13 C
Zaragoza
9.5 C
Huesca
6.6 C
Teruel
23 mayo 2024

Taisi, frutas y verduras en mermelada, confitadas y en almíbar, de Calatayud a cuatro continentes

Taisi dirige su producción a clientes industriales como Grupo Lacasa, Frutas de Aragón Caro, Arruabarrena, Magdalenas Lázaro, Grupo Delaviuda, Antiu Xixona, El Lobo o Europastry

Esta empresa, comprometida con la Agenda 2030, apuesta por el I+D+I, el valor añadido de sus productos y la calidad, y cuenta con certificados Halal, Kosher y en producción ecológica, entre otros

Con 24 premios en apenas doce años y una facturación de siete millones de euros, la empresa aragonesa Taisi se sitúa como una las grandes compañías españolas de producción, desarrollo y venta de frutas y verduras en mermelada, confitadas y en almíbar, con destino a cliente industrial. Fundada en los años cuarenta, esta empresa ha entrado de lleno en el siglo XXI de la mano de Ruth Lázaro Torres (Calatayud, 1972), tercera generación de una saga que ha logrado llevar el 30% su producción a clientes internacionales, tanto de Europa como de América, Asia u Oceanía.

Empresas como las aragonesas Grupo Lacasa, Frutas de Aragón Caro, Arruabarrena o Magdalenas Lázaro; turroneras y chocolateras como Grupo Delaviuda, Antiu Xixona o El Lobo; o grandes congeladeros como Europastry; emplean el género de Taisi en sus artículos. No en vano, las elaboraciones de esta empresa están presentes en roscones de Reyes, turrones, chocolates, frutas de Aragón, helados, bizcochos, cruasanes, hojaldres, magdalenas, o tartas como las que vende Mercadona, y han recibido premios, tales como “Superior Taste Award”, en varios de sus creaciones: naranja confitada en 2016; zanahoria confitada en 2017; mermelada de garnacha TAISI en 2018; mermelada de fruta de la pasión en 2020; y kiwi en almíbar en 2021.

Miembro del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, Taisi ha logrado su posición, entre otras razones, al trabajo que Ruth Lázaro y su equipo llevan a cabo desde su incorporación en la empresa en 1996. Una labor, gracias a la cual, han logrado certificados de calidad como el certificado Halal, el certificado Kosher, la norma FSSC 22.000, la norma ISO 9001 y la ISO 45001 o certificados en producción ecológica que le han abierto las puertas a la expansión y la exportación. Con trabajos en vigilancia tecnológica, Inteligencia Artificial y minería de datos, Taisi apuesta sin dudas por el I+D+I, la calidad y el valor añadido como elemento diferencial y de negocio. Una cultura de la innovación y una apuesta por la sostenibilidad en las que cimenta su desarrollo presente y futuro.

Taisi, en cifras. Infografía: Taisi
Taisi, en cifras. Infografía: Taisi

La empresa bilbilitana Taisi está liderada en la actualidad por Ruth Lázaro, graduada en Trabajo Social y licenciada en Sociología, pero fue en la década de los años cuarenta del siglo XX cuando vio la luz, de la mano de su abuelo, José María Lázaro Yagüe. Y con la exportación ya dentro de su ADN empresarial desde sus inicios. “Mi abuelo exportaba ciruelas a Francia”, recuerda Lázaro. Los años cuarenta marcaron el comienzo de la compañía, aunque fueron los años sesenta los que dieron el pistoletazo de salida del desarrollo industrial comercial de una empresa cuyos productos llegan hoy en día a países como Polonia, Suiza, Italia, Austria, Países Bajos, México, India, Australia o Emiratos Árabes, explica su actual CEO. Una presencia más allá de nuestras fronteras, que, durante varios años, también llegó a países como Singapur o Japón, áreas que quedaron atrás para Taisi tras la irrupción de China en este mercado.

Innovación, producto a medida e I+D

Desde sus orígenes, Taisi ha tenido la internacionalización en su horizonte, aunque la exportación, en el caso de la industria agroalimentaria, no resulte para nada sencilla. “Si no tienes calidad y seguridad alimentaria, y si no garantizas la inocuidad alimentaria, con una serie de certificados que nosotros tenemos, como la norma FSSC 22.000, no vendes”, comenta la CEO de Taisi. Un impulso en pro de la calidad y la innovación que ha cobrado fuerza tras la incorporación de Ruth Lázaro en la dirección en los años noventa, con el I+D+I en la cresta de una ola que comenzó con “pura artesanía” en sus inicios, de la mano de su fundador, y que creció gracias al desarrollo industrial que el padre de Ruth Lázaro incorporó en sus años al frente de la empresa.

Una apuesta por la innovación y la calidad que los ha llevado a crear, ya en los albores del siglo XXI, “productos personalizados, a medida. Decidimos entonces que no queríamos hacer sólo cereza confitada, sino también zanahoria confitada, o remolacha confitada, así como otras cosas nuevas”, explica. Un espíritu que la CEO extiende a toda su empresa en lo que ella denomina “cultura de la innovación”: las nuevas ideas no sólo parten de un departamento específico, sino de todas las fases de la cadena. De esta forma, mientras su departamento de I+D+I se dedica de forma más específica a la búsqueda de nuevos productos, otros compañeros y compañeras realizan ensayos desde los diversos puntos de la línea de producción. Un trabajo colectivo necesario ya que, según valora Lázaro, sin esta apuesta por la calidad y el valor añadido, “la empresa pequeña y mediana estamos abocadas a desaparecer”.

Taisi, frutas y verduras en mermelada, confitadas y en almíbar, de Calatayud a cuatro continentes
Fase de producción. Foto: Taisi

El eje de sus proyectos de innovación es su materia prima, las frutas y verduras. Sin embargo, esta empresa bilbilitana también se encuentra inmersa en diversos proyectos de digitalización. “Para nosotros es muy importante en el mundo de la innovación estar abiertos, con las antenas desplegadas. Por ello tenemos un plan de vigilancia tecnológica, y estamos trabajando con Inteligencia Artificial o minería de datos, para saber por dónde van las tendencias, saber lo que está haciendo la competencia y empresas de referencia para nosotros. Este es un proyecto muy interesante que trabajamos con la Cámara de Comercio. Se trata de digitalizar lo que antes hacíamos a mano, y así invertir menos tiempo en la entrada de datos y más en su análisis, para sacar conclusiones y tomar decisiones ágiles”, explica.

Los ODS, en el ADN de Taisi

Taisi, empresa comprometida con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), entró en 2017 a formar parte del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, pero, según recuerda, las líneas de trabajo que la ONU marca con dichos objetivos ya se integraban en la compañía con anterioridad. “Nosotros con cada certificado que obtenemos buscamos avanzar en los sistemas, pero bajo un estándar. Por ejemplo, en los años 2000, cuando avanzamos en el terreno de la calidad, nos fijamos en las normas ISO. Alguien ya había trabajado previamente en unos estándares, en unos procedimientos y unas normas: no nos íbamos a inventar los sistemas. Lo que hacemos en Taisi es coger ese sistema, e ir adaptando nuestros procedimientos hacia esa normativa”, asevera. “Nos pasó lo mismo con el mundo de la responsabilidad social. Primero vimos qué sistemas había, la RSA, y desde el año 2016 comenzamos a guiarnos por ella”, comenta.

Un camino que llevó a esta empresa, en el año 2017, hacia los ODS, una senda que Lázaro recorrió con naturalidad, puesto que, tras estudiarlos, cayó en cuenta de que estaban en sintonía con su forma de ver la empresa. “Yo nunca he entendido el proyecto de Taisi como un proyecto solamente económico, sino también como un proyecto social, del territorio, una herencia familiar, un legado… un proyecto de una población, de unos agricultores… una transformación”, apunta. De esta forma, Taisi se encuentra alineada con los ODS intrínsecos a la actividad económica e industrial (ODS 8, trabajo digno y crecimiento económico; ODS 9, innovación e infraestructuras; ODS 12, consumo responsable), los de una dimensión más social (ODS1, erradicación de la pobreza; ODS 2, lucha contra el hambre; ODS 4, educación de calidad; ODS 5, igualdad de género), los relacionados con el medio ambiente (ODS 6, agua potable y saneamiento; ODS 7, energía renovables; ODS 13, lucha contra el cambio climático) y los relacionados con la ética (ODS 16, paz y justicia; ODS 17, alianzas para el logro de los objetivos).

TAISI
Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Un trabajo en pro del cumplimiento de la agenda 2030 que resultó natural en esta empresa de sesenta trabajadores, con un porcentaje de empleo femenino que ronda el 60%. “Llevamos tanto tiempo trabajando, por ejemplo, medidas de igualdad, que no nos dábamos cuenta de que lo estábamos haciendo, y no le dábamos valor a que conciliamos, cambiamos turnos, a que `ya recuperaré´, que `tengo un examen´, que `tengo que cuidar a mi padre´… eso estaba dentro de nuestra dinámica”, recuerda.

Aunque siempre hay camino que recorrer en lo que al desarrollo sostenible se refiere. “En los últimos años hemos desarrollado especialmente los ODS que tienen que ver con acciones con el clima, con el agua, con la energía… con la dimensión medioambiental. Ya tenemos muy desarrollada la dimensión social, así como la dimensión económica, ser viables económicamente, y también la dimensión de las alianzas, algo que planea sobre todos los ODS, y que recoge el ODS 17. El ODS 17 es, para mí, el más importante. Creo que somos una empresa muy abierta que genera redes (con clientes, con proveedores, con nuestro personal, con nuestro territorio), que genera un ecosistema muy grande”, argumenta.

Compromiso con el medio ambiente, el territorio y las personas

Y es que Ruth Lázaro entiende su empresa como un proyecto conectado con su entorno. “No entiendo este proyecto de otra manera. Esto te lleva a tomar decisiones, como las que tomamos en pandemia. Si entonces hubiéramos puesto la dimensión económica por encima de la decisión de respetar los puestos de trabajo y mantener la actividad, o de no hacer ERTEs, habríamos tomado otras decisiones. Económicamente nuestras decisiones en pandemia fueron malísimas, pero socialmente creo que eran necesarias”. Y es que “el compromiso social y medioambiental no sólo no está reñido con la generación de negocio, sino que es necesario para que un proyecto sea sostenible. Yo soy una tercera generación, soy un tercer eslabón en un proyecto que se llama Taisi. Y si quiero que haya más eslabones futuros, debo hacerlo sostenible, no sólo económicamente, sino también socialmente, en el entorno en el que ha nacido, y medioambientalmente”, manifiesta.

Y la manera de implementar esta apuesta por la sostenibilidad en su más amplio sentido se materializa en la fijación de población mediante la contratación de personas del entorno cercano a la fábrica, mediante la adquisición de las frutas con las que elaboran sus productos preferentemente de agricultores de la zona, y mediante la búsqueda de talento más allá de un currículum. Y es que, estar “preparado para nosotros no es traer un currículum, sino traer una mochila de actitudes, de ganas de aprender, de sacrificio, de tesón, de capacidad de decisión, de trabajo en equipo. En Taisi hemos formado un buen equipo con gente más mayor, que viene de experiencias previas, que conocen el valor de trabajar en Calatayud, y que se quieren quedar aquí con sus familias”, comenta.

Presencia en ferias internacionales

Esta empresa bilbilitana de proyección internacional está presente en las grandes ferias de alimentación como la ISM, la mayor feria de dulces y aperitivos, que se celebra cada año en Colonia (Alemania). Las ferias, apunta Lázaro, son un importante punto de encuentro con sus clientes, no sólo europeos, sino también españoles y de otros rincones del planeta.

Taisi también acude a otras ferias como visitante. Este es el caso de Anuga, también en Colonia (Alemania), Sial , en París (Francia), o Biofach, en Nuremberg (Alemania).

El origen de Taisi: de los viveros a la exportación

Taisi, que hoy en día exporta a más de una docena de países, surgió hace más de sesenta años de la actividad viverista de su abuelo, así como del legado de varias generaciones previas a él dedicadas a la comercialización de frutas y cereales. De esta forma, en sus comienzos, el abuelo de Ruth Lázaro se dedicó a la venta de árboles frutales a agricultores que, tras comercializar una parte como fruta fresca, necesitaban aplicar técnicas de conservación del producto restante, como las mermeladas o las frutas confitadas. Una necesidad que José María Lázaro Yagüe, abuelo de Ruth, vino a atender con la fundación de lo que hoy es Taisi.

Y es que, en sus orígenes, la empresa llevaba el nombre de su fundador. Una nomenclatura que el padre de Ruth, José María Lázaro hijo, decidió cambiar tras tomar el testigo en 1969. Tal y como recuerda la actual CEO, uno de los nombres que se utilizaron entonces fue Falaguera, forma en la que en Fabla Aragonesa se denomina al trigo cuando está vigoroso, y que es, desde antiguo, el mote de la familia (a causa de un antepasado al que sus vecinos comenzaron a llamar de tal forma). Finalmente, venció la nomenclatura Taisi, evocadora de la filosofía oriental que tanto fascinaba al padre de Ruth Lázaro. Tanto que, durante un tiempo, el logo de la empresa recordaba al yin y el yang.

