9.6 C
Zaragoza
2.4 C
Huesca
6.4 C
Teruel
20 abril 2024

Cerca de 5.000 personas han sido beneficiarias de la actividad de Cruz Roja Juventud en 2023

Cruz Roja Juventud realiza atención educativa, proyectos de ocio y tiempo libre y proyectos de sensibilización y prevención, dirigida a jóvenes y sus familias

Los días 15, 16 y 17 de diciembre esta ONG hará una recogida de juguetes en los Carrefour de Augusta y Actur, en Zaragoza

Más de 5.000 personas han sido beneficiarias de la actividad de Cruz Roja Juventud durante el año 2023. Un ejercicio que culmina ahora con la campaña navideña de recogida de juguetes, y que ha contado con novedades significativas, como el desarrollo de un nuevo proyecto de acompañamiento educativo y de ocio y tiempo libre en el área de psiquiatría infanto-juvenil. Una nueva línea de trabajo que se suma a los tres pilares de la actividad de esta organización: el área educativa, en la que se ha atendido en 2023 a más de 400 niños; los proyectos de ocio y tiempo libre, que han llegado este año a un centenar de menores; y los proyectos de sensibilización y prevención en colegios e institutos, en los que han participado en 2023 más de 3.000 personas. Una labor para la que nuevos voluntarios son más que bienvenidos, ya que “siempre hace falta más gente, cuanta más gente haya, a más personas vas a poder alcanzar, más necesidades vas a poder cubrir, y mayor espectro vas a poder llegar con esa solidaridad”, apunta Juange Laborda, director local y provincial de Cruz Roja Juventud en Zaragoza.

 

Educación, ocio y sensibilización

Cruz Roja Juventud es la sección juvenil de Cruz Roja Española, formada por niños, niñas y jóvenes de edades comprendidas entre los seis y los treinta años. Se trata de una asociación juvenil que desarrolla su compromiso social a través de una acción orientada hacia la transformación, sobre la base de los Principios Fundamentales del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. En esta ONG se desarrollan tres líneas de trabajo diferentes. Por un lado, el área educativa, en la que se desarrollan proyectos de promoción del éxito escolar. “Aquí atendemos a chavales que están en situación de exclusión social y necesitan cualquier apoyo en el ámbito escolar. Se hace acompañamiento a nivel escolar y social, y una detección de necesidades, si es necesario se dan ayudas económicas o de bienes”, explica Paola Latorre, trabajadora social de Cruz Roja Juventud. Un área en la que se han atendido en 2023 a más de 400 niños en Zaragoza.

Por otro lado, esta ONG aborda proyectos de ocio y tiempo libre, que llegan en Zaragoza a un centenar de menores. “Atendemos a chavales en situación de exclusión social, tanto en la sede de Cruz Roja Juventud como en hospitales, con menores ingresados en el Hospital Miguel Servet y el Hospital Clínico Lozano Blesa. La gran novedad de este año es que hemos empezado a atender en psiquiatría infanto-juvenil, haciendo acompañamiento educativo y de ocio y tiempo libre“, comenta Paola Latorre.

Finalmente, más de 3.000 personas han sido beneficiarias este año 2023 de los proyectos de sensibilización y prevención, que se hacen en los colegios y los institutos, y en los que participan también las familias. “Hacemos talleres de prevención de conductas violentas y de prevención para la salud. Se tratan todas las temáticas que suponen un problema ahora mismo para la población joven. Empezamos dando estos talleres solo a los menores, pero ahora se están dando también a los docentes y a los padres y madres. Sobre todo, en temas de prevención de suicidio, de adicción a las nuevas tecnologías y de trastornos de la conducta alimentaria. Pero tratamos muchísimos más temas: violencia de género, acoso, bullling…”, comenta la trabajadora social

Juguete educativo para más de 400 familias

Además de las áreas de trabajo que se realizan durante todo el año, desde el mes de octubre en Cruz Roja Juventud se comienza a preparar la campaña Juguete Educativo de cara la Navidad. “Contactamos con empresas y recogemos juguetes nuevos, no bélicos y no sexistas. Nuevos porque entendemos que no hay infancias de primera o de segunda, todos tienen derecho a abrir un juguete nuevo”, explica Clara Gracia, trabajadora social. En la actualidad, Cruz Roja Juventud trabaja con 16 empresas, gracias a las cuales, entre otros donantes, han logrado llevar juguetes nuevos a los hogares de más de 3.000 familias en los más de diez años que lleva en marcha la iniciativa.

Un proyecto al que se suman Wow Rider y Moteros Zaragoza, quienes disfrazados de Papá Noel realizarán este domingo día 17 de diciembre de 2023 una gincana por Zaragoza, tras la cual se acercarán la Torre del Agua para realizar su donación de juguetes. Además, este mismo fin de semana, los días 15, 16 y 17 diciembre, voluntarios y voluntarias de Cruz Roja Juventud realizarán recogida de juguetes en Carrefour de Augusta y Carrefour Actur para completar la campaña Juguete Educativo. Una iniciativa de la que son beneficiarias las familias con las que la asociación trabaja durante todo el año, y que han pasado por una valoración técnica dentro de la organización.

Después de Navidad, sigue habiendo familias con necesidades

La campaña Juguete Educativo tiene su momento de mayor actividad en las fechas previas a la Navidad, pero, según inciden los voluntarios y voluntarias de Cruz Roja Juventud, es una iniciativa que se desarrolla durante todo el año. Es por ello que desde la asociación animan a “que no se nos pase esta temporada, como es Navidad, somos solidarios, y en febrero celebramos San Valentín… En febrero sigue habiendo necesidades, sigue habiendo cumpleaños en los que entregamos juguetes, sigue habiendo actividad en el hospital, sigue habiendo sensibilización y siguen pasando cosas”, recuerda Paola.

Unas necesidades para cuya cobertura hacen falta siempre voluntarios. “A veces nos centramos mucho en lo que podemos aportar económicamente, y realmente lo que enriquece a Cruz Roja Juventud es el voluntariado”, comenta la trabajadora social, mientras recuerda que en el voluntariado lo relevante es “la necesidad que vas a cubrir“. Una aportación que muchas veces surge de las mismas personas que un día fueron beneficiaras de ella, y que, definitivamente, engancha. “Yo empecé como participante en uno de los proyectos con ocho años, a los 16 empecé a hacer voluntariado a la vez que seguía participando, y con treinta sigo haciendo voluntariado dentro de Cruz Roja Juventud. Cambia la manera en la que haces voluntariado, la manera en la que participas, te implicas de otras maneras, pero sí, engancha”, apunta el director local y provincial de Cruz Roja Juventud Zaragoza.

Y es que todo el mundo tiene algo que aportar dentro de la actividad de la ONG. “Tenemos muchos perfiles diferentes. Desde profesores jubilados que vienen entre semana a dar clases de matemáticas, a voluntarios que dan clases de castellano, jóvenes que están estudiando su carrera y los fines de semana sacan un hueco y vienen a hacer las actividades de ocio y tiempo libre, voluntarios que van a dar charlas a los colegios… Tenemos un espectro muy amplio, realmente desde los doce años puedes hacer voluntariado”, comenta Juange Laborda.

Para hacerse voluntario de Cruz Roja Juventud puedes llamar al 976 22 47 80. Según explican los voluntarios, se trata de un proceso muy sencillo tras el que, en el mismo día, se puede comenzar a colaborar.

Si se necesita ayuda, no hay que dudar en pedirla

Los hechos vividos desde la pandemia, con la guerra en Ucrania y las circunstancias económicas que todo ello ha traído aparejado, han llevado a muchas personas a verse en situaciones de dificultad o exclusión. Unos años difíciles en los que desde Cruz Roja Juventud han visto un incremento de beneficiarios. “Antes teníamos a muchas menos familias a las que atender, ahora hay listas de espera. La pandemia lo enrareció todo, se perdió el contacto con muchas familias con las que llevábamos tiempo trabajando, llegaron otras familias que jamás hubieran pensado estar en esa situación de exclusión, y mucho menos de exclusión severa. Y, sobre todo, el mayor problema al que nos hemos tenido que enfrentar es a que ha cambiado mucho la forma de relacionarnos: dejar de tener contacto con las familias, dejar de hacer seguimientos continuos…”, explica Paola Latorre.

Una realidad que se acentuó “con la llegada de la población ucraniana, tuvimos que hacer un nuevo proyecto desde cero porque teníamos el inconveniente del idioma, no había escolarización reglada para todas las personas que estaban llegando. Pusimos en marcha una alternativa educativa para ir atendiendo mientras se llevaba a cabo el proceso de escolarización. Desde el 2020 no han dejado de pasar cosas, cada vez tenemos más problemas, sobre todo en los más pequeños. Antes se detectaban los problemas en la adolescencia, ahora cada vez detectamos problemas antes, cada vez hay más familias, y además hay más entidades: tenemos menos recursos porque tenemos que dividirlos entre más entidades, pero hay más familias que lo necesitan. Es una lucha constante entre lo que tenemos que hacer y lo que nos corresponde”, apunta la voluntaria.

Por ello, desde la ONG animan a las personas que se encuentren en situación de necesidad a que pidan ayuda. “Hay muchas personas que no reciben la ayuda porque desconocen que existe”, se lamenta la trabajadora social.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar