13.1 C
Zaragoza
11.4 C
Huesca
13.2 C
Teruel
28 mayo 2024

Llegamos a la gran maravilla de Huesca: San Juan De la Peña

Las referencias para salir de Jaca continuando el Camino Aragonés no dan ningún problema, ya que con seguir las flechas, vieiras e indicaciones nos llevará a través de una rotonda y varias avenidas, urbanizaciones y algún pequeño polígono industrial hasta la ermita de Nuestra Señora de la Victoria, para tomar entre pistas y caminos el trazado de la carretera N-240 por su derecha, y tras pasar una fabrica podremos ver el desvío hacia los monasterios de San Juan de la Peña, mientras que si seguimos rectos, siguiendo el trazado oficial, llegaremos hasta el puente que cruza el Aragón para Puente la Reina y, sin cruzarlo seguir de frente. 

Pero lógicamente yo tomo la variante a los monasterios, un trazado malo de solemnidad, pero malo y descuidado, y no lo digo por las cuestas y subidas, que las tiene, sino por su mala señalización, suelo destrozado por las lluvias, senderos pedregosos y varias cosas más, pero como es una opción a nadie se le obliga, aunque no estaría de más prestarle un poco más de atención a esta variante, a la que ya no crucificaré más porque la suelo coger siempre y arriba tiene premio.

El premio por supuesto es llegar primero al nuevo Monasterio de San Juan, que alberga la iglesia y el Centro de Interpretación del Monasterio, en estilo barroco y del siglo XVII, construido como consecuencia de un incendio acontecido en 1675 en el cercano y original Monasterio Viejo, 

En este lugar, el 21 de abril de 1028 se introdujo en el monasterio la regla benedictina, que posteriormente sería sustituida por la de Cluny, mucho más austera y rígida. Así, el 22 de marzo de 1071 por orden del rey Sancho Ramírez se utiliza por primera vez el rito romano en sustitución del viejo rito mozárabe o hispano que regía en los reinos peninsulares desde tiempos de los visigodos. Este año también,  el papa Alejandro II puso bajo su protección el monasterio y confirmó todos sus privilegios y posesiones.

Lugar mítico en la historia de Aragón, ya que aparte de ser lugar de instrucción de algunos reyes y nobles, caso de Alfonso I el Batallador, que estuvo aquí después de su paso por el Monasterio de Siresa, varios fueron los reyes aragoneses enterrados en él, convirtiéndose en el Panteón Real del reino de Aragón, hasta la llegada del conde de Barcelona Ramón Berenguer IV, que desplazó el eje vertebrador del reino, pasando a ocupar el honor de ser panteón Real el Monasterio de Poblet (los vecinos de al lado siempre tirando para lo suyo…).

Albergo durante varios siglos el considerado Santo Grial utilizado en la Ultima Cena, así como numerosas reliquias de santos, alguna de las cuales todavía permanecen. Por su situación y construcción, circulan infinidad de leyendas sobre el lugar, su entorno y todo tipo de situaciones allí vividas, y por supuesto, como casi todas las construcciones religiosas antiguas, está levantado en un lugar con fuerte carga de energía telúrica que nuestros antepasados hace miles de años ya conocían.

Monasterio de San Juan de la Peña Foto: turismo de Aragón
Monasterio de San Juan de la Peña Foto: turismo de Aragón

En 1889 se le otorga el título de Monumento Nacional que en 1920 es completado con la declaración por parte del rey Alfonso XIII como Sitio Nacional. Ya el 2 de febrero de 2004, el Gobierno de Aragón completa su declaración como Bien de interés cultural con la protección del conjunto monástico y su entorno.

Acercarte hasta San Juan de la Peña es para disfrutarlo, ya que tanto en los monasterios como en su entorno es un viaje por la historia, la cultura, la arquitectura y la naturaleza. Se pueden realizar visitas guiadas, que recomiendo, para lo cual hay que adquirir las entradas en la taquilla del Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña situado a 1,5 kilómetros de distancia del Monasterio Viejo de San Juan de la Peña. El tiempo de duración de la visita guiada del Monasterio Viejo es de 45 minutos bastante instructivos.

Si, todas las líneas han sido dedicadas al Monasterio de San Juan de la Peña ¡qué le vamos a hacer! Es una maravilla lo mires por donde lo mires, un pedazo de historia que sigue ahí, a pesar de todos lo avatares, fuerte y firme junto a la roca, y que siga así otros mil años más.

Fran Lucas Herrero recorre varias veces al año el Camino De Santiago Aragonés. Su web es esmicamino.es . Puedes seguirlo en instagram de @esmicaminodesantiago

 

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar