5.9 C
Zaragoza
4.4 C
Huesca
6.6 C
Teruel
3 febrero 2023

Operon, la biotecnológica zaragozana que tiene sus productos en todo el mundo

Los productos de esta empresa, a punto de cumplir medio siglo de vida, llegan a más de 200 países y el mercado exterior supone aproximadamente el 93 % de su cuota. El año que viene está previsto su traslado a PLAZA, donde multiplicará por cinco sus instalaciones.

Casi 50 años de existencia acumula ya Operon, la biotecnológica aragonesa que destaca por su apuesta por el I+D y, sobre todo, por un enfoque al mercado exterior que le permite estar en más de 200 países, ya sea bajo su propia marca o con otras que adquieren sus productos. Medio siglo de existencia en la que esta empresa familiar mira al futuro con una nueva planta que espera abrir el año que viene y que multiplicará en PLAZA prácticamente por cinco sus actuales instalaciones de Cuarte de Huerva (Zaragoza), con un salto que también supondrá un aumento del 20 % de su plantilla.

Estas son algunas de las credenciales de una compañía especializada en la elaboración de test diagnóstico ‘in vitro’ que comenzó en 1973 de la mano de Fernando Toribio, padre de su actual director gerente, Tomás Toribio. Este último cifra su posición internacional con la presencia en más de 50 países como marca propia, número que se eleva por encima de los 200 si se suman los territorios a los que llegan sus productos bajo el sello de sus clientes.

La empresa, que en 2021 facturó cerca de 9 millones de euros, ha sido pionera en su campo. Prueba de ello es la importancia del I+D para Operon, donde alrededor del 25% de sus trabajadores, de los más de 80 actuales -el 85%, mujeres- se dedica a este apartado. También, que fuera en 1986 la primera compañía en comenzar la investigación y producción de anticuerpos monoclonales o que se situara como pionera en los años 90 en el desarrollo, fabricación y venta de test de inmunocromatografía.

También que, a principios del año 2006, fuera de las primeras empresas españolas en desarrollar, fabricar y vender test basados en técnicas de diagnóstico molecular. Su primer producto de esta línea fue el ThromboStrip, basado en el genotipado de mutaciones asociadas al riesgo de padecer trombosis venosa.

La cadena de valor que abarca todo

“En Operon vamos desde la idea hasta el producto en el mercado”, afirma Toribio sobre la cadena de valor que manejan; “abarcamos todo”, sentencia. De hecho, su actividad encierra hasta el control de las materias primas, como pueden ser los anticuerpos de distintas enfermedades, necesarios para crear las pruebas diagnósticas, que logran sustraer de su propio animalario. “Es lo que nos diferencia de la competencia, que nos gusta controlar las materias primas”, indica.

Un proceso que explica así el director gerente: “Si te infectas, generas anticuerpos para pelear contra el agente externo. La secuencia pasa por inyectarlo al ratón para luego extraer la célula que produce el anticuerpo y esa célula llevarla a un biorreactor y hacerlo ‘in vitro’ para no tener que usar animales”, relata.

De su fábrica zaragozana salen también test rápidos, una de sus áreas de actividad, en la que son especialistas en pruebas gastrointestinales y respiratorias. “Llevamos 32 años haciéndolos, empezamos con el test de embarazo y tenemos una paleta de 50-60 muy variada”, aclara el director gerente, quien precisa que, evidentemente, también los tienen para el SARS-CoV-2, el virus causante de la covid-19. Sobre la época de pandemia, el responsable de la empresa recuerda que fue “un estrés”, con la fabricación en marcha desde las 6 de la mañana y hasta las 10 de la noche.

Dentro de estas pruebas rápidas, Operon también cuenta en su catálogo con algunos productos específicos para las industrias alimentaria y veterinaria, o con, por ejemplo, marcadores tumorales.

Su haber también abarca los lectores de test rápidos, aparatos que, entre otras facilidades, permiten guardar los datos, exportarlos a la nube y trabajar con ellos en tiempo real. Igualmente, en la compañía ofrecen varios productos relacionados con la enfermedad celiaca o con otras hereditarias como la intolerancia a la lactosa.

Otra de sus áreas de acción, “muy importante”, como destaca Toribio, es la molecular y de pruebas PCR, donde se encuadra una plataforma desarrollada por ellos mismos hace una década que permite tener hasta 24 marcadores a la vez.

En este campo, sobresale como su mejor producto el desarrollado para el virus de papiloma humano, un patógeno que suma cerca de 100 variantes, de las que ocho, de alto riesgo, y otras ocho, de bajo, suponen el 95 % de los casos. “Es el producto que más vendemos”, añade.

Un periplo internacional

Los orígenes de esta compañía se remontan a 1973, cuando su padre, Fernando, la creó. Natural de la sierra de Albarracín, el fundador estudió la carrera de Químicas y, posteriormente, logró una beca en Alemania para cursar el doctorado. Allí conoció a la que sería su mujer y madre del actual director.

En su regreso a España, tras pasar dos años en Estados Unidos completando un postdoctorado, el fundador fue contratado por laboratorios ULTA, fabricante de la leche Anfimón, en la capital aragonesa. Allí pasó por un ‘reciclaje’ técnico y aprendió acerca de las reacciones inmunológicas.

Esos nuevos conocimientos fueron el germen de Operon, que ya a los pocos años de comenzar su recorrido cambió su enfoque hacia el mercado internacional. Así, el año que viene cumplirá medio siglo, un aniversario que espera celebrar en sus nuevas instalaciones de PLAZA. Allí, en la plataforma industrial zaragozana, tienen planeado pasar de los 4.000 metros cuadrados actuales a los casi 18.000 que conforman la nueva superficie.

El proyecto contempla varias fases, con una primera que prevé erigir 9.000 metros cuadrados distribuidos en dos edificios, lo que duplicará la capacidad de espacio de las instalaciones actuales.

El primero de estos edificios contará con un garaje, salas de producción, comedores y vestuarios, oficinas y salas de reuniones y laboratorios distribuidos en varias plantas. El segundo, anexo, estará destinado a las áreas de producción y almacenaje.

Las posibilidades de PLAZA son enormes, prácticamente es multiplicar por cinco tanto el terreno como la posible construcción”, destaca Toribio sobre la construcción de unas nuevas instalaciones que afronta “con ganas”.

Pero la compañía no solo crecerá en tamaño, sino que también lo hará en plantilla. De esta manera, y con esta ampliación, Operon contempla un incremento del 20 % en su número de trabajadores. Una ampliación que hará más grande a una compañía puntera y con la vista puesta en el exterior, pero enraizada en el territorio.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar