6.7 C
Zaragoza
6.1 C
Huesca
2 C
Teruel
6 diciembre 2022

Cinco bosques de Aragón por los que perderse en un paseo otoñal

La belleza de los paisajes aragoneses cambia conforme lo hace el tiempo. La luz y los colores del verano han dado paso ya a los tonos otoñales, que invitan al paseo tranquilo y relajado. Una actividad que puedes realizar en cualquiera de los bosques de Aragón que te proponemos, en los que disfrutarás de maravillosas vistas.

Para muchas personas, el otoño es su estación favorita, y uno de los motivos principales es el aspecto que luce la naturaleza. En esta época se tiñe de amarillo y marrón, y los suelos se cubren de hojas caídas, creando preciosos paisajes por los que merece la pena dar un paseo. Precisamente por eso, hoy queremos recomendarte algunos de los bosques de Aragón más bonitos.

Bosque de las Hayas, en el Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido (Huesca)

bosques de Aragón
Bosque de las Hayas en Ordesa (Fuente: paisajesdeordesa.com)

Este frondoso hayedo ubicado el corazón del parque es uno de los bosques más visitados de la Comunidad ¿El motivo? Su belleza y la grandiosidad de los árboles que lo forman, que harán que te sientas completamente rodeado por la naturaleza. Ver la luz del atardecer entre el follaje es uno de los espectáculos más bellos que ofrecen los bosques de Aragón.

Otra de sus virtudes es que forma parte de la ruta senderista que permite admirar la famosa cascada Cola de Caballo, que en otoño aumenta su caudal gracias a las lluvias. Podemos acceder a este bosque desde la pradera de Ordesa.

Si tienes pensado ir, un lugar fabuloso para alojarte es Torla-Ordesa, un pueblecito que conserva la arquitectura pirenaica tradicional.

Pinares de Rodeno (Teruel)

bosques de Aragón
Pinares de Rodeno (Fuente: turismodearagon.com)

Se trata de un paisaje protegido que abarca la zona entre Albarracín, Bezas y Gea de Albarracín, formado por pinos que crecen entre areniscas y rocas calizas. El contraste entre el verde de las hojas y el rojo de la tierra, junto a las formaciones rocosas modeladas por el tiempo y el viento otorgan su particularidad a este paisaje. Además de para hacer rutas senderistas, es un lugar perfecto para practicar escalada.

Este lugar también cuenta con un importante patrimonio histórico: en él se conservan manifestaciones de arte rupestre protegidas por la UNESCO.

Parque Natural del Moncayo (Zaragoza) 

bosques de Aragón
Bosque de Peña Roya, en el Moncayo (Fuente: blogpuntoecoturismoaragon.com)

Como sabrás, es uno de los espacios naturales más importantes de Aragón, por eso no podía faltar en esta lista. Sus 11.000 hectáreas albergan varios bosques entre los que es difícil elegir. Nosotros vamos a hablarte del de Peña Roya, donde los colores del otoño te transportarán hasta un lugar de cuento. Si paseas por allí un día con pocos visitantes y guardas silencio, entre el sonido de tus pasos sobre las hojas casi podrás escuchar a las criaturas fantásticas que inspiraron leyendas al mismísimo Gustavo Adolfo Bécquer.

Después del paseo por el bosque, puedes acercarte a visitar el Monasterio de Veruela, cenobio en el que se alojó el mismísimo Béquer y que forma parte de la impresionante ruta del Císter en Aragón.

Hayedo de Luesia (Zaragoza)

bosques de Aragón
Hayedo de Luesia (Fuente: prepyr365.com)

Esta zona de las Cinco Villas comprende varias masas boscosas de diferente naturaleza, debido a su situación “fronteriza” entre la vegetación mediterránea del valle del Ebro y la eurosiberiana de los Pirineos, pero queremos destacar su hayedo, uno de los lugares con más encanto de la zona. Lo cruza un estrecho sendero apto para caminantes de todos los niveles, que se abre paso entre los troncos. Además, el trayecto pasa junto a un tejo milenario declarado árbol monumental. Sin duda es un paseo que no te puedes perder.

Selva de Oza (Huesca)

bosques de Aragón
Selva de Oza (Fuente: turismodearagon.com)

La Selva de Oza es otro de los entornos naturales más emblemáticos de la Comunidad. Este paraje reúne algunas de las masas de árboles más grandes de Aragón, rodeadas de altas cumbres. Las conforman abetos, pinos y hayas, que rodean al senderista que recorre alguna de las múltiples rutas que discurren por la zona. Como hemos elegido el otoño para pasear por aquí, lo haremos sobre una alfombra de hojas y musgo, alimentado por la humedad, que también hace que proliferen setas y las rocas y los troncos se cubran de verde.

Y, si en lugar de la paz y tranquilidad de los bosques de Aragón en otoño buscas aventura, puedes pasarte por el Bosque de Oza, un parque de tirolinas y circuitos de altura entre los troncos de algunos de los árboles más característicos de este paisaje.

Articulos relacionados

Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Te puede interesar