24 premios en poco más de una década

Taisi ha recibido un total de 24 premios en apenas doce años, entregados por organizaciones e instituciones como Instituto Aragonés de Fomento (IAF), Asociación de Jóvenes Empresarios de Aragón (AJE), CEPYME, ARAME, Cámara de Comercio de Zaragoza, Centros de Excelencia CEX, Centro de Empresas e Innovación de Aragón (CEEI), Gobierno de Aragón, Ministerio de Sanidad o International Taste Institute.

A continuación, el listado de premios recibidos por Taisi, por años:

2023

  • Premio Nacional “CEO más Inspiradora”. Fundación Más Familia.
  • Premio a la EXPORTACIÓN 2022. Cámara de Comercio de Zaragoza.

2022

  • Sello ARAGÓN CIRCULAR. Gobierno de Aragón.

2021

  • Premio SABOR SUPERIOR “Superior Taste Award”. Kiwi en almíbar TAISI. International Taste Institute.

2020

  • Premio EXCELENCIA EN ARAGÓN. Gobierno de Aragón.
  • Premio PYME DEL AÑO. Accésit Empresa Socialmente Responsable. Cámara de Comercio de Zaragoza.
  • Premio GOLD ORGANIC AWARD y premio SABOR SUPERIOR “Superior Taste Award”. Mermelada fruta de la pasión ecológica TAISI. International Taste Institute.
  • Premio Nacional EXCELENCIA CEX. Centros Excelencia CEX.

2019

  • Premio ODS. Gobierno de Aragón.
  • Premio PYME DEL AÑO. Accésit Empleo y Formación. Cámara de Comercio de Zaragoza.
  • Premio nacional EMPRESA FLEXIBLE. Ministerio de Sanidad.
  • Premio CON MUCHO GUSTO. GASTRONOMÍA. Heraldo de Aragón.

2018

  • Premio SABOR SUPERIOR “Superior Taste Award”. Mermelada de garnacha TAISI. International Taste Institute.

2017

  • Premio PYME POR LA IGUALDAD. CEPYME Nacional.
  • Premio SABOR SUPERIOR “Superior Taste Award”. Zanahoria Confitada TAISI. International Taste Institute.
  • Premio RESPONSABILIDAD SOCIAL DE ARAGÓN. Gobierno de Aragón.

2016

  • Premio CEPYME ARAGÓN. Comarca de Calatayud.
  • Premio ALIANZA AGROALIMENTARIA ARAGONESA.
  • Premio ARAGÓN, EMPRESA Y FUTURO. Finalista. Ibercaja.
  • Premio SABOR SUPERIOR “Superior Taste Award”. Naranja confitada TAISI. International Taste Institute.

2015

  • Premio OPEN INNOVATION ARAGÓN. 1º finalista. IAF y CEEI.

2012

  • Premio NACIONAL JOVEN EMPRESARIO. Accésit Relevo Generacional.
  • Premio JOVEN EMPRESARIO ARAGÓN. Finalista. IAF y AJE.

2011

  • Premio MUJER a la TRAYECTORIA PROFESIONAL. ARAME.
Taisi, frutas y verduras en mermelada, confitadas y en almíbar, de Calatayud a cuatro continentes
Los valores de Taisi. Infografía: Taisi

Certificaciones que ha conseguido Taisi

  • Sello RSA+ 2023, 2022, 2021, 2020, 2019. Sello RSA 2018. Gobierno de Aragón.
  • Sello Aragón Circular (2022). Gobierno de Aragón.
  • Modelo EFQM de Excelencia Empresarial. Sello Plata. Gobierno de Aragón.
  • Certificado de Producción Ecológica (2019). Comité Aragonés de Agricultura Ecológica.
  • ISO 45001:2018. AENOR.
  • Certificado KOSHER (2022). Star-K Kosher Certification
  • Certificado HALAL (2018). Instituto Halal.
  • V-LABEL Certificación Vegetariana Europea. Unión Vegetariana Española (UVE).
  • FSSC 22000 (2018). AENOR.
  • DIE, Distintivo de Igualdad en la Empresa 2017. Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad. Gobierno de España.
  • ISO 9001/2015. AENOR.
  • Decálogo de Sostenibilidad Integral Industria Agroalimentaria. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Gobierno de España.
  • PACTO MUNDIAL DE LAS NACIONES UNIDAS (2017, como asociados).
  • EFR Certificado en Conciliación Entidad Familiarmente Responsable. Fundación Más Familia.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar