internacional de finales del siglo XII y comienzos del XIII. Pese a ello, presentan grandes diferencias entre ellos que los hacen únicos, como es el caso de la disposición de las cabeceras. El Monasterio de Veruela, tiene los rasgos más románicos de los tres. En cambio, todos cuentan con influencias musulmanas y presentan rasgos mudéjares fruto de la población que habitó la provincia.

Pese a la distancia que separa los tres monasterios, es posible visitarlos en diferentes rutas y disfrutar al mismo tiempo de otros puntos de interés y reclamos cercanos a los monasterios. El Gobierno de Aragón lanzó 7 rutas para conocer mejor la Corona de Aragón, entre las que destaca la ruta de la Orden del Císter, que propone visitar el Monasterio de Veruela, junto a Tarazona y Grisel, donde se debe visitar el pozo de Aines y el castillo; el Monasterio de Rueda, ampliando la visita con Caspe y la iglesia del Compromiso; y el Monasterio de Piedra junto con Calatayud.

Monasterio de Veruela

A las faldas del Moncayo se impone el Monasterio de Veruela, un complejo que dispone de una iglesia con proporciones catedralicias. Fotografía Alfredo Cortés

En el siglo XII, en las faldas del Moncayo, se levantó el primer monasterio cisterciense de Aragón. Orar y trabajar eran los pilares sobre los que se asentaba la vida de sus moradores, los monjes de la Orden del Císter. Su llegada enriqueció la zona con nuevos valores espirituales y culturales, pero también económicos y políticos. Eran expertos en ordenar los recursos del agua y con el río Huecha tan a mano, configuraron una amplia red de acequias, presas y molinos.

En el interior del cenobio, acordonado por una muralla, quedaba recogido todos lo necesario para la actividad de los religiosos: el agua, el molino y el huerto. En la visita se puede conocer la iglesia sobria pero de proporciones catedralicias. El claustro es propio del gótico levantino, y siguiendo todas las dependencias como la sala capitular, el refectorio o la sala de los monjes conocerás de primera mano cómo era la vida en el monasterio.

La Orden habitó Veruela hasta 1835. El cenobio quedó abandonado con la Desamortización de Mendizábal y se convirtió en lugar romántico, destino de verano y lugar perfecto para curar los males con el aire del Moncayo. A finales de 1863, llegó Gustavo Adolfo Bécquer con su hermano. Allí se inspiró para escribir las Cartas desde mi celda.

Es imprescindible la reserva previa para acceder al complejo.

Monasterio de Piedra

El Monasterio de Piedra ofrece naturaleza en y patrimonio en un lugar idílico.
El Monasterio de Piedra ofrece naturaleza en y patrimonio en un lugar idílico.

Un monasterio en plena naturaleza. El Monasterio de Piedra sorprende nada más llegar al entorno natural creado por el río Piedra, un espectacular paraje natural a su paso por Nuévalos (Zaragoza), donde los monjes cistercienses fundaron en el siglo XII un monasterio en un insólito vergel. Cascadas, grutas y bellos saltos de agua conviven en un vergel donde la vegetación reina en medio de un paisaje árido. Allí, en este Parque Natural, donde el agua surge de la nada, los monjes levantaron su cenobio del que todavía hoy se pueden visitar el claustro, la sala capitular, la cocina donde se elaboró el primer chocolate de Europa, la iglesia y su cripta, el refectorio o el lavatorio.

Es uno de los parajes más visitados de Aragón, un remanso de paz, donde el agua es la protagonista. La cascada más famosa es la Cola de Caballo, conocida porque en su interior guarda una gran cueva natural con formaciones de estalactitas.

¿Alguna vez has visto aves rapaces de cerca? La visita se complementa con una exhibición de estos animales (suspendido por el covid) y recorriendo el Museo del Vino de la Denominación de Origen Calatayud, situado en la antigua bodega del monasterio.

Con la pandemia el aforo del Monasterio es limitado, por lo que es mejor reservar previamente online. 

Monasterio de Rueda

císter Monasterio Rueda
El Monasterio de Rueda es uno de los máximos exponentes de la Orden del Císter en Aragón (Turismo de Aragón)

El Monasterio de Rueda, entre Sástago y Escatrón es uno de los máximos exponentes de la Orden del Císter en Aragón. Asentado a orillas del río Ebro, este soberbio conjunto monumental destaca por su claustro gótico, su esbelta torre mudéjar, la austeridad de la iglesia y la gran noria hidráulica de 18 metros de diámetro que es la que da nombre al cenobio.

La rueda es un símbolo de lo que los monjes de la Orden del Císter buscaban cuando querían fundar un monasterio: agua y tierra, bosques y silencio. Un lugar donde basar la vida en la oración y el cultivo de la tierra.

El Monasterio de Rueda alberga en su interior la Hospedería Monasterio de Rueda, un establecimiento hotelero de cuatro estrellas y con 35 habitaciones perteneciente a la Red de Hospederías de Aragón. Su restaurante aún mantiene los toneles milenarios donde los monjes ya preparaban sus propios caldos. Allí elaboran cocina con productos de cercanía, quesos de Samper de Calanda, jamón D.O de Teruel regado con el aceite de oliva del Bajo Aragón, pan de pueblo y productos artesanos de la zona, entre otros.

El cenobio requiere cita previa ya que las visitas son siempre guiadas.

Monasterio de Rueda. Fotografía Alfredo Cortés

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar