9.6 C
Zaragoza
2.4 C
Huesca
6.4 C
Teruel
20 abril 2024

Las capitales: Zaragoza, la inmortal encrucijada

Cruce de caminos, lugar de paso y hogar de muchos, la capital aragonesa atesora un rico recorrido histórico, de más de 2.000 años, por el que han transitado diferentes pueblos. Ese carácter sigue marcando en el presente la impronta de una ciudad que continúa creciendo, casi ya, hasta los 700.000 habitantes.

Desde el año 14 antes de Cristo ya han transcurrido algo más de dos milenios. 2.037 años, en concreto. Esa es la edad que ya acumula Zaragoza desde que el emperador romano César Augusto decidiera fundar una colonia en el valle del Ebro. Con tres ríos en sus dominios, el mismo Ebro y sus afluentes Huerva y Gállego, y un componente también estratégico para Roma en sus conquistas en Hispania, la nueva urbe surgía en una ubicación que, ahora, sigue también marcando la impronta de la capital aragonesa.

Ese punto en el mapa, en el nordeste peninsular, sigue manteniendo una importancia evidente en las comunicaciones, no solo nacionales, sino también más allá de los pirineos, ya que conecta por la vía central Francia y España, y une cuatro de las ciudades más importantes del país: Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao.

Una encrucijada, entonces, por la que han transitado -y habitado- muchos, incluso antes que los romanos. Ya los sedetanos, antes de que se alzara César Augusta, tenían su propia ciudad, Salduie, que fue sustituida por la nueva colonia. Después de Roma, visigodos, árabes, judíos y cristianos también encontraron en la ciudad un lugar para quedarse.

La cuarta de España

Ahora, pasadas las centurias, la capital aragonesa se sitúa en términos poblacionales como la cuarta ciudad de España, habiendo superado por primera vez a Sevilla, si se atienden a los datos del padrón de 2023. Casi 700.000 habitantes, 694.109, para ser precisos, suma la ciudad. También está entre las más grandes en extensión, con alrededor de 970 kilómetros cuadrados en su término municipal.

Más habitantes en un territorio que también busca crecer económicamente. Y, en ese sentido, es justo su ubicación un aspecto fundamental. Constituida como un polo logístico de primera magnitud en Europa, Zaragoza cuenta entre las empresas que operan u operarán en sus inmediaciones, en plataformas como PLAZA, gigantes como Inditex, Bonárea, Saltoki o Amazon.

Maqueta del proyecto de AWS.
Maqueta del proyecto de AWS.

Este último, por cierto no solo en el campo de la logística, sino también en el puramente tecnológico, con sus tres centros de datos de AWS. Centros a los que, en el futuro, se unirán los que construirá Microsoft, como recientemente anunció la multinacional.

Los motores de la ciudad

Y, aunque la logística se erige como un motor indiscutible para la ciudad -ese cruce de caminos- en particular y la Comunidad en general, la capital aragonesa también encuentra en la automoción uno de sus históricos sostenes. La planta en Figueruelas de, antes, General Motors y, ahora, Stellantis, fue durante las últimas décadas del siglo XX la locomotora para un territorio que desarrolló el sector del automóvil hasta ser uno de los más destacados del país.

La industria papelera, con el potente grupo Saica, y una marca como Balay que, aunque ahora pertenezca al grupo BSH, nació en Zaragoza, son también buena muestra de la actividad económica de la ciudad. Desde el ayuntamiento, por cierto, siguen tratando de atraer nuevas empresas que se quieran instalar en el término municipal con su Plan Fiscal de Atracción de Inversiones.

Atracción que también se hace extensiva a las personas, en este caso, en forma de turismo. Este otro sector también se ha convertido en una de las bazas que quieren potenciar desde el consistorio.

No solo el Pilar

Por atractivos, desde luego, no será, ya que la rica historia de la capital aragonesa le brinda espacios únicos como la basílica del Pilar, la catedral de San Salvador (la Seo) o el palacio de La Aljafería. Además, en un paseo por el Casco Histórico se puede disfrutar de su patrimonio romano, con varios museos dedicados al legado que dejó el viejo imperio en la ciudad en forma de teatro, foro, termas y más elementos.

Palacio de La Aljafería.
Palacio de La Aljafería.

Y, desde una perspectiva contemporánea, las infraestructuras surgidas a partir de la Expo 2008, como el pabellón puente, la torre del agua o el puente del tercer milenio, y edificios como el Museo Pablo Serrano son una muestra de lo que puede ofrecer la ciudad.

Una ciudad que también está cimentada en su cultura, con nombres como el de Francisco de Goya. Aunque natural de Fuendetodos, su trabajo se puede apreciar en, por ejemplo, la basílica del Pilar. Y no solo Goya, también los Bayeu o Jusepe Martínez.

Tierra, igualmente, de músicos; con figuras dentro de la música popular como Héroes del Silencio, Santiago Auserón, Sergio Algora, los Violadores del Verso o Eva Amaral, solo por citar algunos de ellos. Son muestra, en todo caso, del talento de una ciudad que sigue abierta a la música, con un circuito de salas más que interesante para una localidad de su tamaño.

Los retos que vienen

Ahora, la capital aragonesa sigue mirando a un futuro que le plantea retos. Continuar potenciando su imagen en el exterior, el horizonte de ser una ciudad climáticamente neutra o la creación de una Ciudad del Deporte que le permita ser capital europea del deporte en 2026 son algunas de esas metas que se plantea en el medio plazo.

En ese futuro, también encuentra en la construcción de su nuevo campo de fútbol uno de sus principales caballos de batalla. Fueron ya tres intentos los que fracasaron en el pasado para dotar a Zaragoza de un estadio que sustituya al actual de La Romareda, que supera los 60 años de existencia.

Ahora, más de dos décadas después de ese primer proyecto de Ricardo Bofil y de los problemas surgidos este verano, el Gobierno de Aragón, el ayuntamiento y el club han anunciado una sociedad para tratar de hacer realidad el último, del arquitecto César Azcárate. Una infraestructura que, además, serviría para ser sede del Mundial 2030, en el caso de que fuera elegida. El tiempo, que ya corre, dirá si el balón se queda en Zaragoza o sigue su camino hacia otro lugar.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar